Visualización Consciente

La visualización consiste en ver imágenes mentalmente. La ciencia nos ha dicho que la manera que tenemos de comunicarnos, de aprender y procesar información se realiza a partir de imágenes. Nuestra mente funciona en base a imágenes, la expresión verbal es solo una expresión de las imágenes mentales. Nuestro conocimiento es guardado en forma de imágenes. Visualizar significa ver o prestar atención a esas imágenes y la visualización consciente significa tomar conciencia de ellas.

Al visualizar nuestras imágenes en forma consciente podemos cambiarlas a nuestro gusto, eligiendo las que nos parecen más adecuadas. Con la práctica resulta cada vez más sencillo hacer esto, pero al comienzo parece ser una lucha emprendida contra nosotros mismos. Muchas veces nos damos por vencidos y nos rendimos frente a esas imágenes que afloran sin control y que a veces parecen mirarnos y decirnos que ellas llevan el control y que no podemos hacer mucho por cambiar esta condición.

Estamos en tiempos de evolución tan hermosos, ahora sabemos que nuestras imágenes están a nuestras órdenes y que ellas pueden ir y venir de acuerdo a lo que elegimos libremente. Esto es casi como un sueño, somos libres de instalar en nuestra mente todas las imágenes que queramos.

Cuando nuestra mente presta colaboración a nuestro espíritu, cuando la mente se comporta obedeciendo nuestros objetivos, las cosas mejoran sustancialmente. Toda nuestra vida se ve felizmente modificada, aliviada y fluye fácilmente. La mente tiene grandes cualidades, pero si no está coordinada y bajo el mando del espíritu, que dirige los pasos que damos, ella puede funcionar como un empleado que no sabe de sus obligaciones ni deberes. No se trata de obligar a la mente a hacer tal o cual cosa, se trata de que ella realice las tareas para las que fue creada y con eso ella y el espíritu se llenaran de dicha. Cualquiera que encuentra su propia función, florece.

Recuerdo unos tiempos pasados en que dejaba a mi mente a cargo de las finanzas del hogar. Le encargaba a mi mente que se las arreglara con una cierta cantidad fija en dinero y le entregaba la lista de cosas que debía ser capas de cubrir con esa cantidad. Recuerdo que cuando el dinero no era suficiente para hacer cuadrar las cosas, mi mente se entretenía día y noche haciendo cálculos y se quedaba pegada sin poder resolver la situación, tal cual le sucede a un computador cuando le pedimos más funciones de las que puede dar. Tuvieron que pasar algunos años para darme cuenta de que la función de mi mente era hacer los cálculos, pero que mi espíritu era quien tenía que resolver como crear lo suficiente para que los dineros alcanzaran para cubrir toda la lista y entonces todo cambió. Me dije a mi misma que con un aumento de entradas las cosas serían más fáciles para mi mente y me abrí en totalidad a la posibilidad de que así sucediera. A los pocos días, estando en una tienda, vi un bolso que me trajo una imagen muy especial, me vi como asesora en asuntos de química (mis estudios formales) y me encantó la idea y sin dudarlo lo compré. A los pocos días me llamaron de un anterior trabajo para solicitarme una asesoría y así nació una nueva área de mi vida que me agradó mucho, que aportó más dinero al hogar y que liberó a mi mente del círculo vicioso de sacar cuentas que no cuadraban. Ya llevo 5 años con esa actividad y me ha generado entradas muy significativas y gratificantes.

La visualización consciente se puede utilizar fácil y libremente después de saber que somos los dueños de nuestra mente y después de reconocer con certeza que somos libres para elegir todas las imágenes que deseemos.

Después de aceptar esto a cabalidad, a veces el mayor problema consiste en no poder aclarar exactamente lo que queremos. Sin embargo, eso solo puede manifestarse por un tiempo, ya que la vida se encarga de aclararnos todo. Tarde o temprano, lo que no nos queda bien, comienza a doler y cada vez duele más y más y más, hasta que un día decimos: ¡ya basta, no quiero más esto, quiero esto otro!

En ese momento tienes la posibilidad de instalar nuevas imágenes, las que te sirven, las que te ayudan, las que romperán la situación que quieres cambiar. Eres libre de hacerlo cuando quieras.

Esta capacidad para imaginar es de incalculable valor y es un regalo maravilloso del universo.

Procedimiento:

– Busca un lugar donde puedas estar tranquilo
– Cierra los ojos
– Visualiza que tu mente te pertenece y que ella está a tu disposición
– Acepta que puedes utilizarla como quieras
– Acepta recibir imágenes diferentes a las que acostumbras en el tema que te inquieta
– Acepta que hay nuevas posibilidades
– Acepta que esas nuevas posibilidades te pertenecen
– Recibe nuevas imágenes que te den soluciones y hazlas tuyas, te pertenecen, guárdalas en tu ser y descansa

Fuente: http://www.yovivo.cl/tecnicas-de-autoayuda/visualizacion-consciente

A %d blogueros les gusta esto: