No quedan dudas, estamos en una disyuntiva electoral

Somos de la creencia, como muchos, que la contienda electoral que se avecina es de suma importancia para el devenir de todos los venezolanos. Lo que está en juego es la democracia, la libertad y la verdadera esperanza versus una seudorevolución -Socialismo del Siglo XXI – que un alto porcentaje de la población no acepta.

Los portavoces de la oposición han sido virtualmente unánimes en apostar por los medios pacíficos que la democracia contempla para enfrentarse al gobierno: la consulta electoral y las manifestaciones de protesta; y hasta ahora descartan la consideración de cualquier estrategia violenta que pudiera servir de pretexto al régimen para acelerar la imposición de un modelo totalitario.

Esta prudencia es encomiable de parte de los dirigentes de los distintos partidos de oposición que ahora mismo se dedican a consolidar un frente amplio de unidad con vistas a los comicios de noviembre; pero, una vez pasado ese umbral y, a menos que Chávez haga un giro hacia una política más racional y menos destructiva para la nación, los venezolanos se verán empujados a considerar acciones más radicales frente al gobierno.

Es conocido que el Presidente sigue contando con un número importante de seguidores que creen desmedidamente en lo que les dice, pero también es cierto que ahí mismo y casi al mismo nivel de proporciones, está el otro grupo que no ha creído ni comparte la tesis del oficialismo.

Este último sector se siente maltrecho y hasta desesperanzado por considerar que en vez de realizar un gobierno inclusivo, para todos los venezolanos, éste se ha dado a la tarea de irrespetar las libertades, a las instituciones y a las leyes que las amparan. Destacando además, que la pérdida de independencia de los poderes públicos y la imposición de los decretos que quiere imponérsele a la ciudadanía, a pesar que los mismos fueron rechazados en el referendo de diciembre, (2D), pasado causan signos evidentes de malestar y preocupación futura.

De manera que estamos en una disyuntiva. A partir de los resultados se verá si el ejercicio de la democracia en Venezuela tiene alguna función, no importa cuán difícil sea, o si la aceptada esclavitud o la resistencia es la alternativa que enfrentaremos los venezolanos frente a la fealdad del socialismo que se nos ofrece.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: