El clima que se vive en Venezuela no invita precisamente a abrir negocios, por lo que cada vez más empresas salen del país; las últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) le daban proyecciones económicas negativas del 8%, mientras que, en 2015, el crecimiento económico fue del -5,7%. En este contexto no son muchos los casos de compañías extranjeras que apuestan por la zona. Pero hay excepciones…

Una excepción a este retroceso es Nubelo, una compañía española que busca profesionales del entorno online para ocupar puestos de empleo en este sector y que, hace algo más de un mes, abrió oficina en Venezuela. “Nos dedicamos a canalizar todas las relaciones profesionales y contrataciones del talento digital, desde freelance que trabajen a distancia o para proyectos locales, hasta empleados a tiempo completo para empresas de toda España o Latinoamérica”, cuenta Francesc Font, cofundador y consejero delegado de la plataforma. En este sentido, los clientes que la compañía tiene en España representan el 35% del total de la facturación global, mientras que el 65% restante proviene de América.

Acceso al talento

Tras contar con oficinas propias en Barcelona, São Paulo y Bueno Aires, dieron el paso a Venezuela: “El país cuenta con perfiles profesionales de nivel: hay muy buenas universidades técnicas y, en general, el talento es alto, pero el gran problema es de facilities”. De esta forma, aunque hay un gran número de personas que quieren ser contratadas, estas no cuentan con algunas necesidades básicas para el trabajo. Así lo explica Font: “La particularidad de Venezuela es que, a día de hoy, es el único país del mundo donde se encuentran profesionales capacitados en el campo digital técnico, pero que tienen dificultades para encontrar empleo porque las empresas del país se han ido”.

Ante esta situación desfavorable, una de las opciones de muchos venezolanos es trabajar para compañías extranjeras que les aseguren cobrar en euros o en dólares. En el caso de Nubelo, estas divisas se pueden cambiar a bolívares a través de la plataforma “sin estar sujetos a los problemas de la inflación porque les aseguramos un tipo de cambio”, asegura Font.

En esta situación, desde Nubelo vieron una oportunidad de mercado: “Fuimos allí porque queríamos acceder a talento”, explica Font, quien añade que la mayor dificultad que han encontrado es que “en algunos momentos, la situación es tan grave que los profesionales optan por irse”. Para superar este hándicap, el cofundador de la compañía cuenta que el objetivo de la oficina en Caracas -con capacidad para 100 personas- es crear equipos extendidos de profesionales que trabajen para empresas de España, México y Argentina.

Al otro lado del Atlántico, la situación es a la inversa: más empresas pero menos perfiles técnicos. Por eso, parece que a países como el nuestro no les queda más remedio que salir fuera, no sólo para ampliar la dimensión de su economía en los mercados internacionales, sino para encontrar el talento que no se genera dentro. “A pesar de la crisis, las matriculaciones de perfiles técnicos siguen bajando, mientras que las de humanidades y sociales suben. El mundo se está digitalizando, pero nosotros cada año ampliamos nuestra brecha de profesionales”, asegura Font, quien añade que “desde ciudades como Berlín o Londres se están ofreciendo salarios tres veces superiores a lo que se cobra aquí”, lo que agrava la escasez de talento en España. De este modo, nuestro país se encuentra ante una problemática laboral y formativa que todavía tiene que mejorar, tal y como explica el consejero delegado de Nubelo: “Mientras que aquí aún tenemos la asignatura pendiente del inglés a nivel educativo y estamos viendo cómo solucionarla, los americanos están enseñando programación de un modo masivo en sus instituciones y escuelas, con el fin de que la población entienda todo el potencial que tiene la tecnología”.

Estrategias de recursos humanos

De esta forma, aunque las contrataciones de personal local siguen primando en los recursos humanos, la necesidad ha llevado a que las compañías “contraten a profesionales donde los encuentren”. Un nexo entre trabajadores y empresas del que se hacen cargo desde Nubelo: “Garantizamos a las personas en Caracas no solo las facilities -ordenadores, electricidad, Internet-, sino trabajo para empresas sólidas que les garanticen condiciones económicas muy competitivas, sabiendo que el salario es unas cinco veces superior al que podrían estar ganando allí ahora mismo”. Así, por ejemplo, en el caso de México, “sólo un 20% de los perfiles que se están contratando desde allí son a personal local, mientras que el 30% son españoles”, cuenta Font.

Por el momento, la valoración que hacen desde la compañía sobre su primer mes en Venezuela es positiva: “Los clientes cada vez nos piden más gente”, asegura Font, aunque él mismo reconoce que su mayor problema a día de hoy “es poder ofrecer todo lo que el mercado está demandando”. En la actualidad, la oficina de Venezuela cuenta con 80 personas freelance que trabajan desarrollando los trabajos gestionados mediante Nubelo. Unas cifras que a finales de este año esperan ampliar hasta los 500 profesionales trabajando desde Venezuela para empresas europeas y de Latinoamérica.

El próximo paso será aterrizar en tres países de Europa: “Tenemos en el punto de mira a Francia, Alemania e Italia”, afirma Font. Por el momento, sus objetivos cercanos siguen centrándose en el reto tecnológico que comenzaron hace poco, tal y como asegura Font: “Hemos llevado al móvil la conexión entre empresas y profesionales. Así, hemos creado una app donde, a través de algoritmos, las empresas invitan a los profesionales a participar en proyectos o a hacer entrevistas”. De este modo, el objetivo de la compañía se centra en liderar el sector para evitar que las organizaciones sigan perdiendo oportunidades a la hora de contratar personal especializado en el área tecnológica: “Las empresas están muy perdidas, porque cuando contactan con talento digital no saben dónde buscar o no hay un claro líder”, concluye Font.