La economía informal: Cómo afecta al mercadeo formal

“Yo me quejaba porque no podía comprarme zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies”.
Proverbio árabe

CONSIDERACIONMES, ALCANCE, AFECCIONES

Día a día se manifiestan protestas de parte de los comerciantes que ejercen el comercio de acuerdo a las normativas legales, por los efectos negativos que les origina el ejercicio libre de la economía informal, considerando que la competitividad no es justa, atentando contra las utilidades, supervivencia de sus negocios y más, cuando el Estado no interviene enérgicamente, a fin de contrarrestar cada vez más el incremento de dicha economía en las distintas regiones del estado nacional.

Esta realidad conlleva a que todo estudioso de mercadotecnia, considere el efecto, los alcances, repercusiones que genera la economía informal en pro de una comercialización justa y que, además, proteja a los consumidores con las garantías a que tienen derecho.

Al respecto de lo significativo del tema, Isabel Fontt, participante del Programa de Gerencia de la Calidad y Productividad comenta, que es fácil entender cómo afecta la informalidad al mercadeo formal de las empresas del país, y de los comerciantes. Productores, fabricantes y mayoristas formales tienen entre su distinguida clientela, comerciantes que adquieren cantidades millonarias de productos para ser vendidos en las calles, sin factura, sin contabilidad, sin registros ni permisos de ningún tipo, y por supuesto, sin pagar impuestos.

Mientras tanto, los comerciantes formales deben acudir a la práctica de no emitir factura para defenderse de esta competencia desleal e, incluso, montan su propio tarantín, compitiendo de manera anecdótica, contra ellos mismos.

Para muchos, el sector informal representa una opción más rentable y eficiente que la formal. Por decir, como un ejemplo de caso, el comercio establecido tiene una estrategia de distribución que es significativamente más onerosa que la de un ambulante. Mientras el establecido comercio formal gasta en renta del local, sueldos de empleados, seguro social y otras prestaciones, gastos de administración, paga impuestos, por citar los gastos más relevantes y comunes, el comercio ambulante informal no incurre en ellos, por lo que sus precios son significativamente más bajos y competitivos que los que presenta el comercio establecido. En pocas palabras, es más eficiente. A su vez, el comercio ambulante es más prominente porque se accede de forma más fácil a él, por la movilidad que presenta, aparte de tender a ser itinerante a través de tianguis y otras plazas. La mayoría de actividades de la economía subterránea, por ser ilegales y por tener una carga punitiva, se vuelven más rentables; digamos como ejemplo: el narcotráfico.

Para los comerciantes, la economía informal trae consecuencias nefastas, en el centro de las ciudades de Venezuela, se ve como tristemente los buhoneros venden sus mercancías ilegales ocasionando caos, inseguridad, suciedad y causándoles pérdidas económicas a los comerciantes que no pueden competir con los precios de estos ilegales.

Para Mónica Figueredo, las Pymes se ven seriamente afectadas, sobretodo, aquellas que ofrecen productos similares a los que la economía informal dispone. Esto es una competencia sumamente desleal, difícil de competir y contrarrestar, y es donde entra en juego la calidad de servicio para lograr la diferencia.

Dayana Decan comenta al respecto, que para gran parte de los trabajadores del sector formal de la economía, el mercado informal representa una amenaza para sus negocios, en vista que los vendedores ambulantes pueden ofrecer la mercancía a 20, 30 y hasta un 50 por ciento menos del valor original, puesto que no pagan alquiler, ni electricidad, ni impuesto al valor agregado, entre otros.

Sin embargo, los trabajadores informales representan una desventaja competitiva, en cuanto a condiciones de los factores de producción, como mano de obra capacitada, infraestructura y capital. Asimismo, la fuerza de trabajo del sector informal resulta inútil dentro de la economía formal, debido a la baja escolaridad y la escasez del capital fijo.

No obstante, la rivalidad afecta a las empresas del sector informal de dos formas: algunas microempresas enfrentan una intensa competencia dentro y fuera del sector (principalmente el comercio al detal), mientras que otras son menos susceptibles a las presiones de la competencia.

Este tipo de economía ofrece actualmente una actividad comercial alternativa, con una estructura de precios que favorecen preferentemente a las clases de menores recursos económicos; aunque la clase media fuertemente afectada por el fenómeno inflacionario, se ve beneficiada por esta actividad.
Por otro lado, las microempresas del sector informal, aún cuando pudieran gozar de dueños con ciertas destrezas gerenciales y laborales, carecen del capital físico suficiente para incrementar su productividad.

Dirección-E: [email protected]
 [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: