¡No se meta con Polar, Presidente!

Hace unas semanas, con motivo de las acciones legítimas tomadas por Polar en contra de la inconstitucional e ilegal expropiación de sus depósitos en Barquisimeto, el comandante Hugo Chávez le advirtió a Lorenzo Mendoza: “Mendoza, no te metas conmigo porque no sabes lo que te va a pasar”.

Ahora, después de otro inconstitucional e ilegal decomiso de mercancía almacenada en los mismos depósitos, le ordena (cual Führerbefehl u orden del Führer) a la Fiscal General de la República que abra una averiguación contra Polar, por acaparamiento. En efecto, en El Nacional del 24 de mayo de 2009 se informa:

Polar fue la empresa que el presidente Hugo Chávez amenazó durante su programa N° 358. «Le di la orden al vicepresidente ejecutivo de solicitar a la Fiscalía la apertura de un procedimiento. Si Polar sigue acaparando habrá que ir por ella. No es lo que queremos porque qué va a hacer el gobierno con una fábrica de cervezas. Yo la cerraría», advirtió el mandatario.

Chávez adelantó que la corporación podría ser convertida en una fábrica de helados o de alimentos. Además de cerveza, Polar produce harina de maíz y arroz, entre otros comestible.

No hay la menor duda de que, desde hace tiempo, el comandante le tiene la vista puesta a las Empresas Polar. No puede “calarse” que Polar, después de PDVSA, sea la corporación más grande de Venezuela. Se le exacerban el reconcomio y el odio cuando observa como un empresa cien por ciento venezolana juega un papel tan importante en la alimentación de los venezolanos con productos que pueden adquirir quienes sólo tienen bajos ingresos como la harina de maíz, introducida al mercado por Polar desde hace muchos, pero muchos años. Le enferma constatar la acción social y por el avance de la ciencia que desarrolla el Grupo a través de la Fundación Polar, así como el gran apoyo que le presta al deporte en Venezuela. Le irrita en demasía el hecho de que los empleados y obreros de Polar estén resteados con ella y la defiendan a capa y espada. No aguanta cuando en la calle se dice “Venezuela es Polar”. Le sube la presión sanguínea cuando la prensa y los medios internacionales califican a Lorenzo Mendoza como uno de los más brillantes empresarios de Latinoamérica.

El comandante se atreve a decir “¿Qué vamos a hacer con una fábrica de cerveza? Yo la cerraría. ¿Es acaso una necesidad nacional? Debería preguntarse cómo van a reaccionar millones de venezolanos cuando no puedan tomarse una polarcita, una solera verde o azul, una malta. No piensa qué va a pasar cuando desaparezca el Magallanes que tanto patrocina Polar.

El subterfugio jurídico —digno de los Juristas del Horror— que el comandante piensa utilizar para apoderarse de Polar sería que la empresa ha incurrido en acaparamiento de bienes de primera necesidad. Pero lo que los asesores jurídicos que lo rodean no son capaces de explicarle es qué significa acaparar, qué quiere decir acaparamiento, cuándo tal acción puede constituir delito. Vamos a tratar de ayudarle: Según el diccionario del Español Actual de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, de la Editorial Aguilar, “acaparar” significa: 1. Adquirir y retener [artículos de comercio] para beneficiarse de su futura escasez o encarecimiento. “Acaparamiento” es el sustantivo correspondiente al verbo acaparar.

En cuanto al delito de acaparamiento —que dicho sea de paso sólo pueden cometer personas naturales— el mismo comandante, valiéndose de la ley habilitante que irresponsablemente aprobó la Asamblea Legislativa, fue tipificado por el propio comandante, mediante Decreto N° 5.835 28 de enero de 2008 de “reforma parcial del decreto Nº 5.197 con rango, valor y fuerza de ley especial de defensa popular contra el acaparamiento, la especulación, el boicot y cualquier otra conducta que afecte el consumo de los alimentos sometidos a control de precios”. En el artículo 11 del referido decreto de reforma parcial se dispone:

Artículo 11. Se modifica el artículo 20, el cual queda redactado en los siguientes términos:

“Del acaparamiento
Artículo 20. Quien restrinja la oferta, circulación o distribución de alimentos o productos declarados de primera necesidad o sometidos a control de precios, retenga dichos artículos, con o sin ocultamiento, para provocar escasez y aumento de los precios, incurrirá en el delito de acaparamiento y será sancionado con prisión de dos (2) a seis (6) años, y con multa de ciento treinta (130UT) a veinte mil unidades tributarias (20.000UT).”

Uno se pregunta: ¿constituye acaparamiento el hecho de que una empresa que produce alimentos los tenga almacenados para su distribución?; ¿cómo pueden estar almacenados en espera de un aumento de precios cuando se sabe que los productos tienen precios regulados que no van a aumentar?; ¿acaso los economistas del gobierno no entienden que la inmovilización de inventarios le produce pérdidas a una empresa que tuvo que invertir un capital que, con productos que no salen del inventario, no rinde?

Se sabe, además, que entre los productos ilegalmente confiscados en Barquisimeto había muchos que no tenían control de precios. Las veces que ha habido escasez de alimentos producidos por Polar ha sido porque el gobierno no ha otorgado las divisas para importar la materia prima, como en el caso del maíz que ya casi no se cosecha en Venezuela. Si escasea la harina PAN y el Mazeite es porque CADIVI no otorga las divisas para importarlo y ningún industrial que se respete va a importar la materia prima a precio del mercado de permuta cuando sabe que no puede vender el producto sino a precio regulado.

Uno queda estupefacto cuando oye las respuestas del comandante a las preguntas sobre el futuro de un complejo agro-industrial que pasaría a manos del Estado socialista. En la página 1.2 del diario El Universal del 24 de mayo de 2010 se reproducen las respuestas del comandante:

[Chávez] se aventuró a precisar cuál sería el futuro de algunas divisiones de Empresas Polar en caso de que pasen a manos del Estado: “¿Qué va a hacer el gobierno con una fábrica de cerveza? Yo la cerraría. ¿Es la cerveza una necesidad nacional? ¿Cuántos muertos se registran aquí por la cerveza que hace la Polar? ¿Cuántos heridos? ¿Cuánta riña callejera? … “Esa cervecería se podría transformar en fábrica de helados. ¿Qué vamos a hacer nosotros con fábrica de cerveza? ¿Para qué? Eso no hace falta, para ponerse más barrigones y el colesterol y volverse medio locos”.

Hay que decirle al comandante: ¿no sabe usted que Polar es dueña de Helados Efe?; ¿de dónde saca usted que el consumo de cerveza es la causa de una delincuencia que su gobierno no logra controlar? ¿Dónde deja usted la droga que entra al país como Pedro por su casa? ¿Dónde deja usted el elogio a la violencia en programas de los medios oficialistas? ¿Acaso si se consume pasta de coca, como usted sugirió en Margarita, habrá menos delincuentes?

No sabe usted, presidente, que los productos que se venden en Mercal son comprados antes de que abran las tiendas por verdaderos acaparadores que después los venden en la calle a precio muy por encima del regulado. ¡Nada se hace para castigar a esos acaparadores y a quienes les entregan los productos que no llegan al pueblo!

Un consejo al comandante: no se meta con Polar que le va a salir el tiro por la culata. Siéntase más bien orgulloso de un grupo empresarial que tanto ha hecho por la economía venezolana, que tanto prestigio tiene a nivel internacional y que tanto quieren los venezolanos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: