Según el Nuevo Herald, Venezuela va a Wall Street en busca de dólares

MICHAEL J. MOORE, CORINA PONS Y NATHAN CROOKS BLOOMBERG – Goldman Sachs y Bank of America están entre las firmas de Wall Street que se han ofrecido a ayudarle a Venezuela a obtener dólares ante el desplome de las reservas internacionales en la nación sudamericana.

Una operación (swap) propuesta por Goldman Sachs proporcionaría US $1.680 millones en efectivo y estaría respaldada por US$ 1.850 millones de las reservas de oro del banco central, de acuerdo con documentos obtenidos por Bloomberg News. Bank of America dijo que podría ser intermediario para otorgar US$ 3.000 millones en pagos a compañías que buscan dólares, muestran los documentos.

Ninguna de las dos operaciones se ha completado, dijo un funcionario del gobierno con conocimiento directo del tema y que pidió permanecer en el anonimato porque las conversaciones son privadas.

Los dólares están escaseando en Venezuela, limitando el suministro de productos que van desde medicinas a papel higiénico, en un país que importa alrededor de tres cuartas partes de los bienes que consume. Las reservas internacionales cayeron 28 por ciento este año llegando este mes a US$ 20.700 millones, su nivel más bajo en nueve años, en gran parte debido a que 70 por ciento de sus activos están en oro. El precio del metal cayó 26 por ciento en ese mismo período.

“El hecho de tener escasez de dólares es sintomático de una economía que está completamente quebrada”, dijo Robert Abad, quien ayuda a supervisar US$ 53.000 millones en deuda de mercados emergentes en Western Asset Management Co., en una conversación telefónica el martes desde Pasadena, California. “Esto es algo que es increíblemente innecesario, muy desafortunado, y la víctima de todo esto es la economía real, personas de verdad”.

OPERACIÓN DE CAMBIO

El retorno total de la operación de Goldman Sachs, conocida como “total return swap”, rendiría un interés de 7,5 por ciento por encima de la tasa Libor de tres meses, para un total de US$ 818 millones en costos de financiamiento estimados en siete años, indican los documentos. La operación le permitiría a Venezuela mantener su participación en el mercado del oro, con el país obligado a depositar el metal precioso o efectivo a una cuenta de margen si el precio baja, y Goldman Sachs suministrando más dólares si el precio sube.

“Esta es la clásica historia no transparente de mercados emergentes”, dijo Abad al referirse a la posibilidad de que Venezuela buscara monetizar sus reservas en oro. “Uno tiene que usar la deducción para tratar de estimar hacia dónde van las cosas”.

Jeffrey Currie, jefe de investigación de materias primas en Goldman Sachs, pronosticó el mes pasado que el precio del oro caerá el año próximo, dándole una sólida calificación de venta para el 2014, en la medida en que la economía de Estados Unidos extiende su recuperación. Tras una década de alzas del dólar que ayudaron a Venezuela, su caída este año ha puesto en entredicho la capacidad del gobierno para pagar su deuda externa.

Bank of America les pagaría a compañías venezolanas menos de la tasa de cambio oficial por los bolívares que busquen intercambiar, de acuerdo con los documentos. El banco obtendría una comisión de 1,25 por ciento como intermediario, permitiéndole al banco central evitar hacer operaciones directamente a una tasa de cambio más débil que la oficial.

Kerrie McHugh, una portavoz de Bank of America, Michael DuVally de Goldman Sachss, declinaron hacer comentarios. Una funcionaria del Banco Central de Venezuela, que pidió no ser identificado por políticas del ministerio, dijo que no tenía información sobre las propuestas. El Ministerio de Finanzas no respondió a un mensaje telefónico buscando un comentario sobre las propuestas.

El presidente Hugo Chávez, quien murió de cáncer en marzo, elevó la apuesta de Venezuela por el oro en un esfuerzo por zafarse de lo que denominó “la dictadura del dólar”.

Desde 1999, el primer año de Chávez en el poder, y hasta el 2012, Venezuela compró 75.3 toneladas métricas de oro, de acuerdo con datos del sitio en internet del Fondo Monetario Internacional. Esas compras costaron US$ 1.000 millones con base en los precios promedio anuales del oro y estarán valoradas en US$ 3.030 millones al precio de hoy de US$ 1.251.96 por onza, para una ganancia de US$ 2.030 millones. El país también vendió 13,1 toneladas de lingotes oro durante ese período, según los datos del FMI.

ORO, DÓLAR Y PETRÓLEO

Las reservas de oro de Venezuela totalizan 367,6 toneladas, lo que equivale a la decimocuarta mayor posición de un país, de acuerdo con el Consejo Mundial del Oro, con sede en Londres. El oro representa el 70 por ciento de las reservas internacionales del país, comparado con el 7,6 por ciento de Argentina y menos del 1 por ciento de Brasil.

“Es nuestro oro”, proclamó Chávez, el socialista que nacionalizó cientos de empresas e impuso límites a las transacciones en moneda extranjera, en un mensaje en televisión nacional en noviembre del 2011. “Es la reserva económica de nuestros niños. Está creciendo y va a continuar creciendo, tanto el oro como las reservas económicas”.

El ente de control de las transacciones en moneda extranjera de Venezuela, conocido como Cadivi, vende dólares a la tasa oficial de 6,3 bolívares. El Gobierno, que devaluó el bolívar en 32 por ciento en febrero, no ha podido detener la caída de la cotización en el mercado negro, donde las compañías y personas no autorizadas a usar la tasa oficial pagan alrededor de 60 bolívares por dólar.

Cadivi se ha estado retrasando en los pagos a las compañías y todavía tiene por distribuir alrededor de US$ 8.200 millones que ya han sido autorizados, dijo Asdrúbal Oliveros, director de la firma consultora Econanalítica, en una entrevista telefónica desde Caracas.

El presidente Nicolás Maduro, quien sucedió a Chávez, utilizó este mes a los militares para ordenar a las tiendas que redujeran los precios después de que la inflación anual se aceleró al 54 por ciento en octubre, la tasa más alta en 16 años y la de crecimiento más rápido en el mundo. El mandatario, un ex conductor de autobuses, obtuvo el 19 de noviembre la autorización del Congreso para emitir leyes en materia económica mediante decretos ejecutivos.

Los precios promedio de las exportaciones venezolanas de crudo, responsables por el 95 por ciento de los ingresos del país en moneda extranjera, cayeron este mes a su nivel más bajo en 16 meses y terminaron la semana pasada en US$ 93,98 por barril. Cada caída de US$ 1 en el precio del barril le cuesta a Venezuela alrededor de US$ 700 millones por año, según estimaciones de la estatal Petróleos de Venezuela SA. (PDVSA)

El precio de la deuda venezolana, mientras tanto, ha caído 7,7 por ciento este mes mientras los costos de financiamiento tocaron su punto más alto en 22 meses en 14,56 por ciento, de acuerdo con JPMorgan Chase & Co. La compensación adicional que los inversores demandan para tener bonos venezolanos en vez de bonos del Tesoro de Estados Unidos, subió a 11,68 puntos este mes, la mayor en los mercados emergentes, según JPMorgan.

PDVSA vendió este mes US$ 4.500 millones en nuevos bonos en una colocación privada a proveedores del banco central y servicios petroleros. Esta fue la primera venta hecha por la entidad desde mayo del 2012.

A %d blogueros les gusta esto: