Inocencio Sánchez: “La Banca Nacional debe ser más creativa”

El Doctor Sánchez manifiesta que: “quien hable de regulaciones o expropiaciones, no conoce lo que es el sistema bancario, porque éste trabaja con el aporte de los ahorristas y, por supuesto, que cualquier tipo de confiscación, cualquier tipo de expropiación no lo estaría haciendo a un empresario directamente. En cierto modo se le hace, pero a quien se está expropiando es al ahorrista normal, que somos todos los venezolanos”.

Para nuestro entrevistado: “La banca nacional, en cierto modo, si ofrece servicios que permiten el desarrollo de sus clientes, pero falta mucho por hacer. El Sistema Financiero Venezolano requiere muchos cambios, en el sentido de que hay muchas cosas que se vienen haciendo por uso y costumbre, más no ha habido una forma creativa de diseñar nuevos productos y nuevos modelos de financiamiento”.

Para el académico, el sector bancario es uno de los de mayor crecimiento del país, aunque no contribuye ese crecimiento con el indicador inflacionario, ya que desde su perspectiva, “La inflación venezolana es la más alta del continente y una de las más altas del mundo; sin lugar a dudas en América el más cercano tiene la mitad de lo que tiene Venezuela”.

“En este momento, tenemos una inflación acumulada de 19,4%, cuando el más cercano está alrededor de 9%, que es Nicaragua, y esto se debe a que hay una gran cantidad de dinero que está entrando al Sistema Financiero”.

El catedrático afirma que: “el sector productivo no está generando el suficiente producto para absorber el dinero circulante, y ¿qué sucede con eso?, que al haber más dinero y menos productos, los precios crecen; ese es un efecto natural en la economía que siempre va a existir y por muchos controles que se impongan, la única manera de contrarrestarlo, es simplemente incentivando, generando confianza al sector productivo, para que aumente el volumen de producción y ese producto absorba el exceso de liquidez. Y a partir de allí, se generará un proceso de competencia, que hace bajar los precios. Mientras que aquí se hace todo lo contrario, porque se incentivan las importaciones y ese es el enemigo número uno”.

“Que se importen los productos significa que estamos dejando de producirlos, y al dejar de hacerlo, estamos eliminando mano de obra que podrías utilizar, estamos eliminando buena capacidad de oferta de productos y una actividad importante y, si no se generan productos, el País va mal encaminado”.

Sánchez explica: “Que el crecimiento del PIB no es lo que parece y manifiesta que: “aquí nos vanagloriamos de que hemos tenido un Producto Interno Bruto que tiene un crecimiento constante por 14 trimestres consecutivos, lo cual es cierto; pero el ejemplo que yo doy es, cuando pintas muy bonita por fuera tu casa, pero por dentro se te está cayendo, eso es lo que esta pasando. El crecimiento es del sector financiero, porque ha tenido que ofrecer más servicios debido al incremento de la cartera de clientes; crece el sector comercio porque hay productos importados y se pueden vender, prueba de ello es el sector automotor, se están vendiendo más automóviles que nunca, pero cuando analizas qué es lo que se vende, te encuentras con que el 60% son vehículos importados, y sólo un 40% son vehículos nacionales, y eso no le interesa a ningún país, porque a la nación lo que le interesa es, producir localmente para generar mano de obra y poder obtener más riqueza; y nosotros no estamos construyendo riqueza, la cual se genera de acuerdo al crecimiento del sector industrial, de un sector comercio bien estructurado y un sector bancario bien fortalecido, dándole préstamos al empresario que los necesita”.

El profesor Sánchez opina también, en lo relacionado al proceso de Reconversión Monetaria que se avecina, y al preguntársele sobre si favorece al Estado venezolano, expresó que: “En lo absoluto, yo lamentablemente soy un convencido de que esto es simplemente maquillaje, un efecto psicológico, no afecta la inflación, no mejora el poder adquisitivo; es más, el poder adquisitivo se deteriora, porque si es cierto que los precios bajan, también las remuneraciones, nos está costando muchísimo dinero como país, porque ahora tenemos que imprimir todos los nuevos billetes, acuñar todas las monedas que existen, hacer todo un proceso de publicidad que lo esta haciendo el BCV”.

“Además, al empresario le genera un costo importantísimo, porque a partir del primero de octubre, va a tener que colocar sus precios por partida doble, lo va tener que poner en bolívares actuales y en bolívares fuertes, todos esos son costos, aunado a las publicidades que haga y, adicionalmente, va a tener que ajustar sus programas de computación, que estaban hechos a la medida de la actividad que tenían, y ahora van a tener que hacer procesos de ajustes, para que eso pueda producir la información que se requiere. Afortunadamente, eliminaron algo que habían puesto, primeramente, relacionado a que en las facturas tenían que tener impreso el precio en bolívar actual y en bolívar fuerte, porque no hay forma de hacerlo. Las empresas que facturan pueden llevarlo a cabo, pero las que trabajan con caja registradora, no pueden”.

Según el especialista, “El Gobierno Nacional ha planteado el proceso de Reconversión Monetaria como un proceso de fortalecimiento de la moneda, como un ajuste al proceso inflacionario, pero ninguna de las dos cosas va a funcionar. Para que realmente ocurra esto, la Reconversión tiene que venir acompañada de otras medidas, como lo son el proceso de confianza, una política que favorezca el aparato productivo, y ninguna de esas cosas han sido, ni siquiera, señaladas; lo único que entrará en vigencia es, que se le quitarán tres ceros al bolívar actual y eso no va ayudar a la economía del país”.

El Doctor Sánchez concluye que: ”cuando la gente caiga en cuenta de que lo que va a ocurrir es, que su dinero se le va a encoger, va a darse una molestia generalizada, y lo que puede propiciarse es un proceso de inflación, porque el ajuste o redondeo está bien concebido de acuerdo a como lo hace el Banco Central de Venezuela. Pero nosotros nos desacostumbramos a usar céntimos y entonces volver a usarlos, va a costar mucho, debido a que la población va querer redondear hacia el bolívar fuerte más cercano, aunque el gobierno diga que no ocurrirá”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: