Una dieta hipocalórica podría retrasar el proceso de envejecimiento

La mayoría de las veces al hablar de dietas se piensa en la estética, tomando poco en cuenta la influencia de la alimentación en el estado de salud y aún menos en el proceso de envejecimiento del ser humano, factor que desde hace varios años es investigado por científicos a nivel mundial.
De acuerdo a un artículo publicado por “consumaseguridad.com”, los investigadores piensan que comer menos puede rebajar sensiblemente el riesgo a padecer diabetes o enfermedades cardiovasculares, logrando por esa vía vivir mejor y más años.

El referido artículo cita a la revista “Science”, donde un grupo de investigación coordinado por el bioquímico Brian Kennedy da cuenta de una monitorización genómica en distintas células cultivadas a fin de averiguar qué genes y qué proteínas se ven implicados en la longevidad de un ser vivo. El equipo científico ya ha logrado hallar 10 genes implicados en la longevidad por medio de proteínas como la Tor1 y la Sch9, y su síntesis.

“Para poner a prueba nuestra teoría, introducimos una mutación de los genes reguladores de la síntesis de Tor1 en animales de experimentación sometidos a una ingestión calórica determinada; sin la expresión de esta proteína, el consumo calórico normal daba pie a una supervivencia media normal, pero si Tor1 ejercía un control restrictivo sobre las calorías, la supervivencia media se veía significativamente prolongada”, aseguran los investigadores.

“De la proteína Sch9, los científicos resolvieron que es muy parecida a las proteínas AKT previamente identificadas en humanos y en otros mamíferos. La proteína AKT toma parte en la regulación de la insulina y su papel en la longevidad puede resultar igualmente crucial. La idea principal es que un determinado nivel de ingestión calórica hace que nuestro organismo crezca más y más deprisa, y que si somos capaces de ralentizar la velocidad de este desarrollo podremos envejecer más despacio”.

Una dieta equilibrada podría alargar la vida. El texto publicado por “consumaseguridad.com”, señala que expertos británicos sostienen que mantener una dieta equilibrada, más que reducir el aporte de calorías, es lo que podría alargar la vida.

“Lindsey Partos, de la Universidad de Londres (Reino Unido), pone ciertas pegas a la hipótesis norteamericana. A su modo de ver, no es comer menos lo que alarga la vida, sino comer mejor. Según Partos, la clave estaría en reducir el aporte de hidratos de carbono sin variar las calorías consumidas. Su filosofía va más allá y añade que, no hay alimentos buenos o malos, sino dietas buenas y malas; donde lo importante es diseñar una opción equilibrada”.

El artículo de “consumaseguridad.com”, hace referencia también a un estudio publicado por la revista PLoS Biology, donde Partos relata su experiencia con la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster), demostrando que las moscas que viven más no se distinguen por consumir menos calorías sino por reducir en su dieta la proporción de hidratos de carbono.

Asimismo, comenta que “Stephen Helfand y Blanka Rogina, de la Universidad de Connecticut, sacaron punta a la teoría de Partos e identificaron que la expresión genética de la proteína Sir2 es mayor en las moscas del vinagre con menor aporte calórico en su dieta. Esta proteína, al parecer, desempeña un papel central en el ciclo metabólico celular. Ambos investigadores crearon, a partir de este hallazgo, una mosca mutante con sobreexpresión de la proteína Sir2, capaz de vivir hasta un 60% más que las demás moscas”.

De acuerdo a lo expuesto en “consumaseguridad.com”, un reportaje de la BBC sobre la longevidad identificó a quienes eran, por lo menos hasta el año pasado, las tres personas más longevas del mundo: dos de ellas mujeres, ambas con 117 años. Una declaró ser vegetariana, al tiempo que destacó el hecho de que los centenarios vegetarianos utilizan los recursos sanitarios un 22% menos y fallecen un 20% menos por muerte súbita en comparación con los no vegetarianos. No obstante, la otra mujer aseguró odiar la verdura y basar su dieta en dulces, galletas y chocolate.

Contra el cáncer
Al enumerar otra de las bondades de una dieta hipocalórica “consumaseguridad.com” cita a la revista Gut, la cual publicó un artículo que al parecer, sorprendió a oncólogos y gastroenterólogos, al concluir que una dieta rica en calorías aumenta la probabilidad de sobrevivir a un cáncer de intestino, uno de los más frecuentes en la órbita del mundo industrializado, y que se ha vinculado tradicionalmente al consumo de carnes rojas, grasas animales y azúcares refinados, contando con una tasa de supervivencia generalmente escasa.

Fuente:
consumaseguridad.com
web de CONSUMER.es EROSKI

A %d blogueros les gusta esto: