Deje de dar excusas y pretextos

La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.

En lo que llevamos de vida habremos utilizado muchas veces las excusas, pretextos, para justificarnos.  ello en alguna forma han incidido en nuestro comportamiento. Su negatividad es que constantemente las utilizamos y nos acostumbramos a excusarnos afectando nuestro crecimiento, cultivación personal y profesional.

En este escrito, se señalan algunas relevantes y se dan algunas sugerencias, consejos para evitarlas.

Al respecto, Marc Chernoff, sugiere, dejar de inventar excusas sobre por qué no pudimos lograrlo, y empezar a enfocarte en todas las razones por las que debes hacer que suceda.  Definitivamente, hay que estar atento en nuestras actividades, en todo aquello que nos proponemos y evitar muchas veces el no lograrlo, excusarnos.

Basta, comenta Chernoff de negatividad, de pereza, de soluciones rápidas,  de culpar a los demás, de decir «Lo haré mañana.»   En concreto basta de excusas.

Al respecto para este escrito, hemos seleccionado tres de las varias excusas que cita Chernoff en su escrito, que consideramos importantes considerarlas, a saber:

«Es demasiado tarde».

Nunca es demasiado tarde para vivir la vida que te hará sentir orgulloso. No hay límites de edad para cambiar tu curso, y conformarte y quedar atrapado en una vida que no es la que quieres, es un trágico desperdicio.

Nunca es demasiado tarde o demasiado pronto para ser quién eres capaz de ser. No hay límites de tiempo, sólo tienes que empezar y detenerte cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte como estás. Puedes hacerlo mejor o peor. Todo depende de ti, así que hazlo mejor.

Sugiere Chernoff, hacer cosas que te asusten. Siente cosas que nunca hayas sentido antes. Pasa tiempo con personas que te ayuden a crecer. Vive una vida de la que estés orgulloso. Y si descubres que no lo estás, ten el coraje de cambiar las cosas.

«No quiero que me juzguen.»

La mayoría de las personas te están juzgando mucho menos de lo que parece. La verdad es que mientras estás ocupado preocupándote por lo que los demás piensan de ti, ellos están ocupados preocupándose por lo que tú piensa de ellos. ¿Loco? Sí, pero es cierto.

La buena noticia es que saber eso te libera instantáneamente para poder relajarte y hacer más de lo que quieres hacer. Y al hacerlo, también liberas a los demás para hacer lo mismo.

 «No lo merezco.»

Al respecto de ello, Chernoff expone que: Hay dos versiones de esta excusa. La primera te hace pensar que no eres digno de algo hermoso como el amor, el respeto, el éxito y así sucesivamente. La segunda te hace sentir que estás siendo injustamente atacado por las dificultades de la vida. De cualquier manera, esta excusa te ata y no te deja avanzar. ¡Es hora de dejarla ir!

Cuando te descubras a ti mismo preguntándote «¿Por qué a mí?», pregúntate «¿Por qué no a mí?» Recuerda, en el gran esquema de las cosas, eres igual que todos los demás; ni la naturaleza, ni Dios, muestran favoritismos ni injusticia. Así que aprende a aceptar lo bueno y lo malo que caiga en tu plato, con gracia.

En definitiva, es muy importante evitar las excusas, tener presente lo que indica la fuente: noticias.universia.es

*Ser honesto. Tener muy presente que una excusa no es más que una mentira. Cuantas más excusas fabriques, más sencillo te será hacerlo.

 *Saber Priorizar. Utilizar tus capacidades, tiempo y recursos para hacer lo que te sea más importante y significativo. Deja de acceder a hacer cosas que no te interesan. Si la persona o el proyecto en el que te encuentras no te entusiasman o te hacen feliz, no pierdas tu tiempo.

*Plantear metas realizables. Establece metas pequeñas para que te sea más sencillo alcanzarlas.

*Dejar de posponer las cosas. Intenta hacer las cosas ahora, si hay algo que debes hacer, hazlo. Una vez que finalices la tarea, las excusas ya no serán necesarias. Habrá cosas para hacer que no quieras hacer. Necesitas sobreponerte y hacerlas. Luego sentirás una sensación de logro fabulosa.

*Se positivo. No dejes que el clima o el tránsito te desanimen. Si sientes que pierdes la paciencia, toma un respiro y piensa en algo que te haga olvidar los problemas,

———————-

*Fuente senaladas

Exatec- Egade

Docente

[email protected] 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: