Vicente Lozano: “La Banca es una herramienta de desarrollo del país”

El Dr. Lozano explica, cual es la situación de la Banca Privada Nacional, y plantea que: “Nosotros somos una herramienta de desarrollo del país y, en consecuencia, tenemos que adaptarnos a las condiciones financieras que las autoridades establezcan; por supuesto, que trabajamos con el propósito de resolverle problemas a la comunidad; pero, también, para que los accionistas obtengan una rentabilidad adecuada a un negocio que implica altas inversiones y altos riesgos”.

En cuanto a las pretensiones de la Banca, nuestro entrevistado plantea que: “ésta no pretende ninguna ayuda, salvo aquella que, permita desarrollar una tarea eficiente y segura, con altas posibilidades de continuidad. La Banca trabaja a largo plazo y, en ese sentido, lo que queremos es estabilidad económica, cifras seguras, una supervisión transparente, de manera que podamos ejercer nuestras funciones en el marco de una estabilidad financiera nacional”.

El Sistema Financiero Nacional, desde hace algún tiempo, cumple con normas que impone el Estado
venezolano, en cuanto a la distribución del total del dinero captado de los ahorristas. Y en relación a eso, el banquero expresa: “el gobierno ha fijado unas tasas para distintos sectores, sector agrícola, turismo, vivienda y microempresarios, todas estas tasas son reguladas y están controladas por el Estado, y eso -por supuesto- obliga a la Banca actuar en otros sectores donde no hay regulaciones como en el comercio, financiamiento de vehículos entre otros, ya que son actividades que no están en el sector industrial, y que no están reguladas por el Estado. Eso, en una economía sana, estable, de baja inflación, no es lógico; sólo se produce cuando el Gobierno o el Estado quiere dirigir los recursos de los ahorristas, a sectores que les interesa desarrollar por sus razones de filosofía política”.

Los niveles de inflación están atacando duramente el bolsillo del venezolano y nuestro entrevistado considera que estos niveles inflacionarios vienen dados porque: “no hay producción suficiente de los bienes e insumos que debe producir el país, no se están produciendo a los niveles adecuados para que la oferta pueda complacer la demanda y los precios se estabilicen; porque una vez que hay fallas en la producción, los productos tienden a encarecerse, debido a que hay una alta presión de mercado, y sobre todo en el caso venezolano, donde hay mucho dinero que llega a las familias por vía de las misiones, o por vía de sus trabajos, lo que ha hecho que su capacidad de consumo haya aumentado y eso crea presión sobre la disponibilidad de productos.

Agrega Lozano lo siguiente: “La inflación es uno de los factores por los cuales el gobierno debería trabajar con mayor eficiencia, para que se estabilice la economía del país. Esos índices de la inflación venezolana no están acordes a lo que pasa en América Latina y, sólo mantenemos esta inflación por los altos precios del petróleo. Si estos descendieran, tendríamos grandes problemas porque el gasto público no se podría sostener”.

Para nuestro entrevistado, es difícil creer la situación que atraviesa la nación, y considera que: “estamos en un cuadro insólito, porque con ingresos tan altos que tiene el país, con un parque industrial bien establecido, con una red de distribución de insumos en toda la nación y con un petróleo en el mercado internacional por encima de los 65 dólares, pereciera que existe algún punto que distorsiona a la realidad”.

Si bien es cierto, que cada nación autónoma tiene que crear planes de control de inflación, en Venezuela la efectividad de estos no es muy buena y se observa con los niveles de inflación acumulada que el país trae, indicador que contrasta con realidades como el crecimiento del PIB, pero que de alguna manera se ve reflejado, cuando se observan cuáles son los sectores de mayor crecimiento y, por supuesto, los niveles de importaciones, que superan de manera notoria el nivel de exportaciones.

Dirección-E: [email protected]