Deporte en el Barrio

Todas las actividades deportivas han estado relacionadas de una u otra forma con su entorno social, es decir, la cultura, el modo de vivir, las costumbres, entre otros aspectos del comportamiento social del ser humano, los cuales influyeron desde sus inicios hasta el día de hoy, al desarrollo de los deportes tal cual los conocemos en la actualidad.

Cuando el hombre comienza a tener sentido gregario, ya sea por reproducción o bien para cubrir necesidades básicas de su cotidianidad como alimentación y supervivencia; al mismo tiempo, emprende la búsqueda de una manera de entretenerse y distraerse para complementar su modo de vida, disipando de algún modo, sus angustias y calamidades. De manera que, las disciplinas deportivas a través de la historia, surgen cual semilla germinada, para dar una mejor calidad de vida al hombre dentro de sus tribus o comunas, o como lo llamamos ahora, “Entorno Social”.

¿Verdad que sería difícil concebir los deportes más importantes como el Fútbol, el Baloncesto y el Béisbol, sin ningún tipo de regla que permita regular el funcionamiento de estas disciplinas? Este es un ejemplo muy sencillo, de cómo el sentido gregario del hombre llevo a las cacerías, las peleas bárbaras y las luchas, a un plano netamente lúdico.

En la actualidad, cada uno de nosotros se siente atraído como fanático, a disfrutar los diferentes deportes a través de la televisión y es que, a quien no le gusta ver un Barça vs. Real Madrid, Caracas vs. Magallanes, la Formula Uno… En fin, toda esa parafernalia deportiva que nos impulsa a sentirnos parte del espectáculo, haciéndonos olvidar de dónde vienen todas esas estrellas que admiramos mucho. Pues bien, la verdad es que todos esos atletas grandiosos, tienen algo en común con nosotros y es, que jugaron –en su infancia con el vecino o los muchachos de la cuadra– fútbol con una lata de refresco; béisbol con una pelota de plástico… En fin, cualquier objeto que ayudara a desarrollar la famosa caimaneara. De esta forma, la mayoría de los deportistas del mundo han comenzado sus carreras profesionales; es decir, integrando los equipos de las comunidades donde habitaban en su infancia, escalando de manera progresiva, de acuerdo con su constancia y habilidades, a equipos locales, distritales, regionales y, en muchos casos, nacionales.

Claro está que, muchos quedan en el camino, como si filtráramos avena en un colador, pues hay muchos factores sociales, los cuales no tocaremos debido a que son innumerables, que inciden en que un niño, o adolescente, se pierda de vivir el sueño dorado de llegar a ser un atleta profesional. Entonces se pudiera concluir que, la base del desarrollo de los deportes profesionales en gran medida, es el deporte comunitario; ese deporte del barrio, donde dan los primeros pasos los famosos jugadores. Es ahí, donde se debe poner atención esmerada, en el sentido de lograr que más niños y adolescentes, puedan sentirse seguros de emprender una carrera deportiva a plenitud y sin ninguna restricción. Es por eso que todo gobierno local, regional o nacional, representantes del Estado, como un todo, deben asegurar e incentivar una mayor participación de las comunidades en las actividades deportivas, brindado condiciones idóneas, como lo son instalaciones e implementos deportivos, políticas, (becas de deporte), preparadores deportivos de las misma comunidades… En fin, existe una gama de planes que se pueden poner en marcha, en función de ayudar a nuestros atletas del futuro.

Uno de los países que sirve de ejemplo, para conocer la importancia que tiene el deporte en las comunidades, es Brasil; pues cada día son más las historias de personas comunes que, sin importar sus carencias y dificultades de su condición social, se convierten en grandes futbolistas, haciéndose famosos en este deporte; tal es el caso de Pelé, Ronaldinho, Roberto Carlos, entre otros. También, nuestro país sirve de escenario de estas historias, por ejemplo, en el béisbol, jugadores como Galárraga, Guillén, Aparicio, vienen de comunidades humildes donde su primer contacto deportivo fue, la chapita y el palo de escoba.

Vemos, entonces, cómo el deporte en las comunidades o en los barrios, es protagonista de la historia deportiva de una sociedad y su entorno; es más, se puede afirmar, que es un factor determinante en el avance y desarrollo de un país, porque si, a ver vamos, aunque el deporte nos deslumbre con las habilidades de los atletas y sus salarios, con estadios, publicidad y toda su parafernalia, no podemos olvidar que, en el más humilde de los barrios, siempre habrá un niño con una pelota.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: