Encontrar un trabajo hoy en día con la que está cayendo es una misión imposible digna del mismísimo Tom Cruise.

Son muchos los jóvenes recién salidos de la universidad con ganas de demostrar todas esas excelentes habilidades que han aprendido a lo largo de los últimos 5 años.

Llegan los envíos de currículos y, con suerte, alguna que otra entrevista pero, si el mercado laboral en general es bastante desolador, el relativo al marketing  es si cabe todavía más.

Pero como nunca hay que perder la esperanza, y quizá el error se halle en que no sabe cómo mostrar el talento a raudales (que sabe que posee), le queremos dar algunos consejos que AdWeek recoge para demostrarle al mundo que merece una oportunidad.

Leslie Kay and Hillary Black, fundadoras de la firma de talent Kay & Black, nos ofrecen estas 9 claves a seguir si está dispuesto a sacar toda la creatividad que lleva dentro:

1. El portfolio es su carta de presentación
Y por ello no debe echar a perder la oportunidad de mostrar su mejor trabajo en él lo que se traduce en desechar todo aquello accesorio, superfluo, irrelevante o más comúnmente llamado contenido de relleno o “paja” que le haga parecer quien realmente no es. Muestre sus piezas maestras y sea capaz de hablar con exactitud de cada una de ellas.

2. Tire de contactos
Cada vez es más importante contar con una buena red de conocidos que, en algún momento pueden echarle una mano recomendándole o mejor aún, alabando su trabajo. Compañeros de universidad, colegas del sector, ex compañeros de trabajo, etc. Contactar con aquellos que se encuentran trabajando en el medio es una buena manera de comenzar a meter la cabeza.

3. Investigue, investigue e investigue
Antes de acudir a una entrevista de trabajo es importante estar preparado y no solo en cuanto a estar seguro de lo que se quiere decir sobre uno mismo sino que, saber la trayectoria del entrevistador, la historia de la agencia a la que aplicamos o cómo se trabaja en la empresa son puntos a tener en cuenta. Estar enterado de lo que ocurre en el entorno laboral es clave para cualquier empleador.

4. Conozca a su audiencia
Es importante saber cómo debe presentarse ante según qué personas. Todo el mundo sabe que la publicidad es un sector que se caracteriza por la creatividad no solo de sus trabajos sino también en ocasiones de los atuendos de los empleados.

No es necesario que se bañe literalmente en perfume, que se engomine o parezca un maniquí recién salido del escaparate de unos grandes almacenes pero, tampoco acuda en chanclas.

5. Haga preguntas
Gracias a la investigación previa que ha realizado sobre la agencia, su trayectoria y su trabajo, podrá realizar preguntas que demuestran su gran interés por ocupar el puesto ofertado.

Así, preparar alguna cuestión como ¿qué se necesita en esta agencia para triunfar?, muestran ambición, deseos de crecer profesionalmente y de asumir retos. Eso sí, prohibido preguntar sobre vacaciones, happy hours, o afterworks.

6. Esté atento permanentemente
Aunque no obsesivamente. Bastará con una simple carta de agradecimiento de manera personalizada, algo que se aprecia hoy en día en un mundo saturado de emails de respuesta automática.

Además de mostrar interés y cercanía, es una oportunidad añadida para desplegar su creatividad.

7. Revise antes de enviar
Sí, todo el mundo se equivoca. Quizás ha sido un fallo del teclado o de las prisas pero escribir con faltas de ortografía o errar en el nombre de la agencia en la que tanto desea trabajar es abocarse directamente a la papelera de reciclaje.

Los detalles importan y mucho así que, revise las veces que haga falta antes de clicar “enviar”.

8. Mantenga una actitud proactiva y no diga "no" a las prácticas
Los puestos de trabajo indefinidos son complicados de conseguir en la actualidad. Las ofertas escasean y suelen deparar en personas con amplia experiencia, una apuesta segura por parte de las agencias que, no están muy dispuestas a arriesgar.

Por ello, si le ofrecen un período de prueba, de prácticas ya sean pagadas o no, considérelo, puede aclararle las ideas sobre el camino que quiere tomar y qué puesto desea ocupar.

9. Sea auténtico y persiga sus sueños
En muchas ocasiones, por desgracia, los candidatos acuden a las entrevistas simplemente porque son ofertas de trabajo aunque ni la forma de trabajar ni la personalidad de la agencia se identifique con ellos.

Esto es un error en cualquier sector pero mucho más en la publicidad pues, aceptar un trabajo en un lugar con el que no siente engagement solo le llevará a la frustración.

 

Una de las premisas que Solís ha recalcado durante su ponencia es que todos aquellos que piensen que obtener el CPL más bajo les va a ayudar a conseguir un mayor volumen de ingresos están muy equivocados.

Todo el mundo habla del Big Data pero estamos ante una cada vez más ingente cantidad de datos. Por esta razón, avanzamos hacia el Little Data “ya que es mejor manejar cuatro datos que controlemos”.

Contamos con muchas cartas y para ganar la partida lo primero que debemos hacer es un modelo de performance, lo que hemos conocido toda la vida como un plan de negocio.

Solís ha ofrecido una fórmula para poder avanzar en este nuevo escenario de internet: el sistema 3I (identidad, integridad e imagen). Tenemos que crear y madurar nuestra propia audienciapara no depender de Google mediante buenos contenidos que generen visitas y leads sin tener que pagar por publicidad.

Aquí recurrimos al sistema de las 5C en el que encontramos varios pasos: definir, atraer, interactuar, cerrar y enamorar. No vale con todo esto puesto que, tal y como ha dejado claro Solís al final lo importante es la ejecución donde tenemos que apostar por la planificación y la implementación (requerimos lo que se denomina como perfil Sharp, personas que conozcan muchos temas pero sean especialistas en uno para generar los máximos resultados en el trabajo en equipo).

Recuerde que la innovación siempre tiene que ir ligada a la eficacia y que el marketing, estemos en el terreno que estemos, es estadística y las matemáticas no fallan nunca.