Tenemos que ser autocríticos si queremos hacer correcciones.

La profesora Jeannette Blanco de Mèndez, quien es profesora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, y es la directora de extensión universitaria de dicha casa de estudios, opina que: “Nosotros como universidad no hemos estado de espalda al país, con ésta normativa la aplicación tenemos que hacerla de una manera diferente nosotros estamos en un proceso de transición de lo que era una gran actividad en materia de servicios comunitarios, pero servicio a las comunidades y una y un gran bagaje de aprendizaje que hemos tenido en las universidades”.

La Docente considera que: “Implementar una ley con estas características se lleva un proceso, ya nosotros empezamos lanzamos nuestro reglamento interno y después cada una de las facultades sus reglamentos y normativas, pero dentro de esas normativas pues estamos en constante revisión, porque nosotros cuando elaboramos un reglamento lo hacemos en lo que pensamos que va a pasar y a medida que van pasando las cosas nos damos cuenta que hay cosas que deben ser corregidas y en ese camino estamos avanzado”.

La profesora Blanco expresó que: “Ahora tenemos que pasar a hacer proyectos en materias de aprendizaje y servicio estamos en esa ruta de desarrollar nuestros proyectos, buscando el objetivo final que es la formación de ciudadanos universitarios de manera integral”.

Al preguntársele sobre el poco sentido de pertenencia que tiene la población para con la Universidad, respondió que: “ha habido un distanciamiento tenemos que ser autocríticos si queremos hacer correcciones, en algunos casos las universidades por el día a día se sienten como conocedoras o como poseedoras del saber y de todas las virtudes, y a veces piensan que se van acercar a la comunidades para llevarle lo que ellos saben y con arrogancia, sin pensar un momento que son las comunidades también las que pueden nutrir los saberes universitarios”.

Continua diciendo que: “La Ley como es una gran fortaleza, a pesar de su obligatoriedad, pero la vemos como una gran baluarte porque permite esa interacción, entre la Universidad y la comunidad y es que desde las comunidades se ven las universidades como el monte del Olimpo algo muy lejano pero cuando empezamos a sincerarnos nosotros formamos una comunidad”.

La Directora dice que: “La Ley pasa a ser un compromiso que implica a la Universidad a través de sus estudiantes y a la comunidad, porque cuando un estudiante se involucra en un proyecto donde el mismo identifica una situación problemática, y además lo descubre con la comunidad, pasando luego buscar darle solución y hacer que tenga menos situaciones problemáticas esa comunidad”.

Al preguntársele sobre lo que creía de la nueva normativa respondió: “No te digo lo que creo yo te digo lo que espero, nosotros tenemos mucha confianza en que esto va cambiar un poco la mentalidad de nuestros egresados, sabemos que nuestros egresados no es que salen desbocados y buscando un empleo, como muchos lo han llamado mercenarios no nuestros egresados no salen de esa manera aunque por supuesto de todo hay en la viña del Señor, nosotros lo que pretendemos es que a través de esta Ley como instrumento de formación, nuestros egresados salgan con un compromiso social mucho mayor para beneficio de ellos mismos y del país, ya que el mensaje es muy alentador después de todo”.

A %d blogueros les gusta esto: