Motivación y comportamiento

“El comportamiento humano es el conjunto de actos exhibidos por el ser humano y está determinado por absolutamente todo el entorno en que se vive; tiene influencias sociales”. es.wikipedia.org

El objetivo de explicar la relación motivación-comportamiento, es importante partir de algunas posiciones teóricas que presuponen la existencia de ciertas leyes o principios basados en la acumulación de observaciones empíricas.

Según el brasilero I. Chiavenato tratadista de esta área del conocimiento reafirma que existen tres premisas que explican la naturaleza del comportamiento humano. Estas son:

  1. El comportamiento es causado. Es decir, existe una causa interna o externa que origina el comportamiento humano, producto de la influencia de la herencia y del medio ambiente.
  2. El comportamiento es motivado. Los impulsos, deseos, necesidades o tendencias, son los motivos del comportamiento.
  3. El comportamiento está orientado hacia objetivos. Existe una finalidad en todo comportamiento humano, dado que hay una causa que lo genera. El comportamiento siempre está dirigido hacia un objetivo y/o meta.

En este escrito serán utilizados los vocablos de comportamiento y conducta como sinónimos.

Entendiéndose por motivación el conjunto de factores o elementos -procesos fisiológicos y psicológicos- que activan la conducta y/o la orientan en un sentido determinado para la consecución de un objetivo. La motivación es esencial para el aprendizaje.

La motivación es un concepto complejo en el que intervienen todos los miembros de la vivencia, pero en especial los impulsos y la voluntad. Las causas que motivan el comportamiento humano corresponden a diferentes sectores (interno y externo de la vivencia) y dimensiones (biológica, psicológica y social). Los motivos se estructuran, desde el sector interno, en necesidades, impulsos y tendencias; y desde el sector externo, en incentivos o refuerzos.

En medio, configurando unos y otros se encuentra la función volitiva del Yo. Desde este punto de vista existen dos tipos de motivación: 1) Extrínseca: Motivación basada en factores externos o incentivos: -Promesa de recompensa -Amenaza de castigo y, 2) Intrínseca: Motivación basada en factores internos o necesidades

 La conducta o acción, es el movimiento o serie de movimientos mediante los que el individuo realiza una finalidad tendencial en el ambiente. Frente al movimiento reflejo -el tipo más sencillo de actividad que nace del contacto con el ambiente y que obedece al principio de autorregulación-, la acción se caracteriza por ser una respuesta intencional, propositiva (se orienta a la consecución de una finalidad); constituida como una configuración de movimiento (carácter de gestalt); de la totalidad psicosomática del individuo; ante una situación. Junto con impulsos, percepciones y afectos, completa -como cuarto y último miembro de la vivencia- el círculo funcional de comunicación del ser vivo con el ambiente (Lersch).

Según la motivación la acción puede ser neutra o estar dirigida a un fin, como ocurre en las acciones instintivas, experienciales o inteligentes. Según su grado de formalización voluntaria, la acción puede ser impulsiva o voluntaria.

Los  tipos de acción según su origen son:  a) Sin motivación: Neutra o pragmática y b) Con motivación: Instintiva, Experiencial e Inteligente. Según su control son: a) Tendencial inmediata o impulsiva, voluntaria, simple y automatizada , b)  Electiva  

Conducta sin finalidad o neutra: es la constituida por la manifestación de afectos y emociones. Supone la realización del componente emocional -comportamiento virtual- contenido en los afectos (el ataque en el furor, el abrazo en la alegría, la defensa en el dolor, la agresión en la cólera, etc.). En cuanto manifestación emocional pragmática -sólo sirve de expresión-, no se orienta a un objetivo, ni facilita la adaptación.

Conducta instintiva: forma de acción, predeterminada en la constitución hereditaria del ser viviente, que se halla en condiciones de ejecución inmediata sin necesidad de experiencia previa ni habituación.

Conducta experiencial: forma de acción que basa su rendimiento adaptativo en el aprendizaje -en la experiencia-. Dado que la mayor parte de los comportamientos que sirven para la adaptación vital del hombre, están basados en acciones experienciales, el estudio del aprendizaje ha sido uno de los aspectos básicos en psicología y sus aplicaciones de gran importancia para la educación.

Conducta inteligente: acción cuyo rendimiento -la adaptación al fin propuesto o a la situación dada- se halla basado en la intervención de la inteligencia.

Conducta impulsiva o tendencial inmediata: es aquella constituida por la realización de un impulso, sin la adecuada reflexión ni valoración previa de las consecuencias. Son actos impulsivos típicos los actos en cortocircuito, o reactivos, provocados directamente por impulsos emocionales, con una casi completa ausencia de examen y de intervención de la voluntad consciente, aunque pueden ser relativamente complicados (pegar fuego, suicidio, etc.).

Conducta voluntaria: acción en cuya estructura y curso interno interviene la voluntad determinando la meta tendencial -qué impulsos a la acción, contenidos en las tendencias y sentimientos, y cómo y en qué medida han de actuar- y llevándola a cabo en contra de posibles resistencias.

Conducta voluntaria simple: es aquella en la que el yo identifica y toma postura ante una meta tendencial inequívoca, en la que, por lo tanto no se requiere fase de elección de la meta.

Conducta voluntaria automatizada: es aquella acción voluntaria que se ha aprendido y convertido en hábito o costumbre, con lo que se puede realizar sin tener que pensar expresamente en la acción (de forma inconsciente). Representa una economía para la vida psíquica, ya que con ella la consciencia se descarga -ahorra energía psíquica- y queda disponible para la realización de tareas nuevas y desacostumbradas.

Conducta voluntaria electiva: es aquella realizada por el sujeto tras la selección de una de las posibles metas tendenciales en competencia, que se convierte así en propósito-intención directriz de la conducta.

El ser humano puede modificar, y de hecho modifica, voluntariamente su comportamiento de acuerdo con sus intereses y propósitos. Dicha modificación puede ser realizada voluntariamente o de una forma más o menos inconsciente a través de lo que se conoce como condicionamiento.

Se entiende por condicionamiento el fenómeno por el que un organismo tiende a responder (se condiciona) con una determinada respuesta ante un estímulo que originalmente no la producía. La adquisición de dicha tendencia se basa en el aprendizaje de las relaciones existentes entre determinadas situaciones vividas por el individuo y las consecuencias de las mismas.

gerenciaenaccionve

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: