Meta-materiales y el Manto de invisibilidad.

Según los investigadores, del Imperial College de Londres y de la Escuela Pratt de Ingeniería en la Universidad Duke, la capa podría esconder tan bien cualquier objeto que su presencia pasaría totalmente inadvertida para los observadores. En principio, la capa de invisibilidad sería fabricada con los exóticos materiales artificiales compuestos llamados «meta-materiales».

Los Meta-materiales son el resultado de la unión de elementos básicos en moléculas diseñadas y creadas con fines específicos, estos meta-materiales no tienen comparación en la naturaleza, y tienen características y propiedades únicas.

Uno de las características únicas de estos meta-materiales es su índice de refracción negativo. La refracción es uno de los fenómenos fundamentales de la óptica. Cuando un haz de luz choca con cualquier material, ésta es refractada, y su camino es alterado en función de los índices de refracción del objeto, estos índices toman valores positivos, lo que nos permite “ver” el objeto.

En 1967, el científico soviético Victor Veselago había planteado la hipótesis de que un objeto con índice de refracción negativo podría existir sin implicar ninguna violación a las leyes de la física. Sin embargo no se había podido encontrar ningún material con estas características, y la hipótesis no había podido ser comprobada.

En el año 2000, siguiendo la visión de John Pendry, científicos en el Imperial College de Londres, han usado una combinación de anillos y cables de cobre depositados en los substratos de un circuito para crear materiales con características únicas. Uno de esos Meta-materiales tiene un índice de refracción negativa, y en 2001 se efectuaron experimentos que demostraron que una onda electromagnética sigue una refracción negativa causada por el meta-material.

Entre las aplicaciones de estos meta-materiales con índice de refracción negativa, está la creación de una capa de invisibilidad, capaz de ocultar la materia y haciendo que toda luz y radiación pasen a través de ella.

“La capa actuaría como si se hubiera abierto un agujero en el espacio», explica David R. Smith, profesor de Ingeniería Eléctrica y Computación en la Escuela Pratt de la Universidad Duke. «Toda luz y otras ondas electromagnéticas incidiendo en el área recubierta serían guiadas por el meta-material para emerger justo por el otro lado, como si hubieran atravesado un volumen vacío de espacio».

Las ondas electromagnéticas rodearían el objeto escondido dentro del meta-material y luego seguirían su curso normal, es como un río que rodea una piedra y sigue su camino sin desviarse.

Muchas son las aplicaciones de estos meta-materiales, así como también de una capa de invisibilidad, que van desde lo más obvio, como son actividades de espionaje y actividades militares y secretas. Pero también encuentran su aplicación en las telecomunicaciones, donde las ondas magnéticas podrían atravesar objetos que interfieran su trasmisión y recepción.

Con un diseño y un material adecuado y con la misma metodología, la radiación electromagnética podría ser redirigida y tener otras aplicaciones, creando lentes sin precedentes en el campo de la óptica.

Estos Meta-materiales abren otras posibilidades en el desarrollo de la ciencia y la tecnología, y traen artilugios de la ciencia ficción y la magia al campo de lo real, y hacen parecer que la capa de invisibilidad de la serie de los libros de Harry Potter de J. K. Rowling no sea tan ciencia ficción.

A %d blogueros les gusta esto: