Marca Personal líder sí, pero ¿en qué?

(*) Andrés Pérez – No me cansaré de insistir en que hay que ver el concepto de Marca Personal como una parte de algo más ámplio. La marca, personal o comercial, no puede ser algo que va “por libre”. Como dijo algún experto norteamericano, “el marketing es demasiado importante para dejárselo a un departamento”. Pues con esto ocurre lo mismo. El Branding Personal es un proceso planificado y gestionado, es el resultado de muchas acciones y decisiones, no es algo que dependa de un solo factor.

Por eso me pone de los nervios cuando se “reduce” el Branding Personal a estar en dospuntocerolandia. Para que una Marca Personal tenga éxito, debe tener en cuenta muchos otros elementos.

En el post anterior, citaba el caso de Mourinho y decía que no estoy de acuerdo cuando se dice que el entrenador del Real Madrid tiene una Marca Personal fuerte, sólo por la forma que tiene de decir las cosas. A veces se confunde un carácter o una personalidad fuerte con la Marca Personal. Mi amigo Oscar del Santo hace un análisis fantástico de la Marca Personal de Mou con la que estoy de acuerdo, especialmente, en el primer punto: La marca personal se basa en resultados.

Aquí hay que tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, todos tenemos una Marca Personal. En segundo lugar, que una Marca Personal no consiste sólo en el modo o el estilo de hacer las cosas, sino -sobre todo-, en los resultados obtenidos. Y por último, una persona puede dejar una huella memorable e imborrable en un ámbito y ser completamente invisible en otro.

Por ejemplo, un padre o una madre pueden ser un ejemplo para sus hijos; pueden dejar una huella profunda en su mente; pueden tener unos valores firmes y pueden ser los mejores progenitores del mundo. Podríamos decir que su Marca Personal como padres es muy sólida y valiosa. Pero ese mismo padre o madre pueden ser profesionalmente mediocres. Las razones pueden ser muchas: desmotivación, falta de preparación, entorno inapropiado, valores no compartidos,… Pero el resultado será una Marca Personal profesionalmente irrelevante.

A la hora de desarrollar una estrategia de Branding Personal, es fundamental escoger el mercado y la especialización. Debemos tener muy claro cuál es nuestro “core business” personal, porque de otro modo estaremos dispersándonos, derrochando recursos y generando percepciones ambiguas.

En el mismo post en el que hablaba de Mourinho, citaba a la Leche Pascual como marca comercial muy fuerte y con razón. Pero si Leche Pascual es fuerte, lo es por los lácteos (y no todos). Durante años ha lanzado productos que han fracasado, incluidos cereales y una bebida de cola.

También Virgin trató de competir con Coca Cola y fue otro desastre; pero la marca Virgin y la Marca Personal Richard Branson, siguen siendo muy potentes en muchos campos.

Mou ya ha demostrado que es capaz de ganar títulos y nadie le discute la fortaleza de su Marca Personal en el “sector” de los entrenadores. Pero si fracasa en el campo, podría cambiar su negocio y dedicarse a las tertulias radiofónicas o la crítica de participantes en concursos de talentos en TV.

No se puede (o es muy dificil) ser muy bueno en todo. Ya lo vimos con Michael Jordan o con Jesulín de Ubrique. Por lo tanto, recuerda que en tu estrategia de Branding Personal es fundamental:

• Elegir un nicho de mercado. Tu empresa, tu sector, tu familia, tu especialidad,…
• Elegir un campo, especialidad o “core business” personal. Identifica lo que haces mejor, lo que te gusta, aquello en que eres sobresaliente,…
• Desarrollar tu estrategia de comunicación tomando como base lo anterior. Tu Blog, Twitter o Facebook son medios para posicionar tu Marca Personal.

Y recuerda, si tratas de ser todo para todos, no serás nada para nadie.

(*) Químico por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE).

Fuente: http://www.puromarketing.com/29/10795/personal-lider-pero.html

A %d blogueros les gusta esto: