Universidades, empresas y la LOCTI en Venezuela

“Nosotros estamos convencidos y el país mucho más, que sin investigación científica y tecnológica, no puede garantizarse la soberanía e independencia del país”.
Luís Marcano

CONSIDERACIONES, ALCANCE, REPERCUSIONES

Hemos insistido siempre, tanto en escritos que hemos publicados en revistas, diarios, así como en seminarios, conferencias, congresos que hemos participado, la poca importancia que las autoridades universitarias le da a la optimización del talento humano, de tal manera que garantice academicismo, desarrollo de la ciencias y tecnologías que favorezcan al país.

En la medida que las aperturas económicas se han tornado dinámicas, en donde la competitividad es más agresiva generando amenazas, pero también oportunidades, los países aún en desarrollo como nuestro caso, necesitan las universidades no sólo identificarse con el alcance, repercusiones que genera el desarrollo tecnológico y el de la ciencia, sino saber aprovechar su talento humano y hacerlo participar en la solución de problemas, como el caso de las empresas nacionales que afrontan muchos y de gran incidencia en la economía del país.

Las universidades, el Estado y desde luego, las empresas no pueden ignorar las características de los actuales escenarios, en donde cada vez más se requiere de desarrollo tecnológico, utilización adecuada de los conocimientos de la ciencia que deben estar debidamente reflejados en líneas de investigación que aporten soluciones a los problemas que se presentan, además de darle paso a las propuestas, modelos que favorezcan a los sectores involucrados en pro de una Venezuela que cada vez más requiere de integración de equipos, cohesionados e integrados a los programas económicos que el Estado establece.

El actual gobierno nacional, bajo la presidencia de Hugo Chávez, se ha dado cuenta lo que ello representa y promulgó la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología e Innovación, (LOCTI). Ley con la que se propone rescatar, reactivar la participación vinculante, eficaz, productiva del Estado, universidades, empresas (nuestro interés de estudio), de tal forma que favorezca a todos, especialmente, al país que por décadas se ha mantenido estancado en estos tópicos.

Cabe señalar, que la LOCTI tiene su fundamento legal en el Artículo 110 de la Constitución, que aparte de establecer el interés nacional y público de la ciencia, tecnología e innovación, establece también ese principio de corresponsabilidad para el desarrollo de las actividades científicas, tecnológicas e innovación, que necesariamente debe existir entre el sector privado y el sector público.

El viceministro de Planificación del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología, Luís Marcano González ha expresado al respecto, que se busca la apropiación social de conocimiento para propiciar la inclusión social y limitar esa brecha que existe en la sociedad venezolana, a fin de buscar la independencia científica y tecnológica, para contribuir con la seguridad y soberanía de la nación.

Comenta: “Nosotros estamos convencidos y el país mucho más, que sin investigación científica y tecnológica, no puede garantizarse la soberanía e independencia del país”.

Resalta además. Luís Marcano en un foro sobre este tópico, organizado en la Universidad de Carabobo, que se trabajará proactivamente por el desarrollo de la tecnología y de la ciencia y que su proactividad estará generada por criterios estratégicos avalados con tres lineamientos, que son el conocimiento para el desarrollo endógeno local; es decir, estamos trabajando para que el conocimiento no sea un asunto exclusivamente de los centros de acumulación del conocimiento, sino que sea un asunto de toda la sociedad. En otras palabras, que las políticas del Ministerio, no sean única y exclusivamente para un público determinado, en este caso investigadores, profesores de las universidades, o quienes se dediquen a las actividades científicas y tecnológicas, sino que sean de toda la población”.

Los otros criterios, son el conocimiento fundamental para garantizar la vida y la paz, es enunciado también de carácter ético y el fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Marcano recuerda que existen cinco equilibrios del Plan Nacional del Desarrollo Económico y Social, aprobado en su segunda parte en este nuevo período constitucional, siendo estos el equilibrio económico, el equilibrio social, el político, el territorial y el internacional.

Esperamos que esta iniciativa del Gobierno Nacional, de apoyar el desarrollo tecnológico y las ciencias, sea un hecho cierto, más en un escenario como el presente, en donde las características de las universidades específicamente, muestran grandes debilidades, que pueden reducirse en:

.- Poca participación de las universidades en el la solución de problemas nacionales, especialmente en el apoyo al sector productivo, aportándoles profesionales cónsonos a las necesidades que se presentan.
.- Ausencia de cuadros de investigación, docentes, investigadores identificados con los problemas nacionales.
.- Ausencia integrativa vinculante de las universidades nacionales a través de líneas investigación que ayuden a dar respuestas a los principales problemas económicos, tecnológicos que se afrontan.
.-Ausencia de vinculación y participación de las universidades con los programas económicos del Estado.
.- Ausencia de participación de las empresas con las universidades que requiere más integración, a fin de aportarles éstas, colaboración en la formación, capacitación de técnicos, profesionales capaces de interpretar las necesidades del entorno y optimizar mejor la gestión de sus recursos económicos.

Dirección-E: www.camova.com.

*Ingeniero-Administrador
Prof. titular jubilado (Exatec)

A %d blogueros les gusta esto: