Qué lecciones se deben aprender para enfrentar mejor otra futura pandemia

A dos años del inicio de la pandemia del coronavirus, el personal médico en casi todo el mundo se encuentra muy extenuado, con graves consecuencias en la salud física y mental. Para que esto no vuelva a ocurrir, hay que tener muy en cuenta las lecciones aprendidas de esta crisis y adoptar las mejores medidas, de manera que estemos debidamente preparados ante una próxima pandemia, que de seguro volverá a ocurrir”, dijo el doctor Miguel O’Ryan, docente titular del Programa de Microbiología y Micología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

El catedrático chileno participó junto a la experta estadounidense Sylvia Estrada, enfermera registrada y especialista en atención a pacientes con cáncer, del seminario web “Personal sanitario al límite, testimonios”, organizado por el Foro Pamela Howard sobre Cobertura de Crisis Mundiales de ICFJ e IJNet.

O’Ryan explicó que será muy difícil que los países puedan contar con grandes sistemas de salud, con enormes hospitales y con muchas unidades de terapia intensiva, como para responder a la gran cantidad de pacientes afectados gravemente en una pandemia como la del COVID-19, porque resultaría muy difícil solventar el alto costo de mantener esa infraestructura. Además, gran parte de los costosos equipos permanecerían sin uso en tiempos normales. “Lo importante es tener un esquema para responder de forma rápida y organizada, con suficiente experiencia, a otro gran evento como este”, subrayó.

En ese sentido, el especialista recomendó analizar el documento denominado “A country-level pandemic response toolkit: Enabling lessons learned” (Un conjunto de herramientas de respuesta a la pandemia a nivel país: lecciones aprendidas), que está disponible, en su versión en inglés, en este enlace. Se trata de una serie de medidas que podrían mejorar las futuras respuestas a la pandemia, elaboradas en base a documentos internacionales claves y a las opiniones de expertos de diversas partes del mundo, entre quienes participó O’Ryan, publicadas bajo el respaldo del semanario especializado The Economist.

Entre los mecanismos claves para una respuesta eficaz a una pandemia, el documento recomienda:

Una coordinación local, nacional e internacional.

Generar confianza en los políticos y en las instituciones entre el público.

Optimizar el uso de recursos para aprovechar al máximo lo que se tiene.

Adoptar un enfoque basado en la ciencia y no politizado.

Identificar y aprender lecciones de brotes anteriores y actuales.

Apoyar a la población, financiera y prácticamente.

Cumplimiento de regulaciones y restricciones.

Hacer que los diagnósticos, las vacunas y los tratamientos estén disponibles lo más ampliamente posible.

“La memoria de nuestras sociedades suele ser muy frágil. Es muy posible que, en la medida en que empiecen a disminuir los efectos de esta pandemia, se empiece a olvidar la importancia de seguir adoptando medidas de protección y de prevención ante otra posible pandemia, no solo en el campo de la salud, sino también en lo social y económico. Por eso es importante tener en cuenta estas lecciones aprendidas y las recomendaciones de los expertos”, indicó O’Ryan. Desde el periodismo se cumplirá un importante papel, ayudando a difundir estas propuestas, enfatizó.

Cuidar mejor al personal sanitario

La llegada de la pandemia golpeó a todos los sectores, pero en especial al personal sanitario, que tuvo que ponerse en la primera línea de trabajo para tratar de contener los efectos del COVID-19, recordó Estrada.

En su país, Estados Unidos, una encuesta reveló que el 68% de las enfermeras quisieron dejar sus puestos de trabajo en los momentos más duros de la pandemia, ante la excesiva carga laboral que las obligó no solamente a hacer grandes sacrificios, alejándose de sus familiares por largo tiempo, sino a poner en riesgo sus propias vidas, más que otros sectores. Muchos trabajadores de la salud se contagiaron atendiendo a los pacientes, enfermaron gravemente y en un alto número perdieron la vida.

“Uno de los momentos más duros para mí fue al inicio de la pandemia, cuando nos ordenaron suspender las cirugías programadas para los pacientes de cáncer, para pasar a atender prioritariamente a enfermos de COVID-19. Además de enfermera especialista en atención a pacientes con cáncer, soy una mujer que fue diagnosticada con cáncer de mama, por ello esa situación de abandono a los pacientes con cáncer me impactó particularmente. Se pudo corregir esa situación, pero hubo muchas mujeres que no acudieron a sus tratamientos por miedo al COVID y lamentablemente sufrieron un agravamiento de sus casos”, señaló.

“Actualmente, todo el personal sanitario y en especial las enfermeras están al límite de las fuerzas tras dos años de lidiar con la pandemia. Han visto muchas muertes, han pasado por situaciones terribles, han sufrido mucho estrés. Se necesita adoptar medidas que permitan cuidar mejor al personal sanitario, no solamente ofrecerles mejor remuneración económica, sino también atención para la salud mental, un tratamiento especializado”, destacó Estrada.

Organizar mejor la salud

La pandemia del coronavirus ha sido una situación única, de emergencia, como cuando ocurre una gran catástrofe, como un gran terremoto, explicó O’Ryan.

“El aprendizaje fundamental es estar preparados desde el punto de vista organizativo y político, para cuando vuelva a ocurrir algo similar. Los países a los que les ha ido mejor en esta crisis son los que mostraron ser más organizados, que han tenido voceros más claros y una buena estrategia de comunicación con la población. En algunos países hubo líderes deschavetados, improvisados, que hicieron mucho daño y causaron muchos muertos. Hay que respetar a los organismos de peso, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tampoco es perfecta, pero al menos tiene un lineamiento general en el sentido correcto. Hay que trabajar con ellos en ese sentido”, puntualizó.

Para una próxima pandemia, que según el experto volverá a suceder en el futuro, “resultará clave tener gobiernos y autoridades de salud que se tomen en serio este tipo de casos, en forma organizada, que convoquen a los expertos de sus respectivos países, para que los apoyen en la mejor toma de decisiones y juntos logren ir sumando y conformando la información, para convencer a la población sobre la mejor toma de decisiones. No hay una receta general. En distintos países existen diferentes sistemas de salud, pero en base a sus características hay que poder proyectar de la mejor manera posible qué hacer en una situación así”, dijo O’Ryan.

https://ijnet.org/es. RED INTERNACIONAL DE PERIODISTAS

Por ANDRÉS COLMÁN GUTIÉRREZ, Feb 13, 2022

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: