Sirios, españoles, italianos y portugueses en Venezuela

Karim Zaitoune Chidiak
Desde Siria hacia Venezuela

La mayoría de la inmigración árabe en Venezuela consiste en libaneses y sirios. A finales del siglo XIX llegaron los primeros inmigrantes de habla árabe, dedicándose al comercio y a la pesca de perlas en la Isla de Margarita. Todavía en la actualidad muchos de estos inmigrantes se dedican al comercio en las principales ciudades del país.

¿Por qué siendo tan joven inmigró hacia nuestro país?

Primeramente no es fácil vivir en un país que es casi vecino de los países en guerra, eso da un poco de miedo, además que las oportunidades de surgir económicamente aquí son más fáciles, me vine en busca de tranquilidad y seguridad, pero no fue eso lo que conseguí.

¿Conoces sobre las reformas migratorias mundiales que se están estableciendo?

No domino mucho el tema, por lo poco que he leído en prensa me impresiona la cantidad de extranjeros que residen en otros países, sobre todo el nuestro, está minado de gente de casi todos los continentes, y vamos a estar claros, personas que son las que, en su mayoría, aportan el comercio y fuentes de empleos. Entonces si alguien viene de otro país para aportar un bien, un crecimiento, una oportunidad para los venezolanos, ¿por qué negarles su derecho a través de una reforma?, está bien en casos especiales o personas deportadas, pero yo pienso que debe existir un equilibrio e igualdad para todos, los que nacieron y los que no nacimos aquí.

¿Qué deberían hacer los inmigrantes en caso de aplicarse una reforma migratoria en nuestro país?

Supongo que tendría que irme del país, o acatar las normas que esta reforma establezca, yo estoy legal, cumplo mis requisitos y aporto mi grano de arena a mi ciudad y al país. Lo que deberíamos de hacer los inmigrantes es buscar ayuda en los consulados, en las embajadas, en los organismos internacionales y las ONG, debemos ser tratados como personas, no como animales, así que mi recomendación sería que revisarán cada artículo y cada ley que deseen reformar.

Ing. José María González
España colonizadora

El dominio español comienza cuando la Corona española incorpora a su patrimonio los extensos territorios del continente americano, y a los pueblos que los habitaban, extendiendo así el vasto Imperio español en nuestro país. El Ingeniero que pudimos entrevistar en esta oportunidad asegura sin titubear que su razón primordial para haber emigrado a Venezuela fue que lo “obligaron”.

“Era muy pequeño, mi madre tenía miedo de no salir adelante con 5 hijos, mi padre había fallecido en el ejército y la única salida fue venirnos hacia casa de un familiar acá en Venezuela, y desde entonces esta ha sido mi casa, mi vida y mi futuro, pero nunca se me han quitado las ganas de volver, España es tremendo país”, afirmó.

¿Actualmente España atraviesa estrictas medidas migratorias?

Sí, es impresionante el papel que desempeña el Gobierno andaluz en este «complejo fenómeno» de la inmigración que «pasa por la integración de las personas». La política migratoria española tiene lugar en el contexto de los grandes cambios económicos, demográficos y políticos que han tenido lugar en el país en la segunda mitad del siglo XX. Hasta 1950 la sociedad española podía describirse, de forma simplista pero acertada, como agraria y emigrante.

¿Qué propuesta viable considera para que las migraciones se realicen de manera “equilibrada”, no sólo en España o Venezuela, sino a nivel mundial?

Primeramente proteger y defender los intereses de los ciudadanos españoles en Venezuela y en todos los países del mundo, segundo protestar y proponer leyes dignas de seres humanos, donde reine la igualdad, la equidad y los valores humanos, recordando siempre que los flujos migratorios ofrecen una fuerza de trabajo joven ante el descenso de densidad que presentan las sociedades europeas, de esta manera, estos flujos migratorios deberán gestionarse de manera correcta, ya que complementarán estas carencias.

Giuseppe Di Fatta Campagna
“Venezuela fue mi refugio tras la guerra”

En la época de 1800 hasta mediados de 1900 se efectuó una de las más grandes migraciones de Italianos que el mundo haya experimentado en el último milenio. Algunas familias emigraron en búsqueda de nuevas oportunidades; otros huyendo de persecuciones políticas, los altos impuestos, la devastación de las guerras, o debido a acuerdos internacionales para el desarrollo de la población y fomento de la agricultura en Norte y Sur América.

Debido a esas mismas migraciones muchos individuos y grupos familiares que salieron de Italia adquirieron la ciudadanía de sus países adoptivos, tales como; Venezuela. Algunos emigrantes perdieron sus nacionalidades de origen y otros no le dieron importancia a la posibilidad de transferirla o transmitirla a sus descendientes. En esta oportunidad entrevistamos al Sr. Giuseppe Di Fatta Campagna quien tiene más de 50 años viviendo en nuestro país, y que emigró de su tierra natal a causa de los problemas con la guerra.

¿Está usted de acuerdo con las migraciones ilegales que sufren algunos países del mundo?

No, yo considero que la mejor manera de luchar y combatir la inmigración ilegal es desarrollar, abordar y colaborar con este fenómeno desde los cauces legales. Yo soy inmigrante, trabajo para una constructora desde hace más de 30 años y nunca he tenido ningún tipo de problema legal, así que no apoyó las migraciones ilegales ni los indocumentados, pero tampoco apoyo las políticas drásticas que quieren implementarse en torno a éstos. Si uno viene de otro país a trabajar, a buscar tranquilidad, seguridad, formar una familia, entonces ¿Por qué insisten en sacarnos o aplicarnos dichas reformas?, es algo que no entiendo.

¿Por qué cree que los europeos consideran Venezuela un país digno para emigrar?

Fíjate que el efecto huida es algo que se llevó a cabo hace más de 50 años, en la época de guerra muchísimos italianos, portugueses, españoles, etc; salieron de sus países en busca de tranquilidad, y Venezuela era una perla que estaba creciendo, donde reinaba la tranquilidad y las posibilidades de inversión.

Finalmente, el Sr. Di Fatta concluyó que la inmigración es como un fenómeno complejo en el que dentro de sus acepciones no hay cabida para ser considerado como un problema. «La inmigración no es un problema, es un fenómeno y como tal es obligación de las instituciones gobernarlo», afirmó.

Rita Goncalves y Fernando Meneses
Una colonia portuguesa en Venezuela

Este matrimonio de portugueses comerciantes tienen ya 42 años viviendo en nuestro país, aportando a la economía y disfrutando de los beneficios que desde otro continente le ofrece su madre natal Portugal.

¿Por qué inmigró hacia nuestro país?

Sra. Rita: me vine porque toda mi familia estaba aquí y la situación en Portugal era muy difícil con la guerra, por eso es que hay tantos “madeirenses” en Venezuela.

¿Ha sufrido algún tipo de problemas legales por su inmigración?

No, siempre hemos mantenido nuestros documentos al día y nunca nos ha pasado nada, nos sentimos prácticamente venezolanos, aunque nuestro acento y nuestro físico nos traicionen.

¿Qué opina sobre las nuevas reformas migratorias mundiales que se están estableciendo?

La verdad no estoy de acuerdo con las reformas, porque la gente sale de su país para mejorar su condición económica y también la del país a donde está llegando. Pero en cambio si el inmigrante no es trabajador, es asesino o ladrón, entonces es mejor que se quede en su país de nacimiento. Yo creo que todos debemos tener los mismos derechos, pero respetar el país ajeno, cumplir sus leyes y trabajar.

¿Qué solución aporta para los problemas que sufren los inmigrantes en los diferentes países del mundo?

Como portugueses nuestro aporte es sencillo: deberían existir ayudas por parte de los consulados del país. Y que si de verdad quieren implementar una reforma en contra de los europeos que se cumplan todas las leyes migratorias primero, que piensen antes de actuar.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: