Hasta el siglo XIX, la aplicación del pensamiento estratégico era bastante limitada. Las empresas no tenían incentivo alguno para crecer y contaban con el mínimo posible de capital fijo. No es sino para la década de los 40 y principio de los años 50,  cuando se comienza a manejar el término en el ámbito empresarial; así Peter Drucker plantea el argumento que el propósito del estratega era llevar a su organización a través de los cambios del ambiente económico, reduciendo las limitaciones impuestas por las circunstancias.

         Durante la segunda guerra mundial el pensamiento estratégico fue una exigencia para enfrentar acciones bélicas arriesgadas e imprevistas. El problema de la asignación de recursos limitados en una economía de guerra, incentivó el desarrollo de innovaciones en las ciencias de la administración. El concepto de curva de aprendizaje, surgido en los preparativos de la segunda guerra mundial, se convirtió en una herramienta importante de la planificación estratégica.

         Para la década de los 60 y 80, una buena parte del pensamiento estratégico se centraba en elecciones relativas al entorno competitivo. La influencia de éste determinaba la estructura de la industria. Las principales herramientas de análisis para la época eran: el Modelo de las Cinco Fuerzas de Michael Porter, la Matriz de Crecimiento de la Industria versus Participación Relativa del Mercado diseñada por el Boston Consulting Group (BCG), la Matriz de Mc Kinsey, que analiza las fortalezas del negocio versus grado de atractivo del negocio; y la Matriz de Igor Ansoff para el análisis de las estrategias de crecimiento.

Para finales de la década de los 80 y 90, el pensamiento estratégico se fundamentó en el desarrollo de estrategias sustentadas en los recursos y habilidades únicas de la organización; las cuales definían su capacidad distintiva. Los elementos que representan los cimientos del modelo del pensamiento estratégico están basados en: recursos, negocios, estructura, sistemas y procesos. El pensamiento estratégico contemporáneo sostiene que el fin último de la estrategia es la creación de valor.

Dr. Douglas Romero

Referencias:

Aceves Ramos, Víctor Manuel (2004). Dirección estratégica. Mc Graw Hill. 1ª. Edición.

Ansoff Igor. (1998). La Dirección Estratégica. Addison Wesley Longman

The Boston Consulting Group. (1998). Ideas Sobre Estrategia. DEUSTO.

Thompson & Srickland. (2010) Administración Estratégica. Mc Graw Hill

Whittington, Richard. (2001)¿Qué es la Estrategia? ¿Realmente Importa?