¡Ya Bolívar es mestizo y chavista como Yo!

Agustín Blanco Muñoz – Al fin conocemos el rostro de Simón Bolívar.

Y es que sólo en revolución se podía dar este inmenso y trascendente paso que nos situara directa y específicamente ante el Padre de la Patria para dejar en el pasado la imagen que nos sirvieron a través de iconografías.

La revolución nos presenta entonces el Bolívar auténtico, el rostro real y no versiones que de un modo u otro dejan traslucir la subjetividad.

El trabajo realizado ahora es de carácter estrictamente científico y por tanto totalmente objetivo.

Con la mayor rigurosidad se reconstruyó la imagen y por tanto nadie puede dudar de la veracidad del Bolívar que ahora se presenta.

Ahora, un trabajo de esta naturaleza podía arrojar, como en realidad arroja, novedades: ahora han salido a relucir los rasgos negroides del Padre Bolívar.

Y surge ahora el rechazo de la derecha al rostro mestizo de Bolívar que presenta la revolución.
Para esta parte de la sociedad El Libertador tenía y tiene que ser como ellos y para nada parecerse a pueblo, a negritud o pobreza.

Ante este discurso que ha puesto a andar el oficialismo, hay que comenzar por decir que el centro del asunto no está en el ‘rostro digitalizado’ que apunta hacia los rasgos llamados mestizos y no hacia el blanco español.

El fondo de lo planteado tiene que ver con la utilización que se hace de lo que se conoce como ‘la figura histórica de Bolívar’.

La concepción de la historia que hace del individuo superior el guía, conductor y hacedor del acontecer necesita mantener su segundo Dios en la mayor de las alturas.

Cada momento o período de la historia tiene al frente a un representante o segundo Dios.
En la Venezuela posterior al “Imperio de Páez” a Bolívar se le deifica y se le otorga a su acción carácter permanente. Por ello vemos la veneración y culto que le rinde Guzmán Blanco. Al lado del dictador la figura de la libertad, la democracia, el bienestar y el progreso.

No hay gobernante o movimiento político que ignore al Padre y Dios de la Patria porque nada es posible sin su concurso. Él garantiza la estabilidad. Es la continuación del mando-poder que trae beneficios al pueblo.

Juan Vicente Gómez gobierna en su nombre y aprende de su experiencia para no permitir que del seno de su gobierno surgiera el movimiento que pudiera liquidarlo y logra morir en pleno disfrute del poder.

López Contreras amplia de manera considerable el espacio del culto a Bolívar y en cualquier otro momento, como en el gobierno de Carlos Andrés Pérez o hasta en las guerrillas de los 60 está presente la figura de Bolívar.

Pero en el caso de la llamada “Revolución Bolivariana” el asunto va mucho más lejos. Bolívar no es sólo guía y ductor sino actor principal de este proceso.

En este sentido podemos ver como el golpista-presidente (GP) dice el 24/07/12 que “hoy presentamos el rostro casi vivo del Padre Bolívar”. Bolívar vive. Renació. Resurgió. Está activo, como principal agente de esta revolución.

Y lo más importante: en esta oportunidad si se va a concretar el segundo Bolívar. Los demás se quedaron en el camino.

En el caso de la RB se necesita de la viva presencia del Padre. Y ahora llegó el momento de hacerle sentir a los venezolanos que Bolívar vive en su hijo que lidera hoy esta revolución.

Pero para que esto se entienda bien y se acepte de la mejor manera se requiere que el pueblo de Venezuela conozca al ‘verdadero Bolívar’ que no es como se nos había pintado: un mantuano, un oligarca que asume la causa de la independencia porque eso estaba en el plan de su clase para obtener beneficios considerables.

Para la RB es necesario poner a un lado la incomodidad de un mantuano como símbolo y estandarte de una revolución socialista. Es así como surge la idea de cambiarle la faz al ídolo para identificarlo más y mejor con su pueblo y con su continuación que está al frente de este movimiento tenido como revolucionario.

Es así como hace acto de presencia el Bolívar supuestamente mestizo, con sangre de blanco, negro e indio.

Hasta este momento la imagen de Bolívar había sido presentada como la de un mantuano cuyo único vínculo con negros se produjo con la esclava que lo amamanta.

Pero el ‘rostro digitalizado’ no oculta la intención de volverlo mestizo a la medida del nuevo y continuador Padre de la Patria.

En un inicio lo relativo al mestizaje podría ser admitido y en general se hace. Sin embargo, la pregunta no puede soslayarse: ¿A qué se llama mestizaje? ¿Cuál es la novedad de la mezcla de grupos étnicos?

Desde los propios albores de la humanidad no hay grupos étnicos puros. Esto significa que es un contrasentido o absurdo hablar de un continente mestizo. ¿Es qué la mezcla de españoles y árabes no produce mestizaje?

En el contexto de lo latinoamericano hablar de mestizaje es referir una relación de superior e inferior. Por una parte el señor y civilizado blanco español que resguarda su superioridad y por la otra “la gente de uso”, los llamados indígenas y los negros.

Esto quiere decir que el hecho de que los mantuanos usaran de un modo u otro aborígenes o negros no significa que perdieran su condición. Podían mezclarse pero no reconocían la descendencia porque esto no se ajustaba a sus cánones y forma de vida.

Por esto cuando se nos presenta a Bolívar como mestizo no puede menos que pensarse en una trampa que persigue lo antes esbozado: un Bolívar mestizo está en plena conexión con el mestizo que está al frente de la RB.

Y un Bolívar mestizo que no mantuano calza perfectamente como socialista del siglo XXI y como chavista.

Y el movimiento chavista al contar con la militancia de los dos Bolívar se convertirá en permanente e invencible. Es ese el mensaje que ahora está enviando el GP: Bolívar el original unido conmigo, su copia mestiza, no podremos ser vencidos.

Adiós al Bolívar mantuano y rico. Què viva el Libertador Mestizo. ¡Qué historia amigos!

Direcciones-E: [email protected] / Twitter: @ablancomunoz / Blog: http://historiactual.blogspot.com/2012/07/ya-bolivar-es-mestizo-y-chavista-como-yo.html

A %d blogueros les gusta esto: