¿Para que investigar en las universidades?

Cuántas veces no nos ha pasado que en el desarrollo de una investigación nos preguntamos: ¿Estoy contribuyendo con mi investigación al desarrollo de la ciencia? Al tratar de responder esta interrogante, vienen siempre a mi mente las palabras de mi tutor de tesis doctoral, quien afirmaba que toda investigación, debe suponer una contribución al incremento del conocimiento en un área determinada, aun cuando esa contribución sea pequeña. Esta afirmación es particularmente cierta y estimulante, sobre todo, en una era donde el conocimiento juega un papel protagónico en todos los procesos de la vida social, especialmente, dentro del actual modelo de competitividad que supone la globalización económica. En este contexto, las instituciones de educación superior, están llamadas a configurar diversos actores, para participar en la producción, circulación, apropiación y evaluación del conocimiento. Sin embargo, las instituciones de educación superior venezolanas, han tenido escasa incidencia en este proceso, por lo que cada vez, aumentan las presiones para que las universidades mejoren su eficiencia y sus calidad, mediante una mayor pertinencia, actualización y articulación de los planes de estudio con el mundo laboral y con las redes internacionales de intercambio de conocimientos.

En este contexto, se requiere mayor vinculación entre el sector productivo y la universidad, orientada a incrementar la competitividad de la industria nacional en el mercado internacional, sin perder de vista el aporte de la investigación para el mejoramiento social.

En el área industrial y tecnológica, ha habido significativos avances, al participar los estudiantes de ciencia y tecnología, en investigaciones aplicadas a problemas detectados en el mundo del trabajo. Donde la vinculación ha sido menos apreciada, es en los programas sociales y humanísticos, tanto de pre como de post-grado. Se observa un divorcio muy marcado, entre estos programas y el desarrollo de políticas sociales. Estos programas pueden contribuir en la formulación, ejecución, evaluación y seguimiento de acciones y proyectos sociales del Estado y de las organizaciones privadas, con recursos humanos idóneos y capacitados del mas alto nivel.

Además, sus investigaciones deben estar enmarcadas, dentro de unas políticas nacionales, donde se incluyan los planes de las universidades, que ataquen los problemas sociales acumulados históricamente. Las investigaciones que se realicen en las diversas asignaturas, seminarios, talleres y trabajos de grado deben apuntar en esta dirección. No obstante, los trabajos de grado se han convertido en un ejercicio rutinario, rechazado por los estudiantes y hasta por muchos profesores, bien porque los estudiantes no han adquirido las competencias académicas para atacar con éxito una investigación, o bien, porque sienten que la misma tiene poco impacto en los programas sociales que ejecuta el país.

Algunas instituciones, como la Universidad Central de Venezuela, han concretado estrategias que dan vida a programas como el denominado UCV-Sociedad, a través del cual, se mantiene una línea investigativa, pero en el que, además, se busca un valor agregado que permita beneficiar a las comunidades.

Toda investigación debe ser interesante para quien la realiza, no debe duplicar trabajos ya escritos, debe estar libre de prejuicios, debe ser factible y debe ser útil a la comunidad, a la institución o al mismo investigador. Por ello le recomiendo a los estudiantes universitarios que se inician en la investigación que se hagan las siguientes interrogantes: ¿Lo motivan razones puramente intelectuales? ¿La investigación va a ser de provecho inmediato en su trabajo? ¿Será útil para la comunidad? ¿Conseguirá una mejor remuneración si su trabajo es aceptado y publicado? ¿El tema ha sido abordado con anterioridad? ¿Su curiosidad investigativa es suficientemente imparcial? Si sus respuestas son satisfactorias, anímese a realizar una investigación sistemática, controlada y crítica, cuyos resultados serán una verdadera contribución al progreso científico.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: