Detalló Ottnayver Cadena, vicepresidente de Profranquicias

Dayrí Blanco – Las ideas están, las ganas también, pero el apoyo necesario no. La tasa de emprendimiento en el país no es baja. Venezuela ocupa el puesto número 12 entre los países donde con mayor frecuencia se acude a esta alternativa de negocio. Pero en menos de tres años el 98% de estos proyectos ya no existe. El éxito no llega ni permanece. El Gobierno no ha implementado las políticas públicas necesarias para que así sea.

Ottnayver Cadena, vicepresidente de la Cámara Venezolana de Franquicias (Profranquicias), detalló que lo ideal sería que desde el Ejecutivo se ejecutarán planes y programas de capacitación e incentivos, además de promover financiamientos y subsidios.

Durante su participación en el foro Transformando Ideas en Negocios de Alto Impacto, organizado por estudiantes de la escuela de Relaciones Industriales de la Universidad de Carabobo realizado en el auditorio de El Carabobeño, Cadena sostuvo que según un estudio realizado en 2014 por el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) el 83% de la población adulta ve el emprendimiento como una carrera deseable. De ese porcentaje 15,4% se atreve a emprender. Es una cifra importante porque en España se emprende solo el 3%. Lo lamentable es que solo menos del 2% sobrevive a los tres años y medio.

Pero hay otras cifras oficiales. La encuestadora GIS XXI realizó un censo de la juventud en Venezuela en 2014 y el resultado más resaltante fue que el 93% quiere emprender un negocio.

Las dificultades son variadas. José Camacho, director de Mundo Emprendedor, fue enfático al asegurar que la mayor traba es la falta de capacitación, a eso le sumó la cantidad de trámites burocráticos a los que se deben enfrentar quienes materializan una idea. La realidad económica, política y social actual también es un punto en contra.

Difícil pero posible

Venezuela tiene unas posibilidades de emprendimiento de las que no gozan otros países. “Escasez es igual a oportunidades”, expresó Cadena, mientras que Danhalit Zamalloa, emprendedora tecnológica, advirtió que no es fácil, pero “quien lo hace en Venezuela lo hace en todos lados, aquí se valora la crisis como oportunidad y eso nos convierte en maestros de manejar situaciones”. Lo más importante para iniciar un proyecto de este tipo es la motivación auténtica, no inducida, según resaltó el coach organizacional Derik Silva.

En países desarrollados con economías abiertas, emprender un negocio es más difícil, se ven resultados en cinco o 10 años. El mercado es más competitivo, los márgenes son muy bajos, se debe hacer mucha publicidad, y cuando se ofrece el servicio o producto resulta ser uno más y a veces ni siquiera es interesante. “Quien emprende en Venezuela tiene el éxito garantizado los primeros meses, es difícil, conseguir consumos y materia prima no es fácil ahorita. Pero el hecho de que la demanda sea superior a la oferta puede ayudar a iniciar el negocio”, resaltó Cadena.

Fuente: http://www.el-carabobeno.com/portada/articulo/99733/no-hay-polticas-pblicas-dirigidas-al-emprendimiento-en-venezuela