Sastifacción en el Trabajo y Productividad

“Un hombre feliz es aquel que durante el día,
por su trabajo, y a la noche, por su cansancio,
no tiene tiempo de pensar en sus cosas.»

Gary Cooper

“La recompensa del trabajo bien hecho
es la oportunidad de hacer
más trabajo bien hecho.»

Jonas Edward Salk

Las funciones deben estar avaladas con una descripción precisa de todo aquello que se demanda a fin de evitar conflictos, y dar paso a logros que garanticen una buena productividad, siempre y cuando, se cuente con una ergonomía adecuada, además de un liderazgo gerencial participativo que garantice la posibilidad de que los trabajadores aporten sus conocimientos sin restricciones, motivados de tal forma, que den paso a su creatividad, innovación, potencial que permita logros que beneficien a todos.

Debe la gerencia garantizar, que las labores realizadas, alcanzadas que conllevan al logro de los objetivos establecidos, se les de el reconocimiento merecido, tomar en cuenta el desempeño, la productividad. Hacer realidad las promociones en base de resultados, no en función de amistad, simpatía.

En un Foro al respecto realizado por el programa de postgrado de la Especialidad de Gerencia de la Calidad y Productividad de Faces de la Universidad de Carabobo, la participante Arianna Molina comenta: “que la satisfacción en el trabajo puede ser determinada por el tipo de actividades que se realizan: (es decir, que el trabajo tenga la oportunidad de mostrar las habilidades y que ofrezcan un cierto grado de desafío para que exista el interés). Que los empleados sean bien recompensados a través de sus salarios y sueldos, acordes obviamente a las expectativas de cada uno. Que las condiciones del trabajo sean adecuadas, no peligrosas o incómodas, lo cual hace mejor su desempeño. Además, los empleados buscan dentro del trabajo, que su jefe inmediato sea amigable y comprensible y que los escuche cuando sea necesario”.

También se requiere actitud del trabajador frente a su propio trabajo. Dicha actitud está basada en las creencias y valores que el trabajador desarrolla de su propio trabajo.

Hay que tomar en cuenta, que las actitudes son determinadas conjuntamente por las características actuales del puesto, como las percepciones que tiene el trabajador de lo que «deberían ser».

Generalmente las tres clases de características del empleado, que afectan las percepciones del «debería ser”, son: las necesidades, los valores y los rasgos personales.

Alcance y repercusiones

La satisfacción laboral está relacionada al clima organizacional de la empresa y al desempeño laboral. Creo que es esencial recordar que los trabajadores son personas y, por tanto, es fundamental para ellos sentir que su trabajo engrandece, es importante, reconocido y tiene un propósito. Todos los seres humanos tenemos estas necesidades básicas psicológicas y, muchas de ellas, no son contempladas por los sistemas administrativos y gerenciales de las empresas que, enfocados en números y estadísticas, olvidan que sus estructuras están conformadas por personas.

¿No sería diferente si las estructuras organizacionales incentivaran el desarrollo de las personas que la integran? ¿No sería eso un beneficio para las empresas y para los trabajadores? ¿Es acaso que tenemos miedo de desarrollar al individuo, porque pensamos se puede convertir en competencia o presentarnos dificultades?

Consideramos que aún no hemos aprendido la lección del ganar-ganar que, unos cuantos académicos hace décadas, que vienen pronunciando… y seguimos involucrados en sistemas que no permiten el máximo desarrollo de los individuos y, por ende, tampoco de las organizaciones.

Considero necesario que los empresarios aporten granitos de arena en este campo. Comenzar desde adentro el cambio, para convertir el trabajo en una actividad dignificante, disfrutable, constructiva. Después de todo, la mayoría trabajamos durante la mayor parte de la vida… ¿acaso no nos merecemos todos pasarla bien mientras hacemos algo por nuestra sociedad? Y si eso repercute en mayor productividad… ¿hay alguien que pueda objetar hacerlo?

Conclusiones

La gerencia moderna debe estar atenta en mantener motivado a su recurso humano, haciendo que sus labores proporcionen los beneficios establecidos, garantizando una gran satisfacción en el desempeño.

Tener presente como lo señala Molina: Para ser feliz en el trabajo debemos reflexionar ¿qué tanto contribuye ese trabajo para nuestra realización personal?, si eres de las personas que piensan que les pagan por hacer algo que les parece tan fascinante y que lo harían gratis o como hobbie si no existiera un trabajo así, estás por un buen camino hacia la motivación.

Nunca va a dejar de haber altibajos, pero estos no son motivos para que decidas cambiar de trabajo.

Páginas Web: www.entorno-empresarial.com
 www.camova.com

A %d blogueros les gusta esto: