Se cierra la brecha: Mujeres demuestran su capacidad de liderazgo y hacen lugar en el mundo laboral

Es la que te da la vida.
Es la que te ve nacer.
Es la que te hace crecer.
Es la que te levanta al caer.
Es la que te acompaña y es parte de mí ser.
¿Y cómo no quererte, mujer?
Pedro Montero.

En un mundo cada vez más globalizado, el liderazgo femenino se evidencia en mayor proporción, y nuestro país no está exento de ello. Es una realidad tangible como las mujeres están ocupando cargos de gran relevancia e importancia para la nación.

Años atrás, era muy difícil ver a mujeres ocupar los principales cargos dentro de las organizaciones públicas y privadas; pero eso, con el pasar de los años y la evolución de la sociedad, ha venido cambiando. La aceptación por parte de la gente y de los trabajadores es cada vez mayor.

Las damas han venido calando, dentro del ámbito empresarial, por su capacidad de trabajo, responsabilidad y organización, demostrando con resultados concretos, que pueden desempeñarse con igual o superior eficiencia, en escenarios hechos a la medida de los hombres, garantizando el logro de los objetivos que se establece cada organismo o institución.

La historia evidencia liderazgos femeninos muy resaltantes, como el de Eva Perón, en Argentina; Margaret Thatcher, en el Reino Unido; Indira Ghandi, en la India; Rigoberta Menchù, en Guatemala; y más recientemente, Ángela Merkel, en Alemania y Michelle Bachelet, en Chile; todas estas mujeres han contribuido o contribuyen, con el desarrollo de sus naciones y han dejado o están estructurando un legado para las futuras generaciones.

En Venezuela, se pueden evidenciar casos de mujeres que están al frente de estructuras empresariales u organizaciones gubernamentales e, inclusive, algunas, que por su desenvolvimiento, son ejemplo e inspiración para las compañeras de género. Y es el caso, en el deporte, de Milka Duno, quien por sus logros y desempeño en el automovilismo, se ha hecho un icono para la mujer venezolana, que la ve como un ejemplo a seguir, ya que mediante su performance en ese deporte, les hace ver que, a pesar de desarrollarse profesionalmente en un medio que hasta hace poco era exclusivo para los hombres, puede competir y hacer un destacado trabajo entre ellos.

Otros casos son, el de Cilia Flores, quien es la presidenta de la Asamblea Nacional. También en el campo gubernamental nos encontramos con Tibisay Lucena, presidenta del CNE; Luisa Estella Morales, presidenta del TSJ, mujeres quienes llevan a cabo gestiones de gran importancia para la nación.

En nuestras sociedades, la estructura está hecha en función de que sea el hombre quien lleve la batuta o el liderazgo; pero, poco a poco, las damas han venido penetrando esa estructura y se han abierto espacios, para asumir puestos de mando y dirigir a la par de los caballeros, con la salvedad, que cada uno desde sus roles y destacando sus fortalezas.

Hoy día, ya en siglo XXI, los derechos de igualdad están establecidos, y cada quien es libre de tomar sus determinaciones y formarse, acorde a sus expectativas; pero, al observar y sopesar el número de mujeres y hombres que se encuentran en cargos de gran relevancia o de más peso, dentro de las organizaciones, se concluye que sigue habiendo una gran desventaja del género femenino, pero que cada vez es menor.

Quizá por nuestra organización social y por la falsa creencia, de que los roles, tanto del hombre como de la mujer, estaban claros, no es bien visto que las damas cumplan actividades laborales fuera de su lugar de trabajo y que se desempeñen a la par de los hombres. Pero, los tiempos cambian y es una realidad muy visible, que las féminas están trabajando para conseguir puestos y cargos, que se creían exclusivos para los hombres, a pesar de los paradigmas que establece la sociedad.

Día a día, es visto con mayor naturalidad, que las mujeres lleguen a puestos de mando, y a pesar de que es más difícil para ellas, ya que tienen la encomiable labor de atender a sus núcleos familiares, logran desarrollarse de manera exitosa, tanto en el campo familiar como laboral y, en muchos casos se siguen formando académicamente.

Lo claro es, que están demostrando -y con creces- que son ellas el sexo fuerte, y es con hechos y no con palabras, que vemos son, tan o más capaces que los hombres, para desarrollarse en los distintos escenarios.

Y para reafirmar esto, nuestras entrevistadas nos dan sus opiniones referentes de còmo ha sido para ellas, su desarrollo tanto familiar como profesional.

“Detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre”

Cristina Sosa, quien actualmente se desenvuelve como Gerente Regional Central de Venancham, (Cámara Venezolano – Americana de Comercio e Industria) y es la Directora de Relaciones Institucionales de FUNDANICA, (Fundación de Ayuda al Niño con Cáncer del Estado Carabobo), nos da detalles de cuáles son las claves para lograr ser exitosa en su vida familiar y laboral.

Valenciana de nacimiento, ésta mujer desarrolla actividades que dejan entrever que con organización y equilibrio, según asevera, se puede ser exitosa. En el ámbito familiar, tiene más de 30 años de matrimonio, lo que ha dado como fruto a tres hijas, mientras que en el campo laboral se desenvuelve con un importante cargo dentro de Venancham, además de llevar una noble labor dentro de una organización muy humanitaria como lo es FUNDANICA.

La conocida dama asegura, que gran parte de sus logros se los debe al éxito de su matrimonio, que viene dado por “el respeto y el amor que uno se tenga y que posean cosas en común; se debe tener una educación afín, unos valores y principios que son fundamentales para poder caminar con las mismas ideas, -principios y respeto total-, una está casada porque quiere, siendo el amor la base fundamental y se involucran muchas otras cosas, inclusive, el desprendimiento”.

Como todo ser humano, la Gerente comenta que tiene aspectos dentro de su personalidad para destacar y otros para corregir, siendo el compañerismo su mayor virtud y clave de los logros, que ha obtenido dentro de la Cámara y que es, ese afán de perfeccionismo, su mayor defecto.

Para la señora Sosa, “Hay muchísimas mujeres que están desarrollando actividades exitosas dentro de empresas, pero más que liderar la parte empresarial que está muy en manos de los caballeros, lideran partes importantes de las organizaciones”.

Nuestra entrevistada considera que: “Las mujeres están llegando muy lejos, pero todavía les falta mucho por escalar y no precisamente por falta de conocimiento. Y es el caso de nuestra organización, donde existen 5 gerencias y 4 están en manos de mujeres”.

A la pregunta sobre si consideraba que se les daba el mismo trato, en el mundo laboral a personas de los dos sexos, expresó que: “Actualmente se le da el mismo trato a hombres y mujeres, pero creo que las mismas leyes laborales hacen que a las mujeres, en ciertos casos, no se les de el mismo trato; y considero que la mujer es tanto o más capaz que el hombre, para llevar a cabo sus labores y es que, apoyándome en estadísticas, son más buscadas las damas para hacer un trabajo, porque son más honestas”.

“La presencia de la mujer dentro de las organizaciones, cada vez es más visible y evidente. Uno de los sectores donde creo que a la mujer se le da mayor cabida es, en el sector educativo y esto con un alto cargo de responsabilidad; ejemplo de ello es en la Universidad de Carabobo, donde la Rectora es una mujer: María Luisa Maldonado”.

La señora Sosa asegura, que: “Definitivamente, dentro del ámbito laboral, la mujer es mucho más integra que el hombre y que son más perceptivas”.

A la pregunta sobre la creencia que, las mujeres son más blandas para tomar decisiones, respondió: “No creo que las mujeres seamos más blandas a la hora de tomar decisiones y, si bien, el hombre analiza con mayor detalle, la mujer tiene una intuición particular y cuando se van a tomar decisiones, la mujer tiene mayor sensibilidad”.

Recomienda a sus compañeras de género que:” Deben seguir luchando en la búsqueda de la justicia y que podamos crear entre todas un mundo más justo para nuestros hijos; que esto sea para todos los ámbitos y seguir sembrando valores; que tratemos de formar seres humanos equilibrados que tengan un valor profesional muy alto, pero que también, tengan un alto valor espiritual, para ser equilibrados y vivir el día a día, dándole gracias a Dios por todo lo que tenemos y saber valorar lo que se tiene, desde el rol tan importante que tiene la mujer, que es ser la portadora de los valores espirituales y los principios morales, que es una de las cosas de las que más se carece hoy día”.

“No se deben etiquetar sexos”

Lissette Hernández, es economista egresada de la Universidad del Zulia y cuenta con una Maestría en Gerencia de Empresas y otra en Economía; actualmente es la Directora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia, y nos comenta sus apreciaciones sobre la mujer venezolana y su contribución a la sociedad.

Según la Profesora Hernández: “Para nosotras, las mujeres venezolanas, nuestro papel en la familia y el hogar es fundamental, prima sobre los otros ámbitos. De allí, que la organización, madurez y comprensión manifestadas y aprendidas en las tareas y quehacer del hogar, sean de gran utilidad para nuestro desarrollo profesional en el ámbito laboral”..

A la pregunta sobre si consideraba que se les daba el mismo trato a personas de ambos sexos, manifestó que: “En términos generales, actualmente se nos da un trato similar, aun cuando existen algunos resabios de la cultura de discriminación del trabajo femenino, derivado fundamentalmente de nuestro doble rol en la sociedad: Hogar – Trabajo”.

Nuestra entrevistada considera, que la creencia de que son exclusivos para los caballeros los cargos de importancia, eso se quedó atrás, y que ha podido constatar, por si misma, que muchos empleadores prefieren contratar a damas por su capacidad de organización, dedicación y eficiencia y no a los hombres.

La economista asevera que: “No son las mismas dificultades las que se les presentan a hombres y mujeres en su desempeño profesional, además de las características típicas de su cargo o profesión, a nosotras (género femenino), se nos presentan situaciones, más que dificultades, derivadas de nuestra labor para con la familia y el hogar. Por lo demás, somos iguales hombres y mujeres”.

Para la señora Hernández: “Un líder es aquel individuo que reúne un conjunto de cualidades de personalidad (carismático, motivador, innovador, responsable, con facilidades de comunicación, define objetivos y metas, etc.) y capacidad, que favorecen la guía y el control de otros individuos. Y, por lo tanto, como Directora del Instituto de Investigaciones de la FACES – LUZ, motivo y oriento a cada uno de lo investigadores adscritos a esta unidad de investigación, a desarrollar trabajos que respondan a necesidades del entorno”.

La especialista manifiesta que: “No me gusta discriminar entre géneros. Pienso que, en ambos sexos, podemos encontrar trabajadores responsables y eficientes. Aunque toda regla, tiene su excepción. No debemos discriminar. No debemos endosar cualidades extraordinarias a un sexo en particular”.

En lo referente a la interrogante o afirmación que, las mujeres son blandas a la hora de adoptar decisiones, contestó: “No estoy de acuerdo con esta afirmación; pienso que las mujeres tomamos decisiones con la misma firmeza que los hombres. No es una cuestión de sexo, sino de personalidad”.

Recomienda a todas las mujeres: “Seguir formándonos profesionalmente, porque de esta manera, ayudamos a nuestros compañeros en su responsabilidad con el hogar; así como también, nos brinda mejores cualidades para formar a nuestros hijos. El secreto es “organizarnos”, por lo que muchas madres profesionales ya han demostrado, que si se puede llevar este doble rol de manera exitosa”.

A %d blogueros les gusta esto: