¿Son las mujeres mejores administradoras que los hombres?

(*) Ricardo Yohalmo León E. – A usted le ha de sonar completamente desconocido el nombre de Kotadang. Pertenece a una aldea situada en la altiplanicie de Indonesia, asentada en las alturas, entre los volcanes de Sumatra, donde parece un insignificante montón de cabañas semiselváticas, pero en ella nacieron muchos de los fundadores de Indonesia, así como escritores, jurisconsultos, filósofos, economistas y oradores que han deslumbrado con sus discursos a los miembros de las Naciones Unidas.
Sería difícil encontrar en el resto de Asia una ciudad que haya dado tantos hijos ilustres y que, como cosa curiosa, todos los habitantes saben leer.

¿Cuál es el secreto de Kotadang? Se han aventurado muchas opiniones, pero la explicación que tiene mayores visos de realidad es que Kotadang ha estado siempre gobernada por mujeres. Estas gobernantas han insistido con férrea perseverancia en instruir bien a sus hijos y les han exigido el máximo esfuerzo. Han eliminado las luchas entre tribus y se han dedicado con preferencia al canto, la danza, la filosofía. Y no han tolerado necedades de los hombres. Así lo asegura el genial escritor James Michener (1907-1997)[1], en un artículo publicado hace muchos años en Selecciones del Reader’s Digest (diciembre de 1955), y yo no tengo argumentos para dudar de que lo que dice sea verdad, toda vez que recientes estudios de expertos apoyan esta tesis.

Mujeres son mejores jefas Datos recogidos entre 1,800 altos ejecutivos australianos, tanto hombres como mujeres, confirman que ellas tienen más iniciativa estratégica y habilidad social, corren más riesgos y tienen una mayor capacidad de innovación, e igualan a los hombres en el área de estabilidad emocional. Hay varios sitios que han publicado tales datos, entre ellos

Professionals Consulting VD S.A Database Management Company en Caracas

http://www.voypormas.com/Actualidad/Las-mujeres-son-mejores-jefas.html

La encuesta, dirigida por la consultora de empleo Peter Berry Consultancy para el programa Steps Leadership, reveló que las mujeres tenían más posibilidades de probar suerte con sus ideas y desafiar el status quo.
“Las mujeres son ambiciosas, audaces, traviesas, coloridas e imaginativas. Tienen más confianza, son más competitivas y visionarias, y tienen una presencia más fuerte”, afirmó en un comunicado Gillian O’Mara, directora general del Programa Steps Leadership.

“(Los hombres creen que) los dólares que logran en el balance final son todo lo importante. Sus preferencias y motivaciones claves en la vida parecen girar en torno a ingresos, presupuestos y beneficios. En casa y en el trabajo, se mueven por oportunidades financieras”, indicó O’Mara.

“Los hombres se centran en las tareas y se concentran en terminar el trabajo sin molestarse mucho con las relaciones. Están más cómodos con las jerarquías, los títulos y los procesos”, agregó la especialista.
Y si usted es un misógino a ultranza, le tengo más malas noticias si sigue leyendo.

Las mujeres son mejores jefas, según los chilenos Capacidad de trabajar en equipo y calidez en el trato son las principales razones por las que los chilenos, a diferencia de gran parte de los latinoamericanos, prefieren a las mujeres en las jefaturas de las empresas.

Estudios recientes de la consultora Bumerang.com determinaron que el 53% de los trabajadores chilenos prefiere como jefe a una mujer, ya que según explica la Decana de La Facultad de Sicología de La U. del Desarrollo, Teresita Serrano, las “jefas” no sólo ayudan a que las personas hagan un buen trabajo, sino que además contribuyen a que sus subalternos sigan creciendo dentro de la compañía.

La encuesta se realizó en cincos países con resultados muy diversos. Sólo México arrojó datos similares a Chile con un 52%. Colombia, Argentina y Venezuela se manifestaron a favor de los hombres como jefes.

En Chile, afirman los expertos, los sectores más jóvenes y con mayor educación son más abiertos a los distintos tipos de jefaturas. En cambio los de mayor edad o menor educación tienden a preferir tipos de liderazgo más tradicional, avalados por la antigua figura del hombre proveedor y la mujer protectora de la familia. (http://www.inacap.cl/tportalvp/?t=141&i=2&cc=18484.1279&tm=3)

Donde hay más mujeres, hay más éxito empresarial Mis investigaciones me han llevado hasta The New York Times, donde el columnista Nicholas Kristof escribió lo siguiente:

“A Lehman Brothers, uno de los bancos caídos, quizás le habría ido mejor como Lehman Brothers… and Sisters.”

ExcellentSearch, una compañía consultora en recursos humanos especializada en la búsqueda de directivos que ha creado una División de Mujeres en Consejos de Administración y Alta Dirección, le da la razón a Kristof, cuando asegura:

“La crisis actual, ha puesto de relieve cómo las empresas con mayor número de mujeres en los Consejos de Administración se están enfrentando mejor al futuro”.

“Todos los datos indican que donde hay mujeres hay un mayor éxito empresarial. Las compañías que tienen dos o más consejeras obtienen más beneficios”, asegura Eva Levy, quien ha de saber lo que dice, pues fue presidenta de la Federación Española de Mujeres Empresarias, Directivas y Ejecutivas.

Kalena de Velado, en un artículo publicado en la edición dominical de La Prensa Gráfica (28 de noviembre 2010, página 37), cita a la doctora Patricia Debeljuh, investigadora empresarial, quien asegura lo siguiente:

“Las empresas de Estados Unidos con más de tres mujeres en el consejo directivo, reportan rendimientos 45 % superiores a aquellos que tienen menos de tres.”

Así que si no tiene mujeres en su Junta Directiva, es hora de que cambie esos viejos paradigmas y se ponga a tono con las tendencias ganadoras.

Las mujeres son mejores jefas a partir de los 50 Las mujeres a partir de los 50 años son mejores jefes que los hombres, porque confían más en el empleado y son más flexibles. Ésta es la conclusión de un curioso estudio sobre flexibilidad laboral realizado por British Telecom entre 3.000 profesionales británicos.

Los resultados reflejan que las mujeres son “más agradables” dirigiendo una empresa en la que sus empleados trabajan en horarios flexibles o incluso desde casa. Los llamados teletrabajadores aseguran que las jefas les conceden un 50 por ciento más de confianza que los jefes en relación con el trabajo que se llevan para hacer en casa.

Y es mejor que los empresarios vayan pensando en horarios flexibles pues es la onda del futuro. British Telecom trabaja así desde 1982 y sigue siendo muy competitiva. Y todavía más: estudios internos muestran que ha incrementado su productividad hasta el 25 por ciento. “Ahorramos unos seis millones de euros cada año sólo por la mejora de la productividad”, asegura Caroline Waters, directora de Recursos Humanos de BT.

(http://www.eleconomista.es/gestion-empresarial/noticias/59346/08/06/

Y Usted, ¿Qué opina? Todos los que conocemos lo que ha hecho Irene Rosenfeld en Kraft Foods estamos de acuerdo con lo anterior. Cuando en 2006 llegó a la presidencia, Kraft era una compañía donde reinaba la burocracia y todas las decisiones se tomaban en las oficinas centrales, pero Irene es fiel practicante de la gerencia caminante (Management by walking around); pasó los primeros 100 días de su nuevo puesto viajando por el mundo, visitando las diferentes compañías locales, oyendo a los miembros de las juntas directivas, a los inversionistas y a los proveedores. O sea que hizo lo que no hacen los tercos y obstinados gerentes que se encierran en sus cómodas oficinas, esperando que los problemas lleguen allí. Ella salió a buscarlos, a hablar con la gente que conoce el negocio. Con base en esta información construyó la estrategia. Descentralizó, fortaleció la gerencia y se atrevió a desafiar a las vacas sagradas, los conservadores de siempre, los gerentosaurios.

¿Que logró? La descentralización permitió a las compañías locales tomar sus propias decisiones y hoy todas son rentables. También había que rejuvenecer las categorías. Invirtieron en nuevos productos y en calidad. Se enfocaron, salieron de los negocios en los que no eran número uno, como el de cereales, en el que eran número tres, y se dedicaron a innovar.

Encontraron la forma de aprovechar mejor el espacio en los supermercados, mediante un sistema wall to wall -de pared a pared-, en el cual todos los productos de la compañía están juntos y por tanto pueden aprovechar la compra por impulso. Con esta estrategia, aumentaron los ingresos en 1% en 2008. Este año, la estrategia es high visibility wall to wall, -gran visibilidad de pared a pared- y esperan un incremento de 1% en los ingresos.

Pasaron de simplemente bueno a extremadamente delicioso. Cerraron 35 plantas y despidieron 19.000 trabajadores. Se ahorraron US$1.000 millones y los invirtieron en calidad.

Los resultados muestran los logros. El 80% de los ingresos vienen de productos que son número uno. No en balde Forbes ubica a Rosenfeld en el puesto número 2 entre las 100 mujeres más poderosas del mundo, dejando el número 1 a Michelle Obama.

Pero no sólo Irene Rosenfeld lidera empresas de Fortune 500; allí está también Indra Nooya, la jefa ejecutiva de PepsiCo; Ursula Burns, de Xerox, Ellen Kullman de DuPont y Cynthya Carrol, de Anglo American, solo para mencionar unas cuantas que están entre las primeras 25 de la lista de Forbes. Lea más sobre ellas en: http://shine.yahoo.com/channel/life/the-worlds-most-powerful-women-2397385/
¿Qué le parece?