“Si mi muerte contribuye a que…

Agustín Blanco Muñoz – “Lo único en que no coincido con mi Padre Bolívar, y por eso nunca hago esa cita, es con eso de contribuir con la muerte de uno para que se consolide la unión de los grancolombianos de ayer o de los venecubanos de hoy.

Y la verdad es que nadie puede pensar en una unión entre los legítimos descendientes de El Libertador, Páez y Santander. Nuestro máximo héroe bajó al sepulcro y no hubo quien se presentara como su heredero y continuador.

Bolívar permaneció solitario con sus sueños hasta que este humilde soldado, porque eso es lo que soy yo, vine a ocupar su puesto en esta época de revolución.

Hubo que esperar 180 años para que mi Revolución Bolivariana reivindicara el sacrificio del caudillo mayor de todos los tiempos de “Nuestra América”.

Por eso se equivocan quienes piensan que, debido a mi enfermedad, me puede pasar por la mente la idea de inmolarme. Yo vine con la misión divina de completar la obra de mi Santo Padre y con mi Revolución ya no hace falta muerte alguna para consolidar la unión.

Bolívar renace cuando yo aparezco el 04F-92 en el camino que él sembró, portando su valor y enseñanzas. Y para esta magna labor, gracias a Dios, he contado y cuento con un partido socialista y revolucionario que nunca debe cesar dada su condición de fiel y obediente.

Y hoy, como Comandante en Jefe de la Revolución, yo garantizo el porvenir de esta suprema empresa bolivariana, que nunca nadie podrá tumbar. Ahora sí se siente el Bolívar de Pablo Neruda que revive cada cien años junto al pueblo.

Por eso, yo estoy liberado de todo pensamiento que tenga que ver con enfermedad o sepulcro. Y estoy listo para seguir al frente de mi país, mi presidencia y mi partido.

Así que, quienes están contando con mi muerte para que se acabe la revolución, que se bajen de esa nube. En revolución el cáncer es curable. Y mi gloria inmortal.

Ya mi Sala Situacional me trajo los escenarios para la toma del poder que está manejando la Mesajunche, contando con esa tal muerte mía.

Para ellos, las metástasis no se detendrán. Es cuestión de esperar horas y, a lo sumo, días para que se apague el comandante del eje Orinoco-Apure, la Ruta de las Empanadas o los Gallineros Verticales.

Y hasta hacen cálculos. Si mi supuesta muerte es antes de sus primarias, y hay que convocar a elecciones para una nueva presidencia, nos pondrían como candidato de emergencia al jefe de la MUD.

Si mi desaparición es después del 12F-12, entonces el candidato que decida el PSUV se enfrentaría al de la MUD.

Pero no quieren darse cuenta que, por ningún lado nos pueden ganar. Porque aún, en el supuesto negado, de mi desaparición física, quedaría en pie mi CNE, bajo la conducción de esa heroína que es Tibisay.

Y está más que establecido que esta Comandancia en Jefe de la Revolución no va a desaparecer por ningún resultado electoral desfavorable. Olvídense, escuálidos.

Tenemos en nuestras manos el REP, la relación voto-huella y trasmisión de datos. De modo que no es verdad que ustedes vigilarán sus votos y pondrán de rodillas a la Revolución. Y si lo intentan, no tendremos miramiento para barrerlos. Es mejor que no se atrevan. ¿Eh?

Yo sé que hay muchos, adentro y afuera, que me tienen montado en la olla chocolatera y andan propugnando magnicidios. Pero se van a quedar con las ganas, porque bicho malo no muere en la víspera.

Otros, andan hoy como los venezolanos de diciembre de 1935, esperando los partes de salud del dictador Juan Vicente Gómez. Y cuando se supo de su muerte, montaron fiesta.

Conmigo es mejor que no se equivoquen. Nada tengo que ir a buscar al sepulcro. Que eso quede claro. Van a tener que jugar el mismo partido, pero ahora con un pitcher más difícil y con una rabo de cochino indescifrable.

Y otra cosa: olvídense de que somos un puño de cobardes que nos vamos a ir corriendo, si aquí se arma un samplegorio. Somos pacíficos, pero si nos tientan, respondemos como unos vergatarios y si hay que disparar, disparamos.

Y les pido que no olviden que yo garantizo la estabilidad y seguridad para ustedes. Y que si caen en manos de los radicales civiles y militares del proceso, pueden terminar confundidos con la papilla.
Y sepan también que Fidel, el Alba, parte de Mercosur, Irán, China y Rusia, me han ayudado a montar un aparato armado que, sin que se tongonee, se le ve el bojote.

Yo sé que ustedes simplemente seguirán apegados a su Mesajunche, tirándose a matar, pero declarando que ningún grupo ejerce hegemonía. ¡Olvídense! Ustedes no tienen vida.

De modo que la madrugada del 07 para el 08/10/12 los veré o, inventando salidas violentas o llamando a su gente a quedarse tranquilas y esperar las elecciones del 19 para sacarme, o diciendo que no se preocupen porque la muerte puede contribuir de todos modos, a que yo cese en mi empeño de darle a Venezuela, ya como miembro del Proyecto Venecuba, la revolución que comenzó el Padre Único y Libertador.

Teníamos 200 años buscando la república-nación-país-soberanía-autonomía-integración y por todos lados aparecía la insolencia. Pero llegué yo, que soy la diferencia, como Fidel o el Che, a encarnar la más pura e inigualable revolución.”

¡Qué historia amigos!

Twiter: @ablancomunoz
Blog:  http://historiactual.blogspot.com/2011/10/si-mi-muerte-contribuye-que.html

A %d blogueros les gusta esto: