Socialismo del Siglo XXI: ¿Con qué se come eso?

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, ha dicho en reiteradas ocasiones ante los medios de comunicación social que quienes votaron por él en las pasadas elecciones del 3 de diciembre donde resultó triunfador, eligieron la vía del Socialismo del Sigo XXI.

Aún más, altos dirigentes del partido de gobierno no han ahorrado espacios en los medios de comunicación para decir que los próximos años de gobierno estarán marcados por la consolidación del Socialismo del Siglo XXI, al tiempo que se llenan extensiones en la prensa indicando obras y logros “en ruta hacia el Socialismo del siglo XXI”.

Recordando aquel cuento de nuestra niñez que anunciaba la temida llegada del lobo para comerse a las ovejas y este nunca llegaba, hasta que un día se apareció y nadie lo estaba esperando, surge la pregunta ¿sabe la gente lo que es el Socialismo del Siglo XXI?, ¿sabe que implicaciones trae? , o cómo escuché decir a alguien ¿con qué se come eso?.

Esta incertidumbre se siente en todos los estratos sociales. Basta leer los diarios para observar los disímiles conceptos que presentan líderes del oficialismo en torno a la aplicación de esta “idea”, situación que no difiere mucho de lo que he escuchado en personas de clase media quienes están marcados por un alto grado de incertidumbre de lo que ocurrirá en materia económica durante el 2007. Con relación a los sectores populares, se siente que poco le interesa la definición de este nuevo socialismo, pues su real conexión con el Presidente es altamente afectiva y de dependencia.

Ante esa disyuntiva se impone y es necesario por parte del gobierno nacional y sus diversos aliados el diseño de un política comunicacional que explique a “todos” los venezolanos lo que en realidad va a ser el Socialismo del Siglo XXI, pues ya no estamos “en ruta hacia…”; no, la mayoría de los venezolanos (cómo lo ha dicho el propio primer mandatario nacional) ha elegido que esa es la vía económica del 2007 y de los próximos años.

En tiempos donde se impone el diálogo y dejar a un lado extremos radicalismos, se hace clave para la paz del país disipar dudas sobre sí el modelo a seguir será parecido al cubano. Es necesario aclararle a la señora Petra que sale todos los días a trabajar en casas de familia sí es posible que el gobierno le quite a sus hijos, mientras que también Joao, el dueño de la panadería, quiere estar seguro que no le van a “expropiar” su panadería, (que tantos años le ha costado levantar) para dejarla en manos de una cooperativa, en fin… ya que vamos hacia el Socialismo del Siglo XXI, es bueno es que nos expliquen ¿cómo nos comemos eso?.

A %d blogueros les gusta esto: