Un Estado restrictivo obliga a la sobrevivencia y el más débil es el desfavorecido

El Sistema Bancario Nacional está conformado por: 22 bancos universales, 20 bancos comerciales, 4 bancos de inversión, 2 entidades de ahorro y préstamo, un banco hipotecario, 2 fondos de activos líquidos y una arrendadora financiera.

Cada uno de ellos con estrategias y acciones particulares para desarrollarse, pero lo que no cambia es, que las instituciones financieras se establecen a partir del dinero que puedan captar, bien sea de los ahorristas o de los accionistas y de cómo puedan colocarlos para generar dividendos, para ambos participantes, que confían en las organizaciones financieras.

Por su parte, el Estado venezolano ha organizado la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras, (SUDEBAN), de manera formal y seria para fiscalizar y hacer cumplir las normativas vigentes aplicables al sistema bancario.

El Estado tiene que trabajar en conjunto con el empresariado, pero como un ente fiscalizador y guardián, asegurándose que se impulse de forma constante y segura al sector productivo y no como actor principal o impositor.

En definitiva, lo que hace falta es dejar claro que todos debemos trabajar en pro de fortalecer la economía del país, pero de manera transparente, sostenible y con un camino claro, dejando de lado los desmedidos beneficios personales y buscando favorecer a la mayoría.

El empresariado dispuesto a colaborar

Con una larga trayectoria dentro de la banca privada nacional, Vicente Lozano Rivas opina al respecto del tema y, cabe recalcar, que nuestro entrevistado es graduado en la Universidad Central de Venezuela, casa de estudios donde desarrolló actividades como docente y de la cual es jubilado.

Para Lozano, “El Sistema Financiero actualmente está ofreciendo todo un abanico de productos que, de una u otra manera, satisfacen los requerimientos de todo el aparato productivo e, inclusive, de consumidores; ahora, eso no depende sólo del producto que se ofrezca, sino de las condiciones en las cuales se realicen, y estas condiciones vienen dadas por las condiciones económicas financieras que atraviesa el país”.

Al preguntársele, respecto a las tasas de interés que los bancos cobran a sus clientes, expresó que: “Las tasas de interés vienen dadas fundamentalmente por la estrategia de crecimiento que tenga el banco y el riesgo que cada uno quiera correr. Se puede correr más riesgos si se tienen tasas más bajas; también pueden ponerse tasas altas, pero se corre el riesgo de una morosidad o incobrabilidad de los préstamos. Todo eso depende de la seguridad que cada banco tenga dentro de su sistema de evaluación de riesgos”.

El Profesor Lozano nos comenta que: “Algunos bancos no atienden toda la gama de sectores o de las solicitudes de crédito, porque no están preparados para ello, o bien, no les interesa y no es el caso de los bancos universales que estamos atendiendo todos los sectores. El negocio de la banca es prestar dinero. Esa es su actividad: la intermediación, recibir el dinero de los ahorristas y colocarlo en las personas que necesitan apoyo financiero”.

El banquero explica, que ellos desde las instituciones financieras, tienen que: “proteger el dinero de nuestros ahorristas y ese dinero lo protegemos en el sentido de colocarlo efectivamente, para poder otorgarle un rendimiento acorde con la situación económica.

Los bancos venezolanos reciben constantes quejas, por el tipo de servicio que ofrecen y el tiempo que pierde cada cliente en las oficinas bancarias, llegándose a decir que son ineficientes. Lozano contesta expresando que: “Yo no creo que nosotros seamos peores que algunos países, quizá haya tecnología de punta en algunos países europeos o EE.UU., que poseen y que nosotros no manejamos; pero tenemos un desarrollo tecnológico en nuestro sistema, que es compatible con cualquiera de los servicios mundiales, lo que sucede es que los bancos, de un tiempo para acá, han tenido que bajar el índice de intermediación, que es la diferencia entre las captaciones y las colocaciones, para cubrir nuestros costos y permitir que haya un resultado favorable para el banco. Pero ¿qué pasa, cuando nos suben las tasas y nos eliminan las comisiones? Tenemos que encarecer el crédito porque esa es la única manera de ingresar recursos, para pagarle a los ahorristas los intereses, porque existen factores que nos afectan a todos”.

Aunado a esto, el empresario agrega que: “Nosotros tenemos un problema y es que al venezolano le gusta ir a la taquilla y al banco. Ahora, también es la red de agencias de cada institución que muchas veces no está bien distribuida geográficamente, problema que se está resolviendo instalando agencias y cajeros en los centros comerciales más estratégicos y en horarios extendidos para hacer que los clientes se sientan más cómodos”.

A la pregunta sobre la eficiencia del manejo de los recursos económicos provenientes del petróleo y la recaudación fiscal por parte del Estado, nuestro entrevistado responde: “La recaudación fiscal ha sido uno de los puntos más eficientes de este gobierno ya que ahora se tiene que pagar impuestos, cosa que años atrás no se hacía y, el dinero sí llega al pueblo pero por una vía que es la menos productiva, por la vía de la dádiva, del regalo y no a través de bienes y servicios que necesitan para vivir mejor y para que las familias tengan estabilidad digna, es insólito que con todos esos recursos nosotros no pasemos de entregar 80.000 viviendas al año cuando en gobiernos pasados se entregaron 100 mil y en algún momento hasta 120 mil viviendas, pareciera una ineficiencia en el manejo de los recursos, pareciera que existen muchos destinos de fines políticos y el componente de la corrupción que está presente”.

El próximo 1ero de enero, entra en vigencia la reconversión monetaria para lo cual el Estado requiere el concurso y total apoyo del Sistema Bancario Nacional. De acuerdo a nuestro entrevistado, “La reconversión es un gasto innecesario porque todos vamos a tener que invertir en eso, los bancos tienen que adecuarse a ese sistema numérico cambiario o de equivalencia que necesita una cantidad de sistemas o programas, cambiar equipos, el soporte de papelería y, esos son gastos sumamente altos, por otra parte es una técnica que en otros lugares del mundo lo que ha hecho es incrementar la inflación, la gente siente que tiene mayor capacidad de compra y aumenta su consumo, es hasta un efecto psicológico y hasta una mentira que el bolívar va a ser más fuerte porque seguirá valiendo lo mismo, la sorpresa será general cuando nos quiten el monto de nuestros ingresos, cuando nos quiten 3 ceros”.

Lozano igualmente añade que: “La banca se adecuará al proceso, implicando esto hacer grandes inversiones, seguir adecuando nuestras estructuras y sistemas a las condiciones que establezca el país. Lo que se quiere es que el público nos identifique como colaboradores e instrumento para el desarrollo de la nación y satisfacer las necesidades que tenga la clientela, la banca no actúa sino a través de un proceso muy simple que está altamente supervisado, aunado a que está obligada a capitalizar anualmente por los resultados que se obtengan, lo que refleja que la solidez y su solvencia está demostrada y muy bien supervisada por la Superintendencia, lo que hacemos nosotros es contribuir con el progreso de la patria”.

Al referirnos a la situación actual del Sistema Financiero Nacional, el empresario hizo la siguiente ratificación “El sistema es estable y sólido, no creo que pueda llegarse a la situación de una nacionalización ni estatización. Hoy existe una verdadera supervisión, hay un control de la banca muy detallado, la banca publica sus balances, eso está debidamente auditado y debidamente aceptado por la Superintendencia, de manera que no hay dudas que lo que se está diciendo es la verdad y toda esa serie de irregularidades que se cometieron quedaron en el pasado”.

Finalmente recomienda al Gobierna Nacional que: “lo que tiene que ser es facilitador para que todos los recursos nacionales se unan para que exista un verdadero desarrollo y avance, el Gobierno no puede ser el primer obstaculizador y debe entender que la industria privada y el empresario privado son necesarios. Aquí hace falta que se establezca una sana estabilidad laboral, que las condiciones del trabajador mejoren, que los ingresos sean suficientes para vivir una vida digna, que todos los ciudadanos puedan contar con los servicios públicos. Dejémonos de tanto populismo y avancemos en este marco que el país nos lo está pidiendo”.

Quien sabe, opina
Inocencio Sánchez, quien tiene una Maestría en Gerencia Bancaria y Financiera, además de contar con un Doctorado en Filosofía y ser profesor del área de Postgrado de la Universidad de Carabobo, aunado a que es miembro del Grupo Virtual de Discusión de Trabajos Especiales de la Universidad de Harvard, opina en lo relacionado a Sistema Bancario Nacional.

El Doctor Sánchez comenta, en lo referente a los rumores de regulación o estatización de la banca nacional, que “Los controles que se establezcan sobre cualquier tipo de negocios, tienen que ser de carácter temporal para resolver una situación muy puntual. Cuando los controles se establecen ya de forma continua lo que hacen es dañar, y el Sistema Financiero venezolano está sumamente afectado por todas las gavetas crediticias, los créditos de obligatorio cumplimiento y si se les imponen más regulaciones, obviamente van a tener más problemas, manejando la altísima liquidez que hay en este momento en el sistema financiero, ya que me parece que no es adecuada una situación de control”.

Hace pocos días el TSJ decidió unas medidas que apoyaban a los consumidores y clientes de los bancos, pero que afecta a la banca directamente. Nuestro entrevistado manifiesta que: “El Sistema Financiero nacional fue excesivamente usurero, en el sentido de cobrar intereses sobre intereses y, la medida tomada por el TSJ me parece adecuada, los bancos cobraban a los poseedores de tarjetas de crédito intereses sobre intereses y, además, intereses sobre montos no vencidos. Yo considero que está bien, pero no estoy muy de acuerdo con lo referente a las comisiones, donde también falló el TSJ y dijo que no se va a cobrar por la emisión del plástico ni por su renovación. Yo creo que ese es un servicio que nos ofrece el banco y que nosotros debemos pagar como usuarios. Considero que allí sí hubo un exceso y aquí se le quita un campo de negocio a la banca”.

El tema de las regulaciones a pocos le parece conveniente. Para el profesor Sánchez, “el sistema financiero actual tiene una cartera obligatoria de 32%, hasta ahora, que son préstamos al sector agropecuario 16%; 10% al sector construcción; 3% al microempresario y 3% sector turismo, dando eso 32%, y a partir de diciembre el sector agropecuario pasa al 21% y están analizando al sector construcción, porque les parece que el 10% es muy poco y lo van a subir. Entonces, esto lo que hace es reducir la capacidad de préstamo, adicionalmente en unas de las últimas decisiones tomadas, ajustaron el encaje legal que estaba en 15% y pasa en una primera fase a 16% y luego en el mes de octubre a 17%; con estas medidas le estás limitando a la banca, por un lado 32% más 17%, lo que da un 49%; le estás localizando casi la mitad del dinero que tendría para hacer préstamos, y entonces ¿qué va a pasar?, que con ese 50% que les queda para prestar, van a intentar cobrar a los que entran bajo ese esquema el máximo interés posible y eso lo que está perjudicando directamente es al consumidor. Todas estas medidas van a lograr un efecto contrario al que buscan”.

Los ahorristas son los principales afectados por todas estas medidas y, el analista así lo aprecia: “La regulación de las tasas de interés, por parte del Estado, no favorece a los clientes, porque el sistema financiero ha crecido por su nivel de intermediación; está casi en 60%, lo que significa que de cada 100Bs. que reciben, están prestando 60, está más o menos bien; pero la idea es que llegue a los niveles de los años 70, que estábamos alrededor de 90 ò 95% de nivel de intermediación. Pero en este nivel de intermediación, está lo que el Gobierno, por ley, obliga a destinar a ciertos sectores, y lo que queda, se destina a créditos libres y al haber regulaciones, obviamente donde se van a afincar es, precisamente allí”.

El especialista nos aclara cuál es el objetivo de la banca y nos asevera que: ”El trabajo de la banca es servir de intermediario, recibir dinero de quien tiene excedente de alguna forma o capacidad de ahorro, para llevar ese dinero hacia los sectores productivos que lo necesitan; la realidad es que gran parte del dinero, ese 60%, está yendo al sector productivo; pero gran parte, está destinándose a financiar consumos, entiéndase tarjetas de crédito, compras de vehículos, compras de artefactos. Pero lo que realmente produce dinero, que es el financiamiento de la gran empresa, no está llevándose a cabo”.

El crecimiento actual es sólo por el dinero que existe; si ese dinero llegase a faltar, en ese momento el sistema se iría a pique.

“El Sistema Económico venezolano se mantiene, exclusivamente, por el ingreso petrolero y la recaudación fiscal. Lamentablemente, yo no estoy de acuerdo con la forma de recaudación, pero ha sido efectiva y es que no han fomentado la creación de una cultura tributaria como tal, que debería ser lo ideal, pero lo que a ellos les importa es, lograr los objetivos y definitivamente lo han conseguido”.

Lo que pasará con la Banca es incierto, pero de seguro va a seguir existiendo y trabajando en la Nación. Nuestro entrevistado lo percibe de la siguiente manera “El futuro de la Banca nacional puede mejorar mucho. Yo se que hay una disposición de los 5 grandes grupos existentes, que tratan de participar de una forma más activa en los negocios bancarios, pero necesitan y quieren que se les de cierto grado de confianza, y si eso se hace, yo estoy seguro que la Banca va a lograr sus objetivos; ahora, si siguen las amenazas como han existido hasta el presente, se van a olvidar de ese problema y van a entregar los bancos”.

Para concluir, nuestro consultado recomienda: ”Al Estado, que simplemente tiene que abrirse más al diálogo y menos a la pelea o la discusión, conversar con los medios productivos, conversar con la Banca, tratar de crear en función de esas conversaciones, un mecanismo de apoyo y, mientras eso no ocurra, vamos a tener los mismos problemas, un problema de amenaza”.

“A la Banca yo le recomendaría ser un poquito más creativa, diseñar programas a la medida y olvidarse del programa fundamental; debe haber algún sistema que beneficie, como los fondos de garantías reciprocas, que ya funcionan en los diferentes estados del País, para lograr penetrar al segmento empresarial, a los medianos y pequeños empresarios y es que, hacia ellos, debe dirigirse la Banca, generándoles productos que hagan mucho más accesibles la forma de crédito”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: