¿Cuáles son las claves del éxito en la gestión pública?

“Es difícil encontrar en los organismos públicos
personas entrenadas, deliberadamente,  para

trabajar en equipo, en condiciones complejas
y bajo presión, y en áreas fundamentales
para la inteligencia  estratégica de gobierno”.

J. López
Gestión Pública. Cendes

En todo el mundo existe cada vez un mayor interés por lograr una buena gestión pública y las acciones gubernamentales juegan un papel crucial en el proceso. Ejemplos de mejores prácticas en la gestión pública en nuestro continente la tenemos en: Brasil, Chile, México y en los Estados Unidos de América.

Un buen directivo público tiene un plan eficaz y bien estructurado. Un plan se articula a partir de objetivos  concretos, y los altos cargos deben definir metas ambiciosas, incluyendo las promesas de campaña y los programas exitosos iniciados por sus predecesores –no torpedearlos–. De igual manera, es importante identificar los recursos necesarios para alcanzar cada meta y reconocer los obstáculos existentes. Por otra parte, una buena planificación estratégica (que ha de incluir todas las tácticas pertinentes) puede asegurar, a los nuevos líderes públicos, un mejor uso de los insumos para alcanzar sus objetivos.

Asumir una responsabilidad en la administración pública (“ap”) requiere liderazgo, conocimientos, capacidades y habilidades que permitan afrontar y alcanzar con éxito los retos.

En un momento en el que los recursos son escasos (como acontece “siempre”, un principio teórico de la gestión) –y especialmente cuando hay  despilfarro y corrupción– y las necesidades políticas, económicas y sociales resultan exigentes, los profesionales de la gerencia pública deben hacer frente a los desafíos maximizando el aprovechamiento de sus recursos mediante una gestión eficiente. Este reto aborda cuestiones claves como: la negociación, la mediación, el liderazgo, la estrategia, la comunicación y/o las finanzas, necesarias para acometer con éxito todas las oportunidades a las que los líderes públicos se enfrentarán durante su permanencia en el cargo.

La estrategia en la gestión pública marca la línea que una organización debe seguir. Su diseño, implementación y evaluación, así como la eficiencia en la gestión llevada a cabo por la “ap” se convierten en las claves fundamentales para alcanzar los objetivos formulados.

Los líderes de las organizaciones públicas y los responsables políticos deben saber crear equipos de alto desempeño, motivarlos y dirigirlos. En esta área, un buen líder se distingue por dirigir a largo plazo, saber escuchar –generalmente, es una de las competencias menos desarrolladas que tienen estos dirigentes–, transmitir ideas de manera efectiva y resolver conflictos grupales e interpersonales con prontitud y profundidad.

La gestión de la imagen pública y de la coordinación entre comunicación interna y externa, es una meta prioritaria para mejorar el funcionamiento de la institución de acuerdo a su carácter público, mejorando la comunicación efectiva con los ciudadanos.

De igual forma, las negociaciones colaborativas y competitivas se pueden abordar con más eficacia cuando se dominan las técnicas de negociación eficaz.

Dirección-E: [email protected]

Web: www.gerenciaenaccion.com.ve

Twitter: @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: