El boom de la gerencia basada en valores

Lo nuevo, lo último, lo de moda en materia de desempeño corporativo, es la llamada «Gerencia Basada en Valores», una tendencia que busca alinear los cánones individuales de los colaboradores, con los de la organización, y que fue tema central del foro Hacia la Ciudadanía Corporativa, hecho en Caracas, bajo el auspicio de la Cámara de Industriales del estado Carabobo.
Durante el evento, que enmarcó el II Congreso Internacional de Gerencia Basada en Valores, el consultor Adolfo Jarrín Barret, presidente de la organización Creating, indicó que se ha determinado que la conciencia corporativa actual tiene siete niveles desde los cuales se pueden graficar los valores de la cultura organizacional de hoy.
Y son esos valores los cuales, luego de determinados, pueden sintonizarse con los de los individuos.
El primero de esos niveles es el principio de la Supervivencia, basado en beneficios y el valor para los accionistas. En su aspecto positivo, produce buenos reportes financieros y empleados contentos, pero en el más negativo, genera sobrecontrol de los procesos.
Luego viene el principio de las Relaciones, el cual genera, en la parte buena, comunicación en todos los estratos, pero, en la parte mala, puede producir sentimientos de manipulación y culpa.
El tercer y cuarto escalones se ocupan por la Autoestima, un principio que, mal manejado, produce burocracia en exceso (mientras que bien llevado conlleva a la productividad y la eficiencia), y por la Transformación que supone un mejoramiento continuo.
A partir de la posición 4, Creating determina que los focos son positivos. Por eso, la quinta posición corresponde a la Cohesión Interna, y se fundamenta en el desarrollo de la comunidad corporativa, con visión y valores corporativos para ser cosechados.
Luego viene, en sexto puesto, el paradigma de «Hacer la diferencia», que involucra un cultivo de relaciones productivas con los clientes y con la comunidad local, a través de alianzas, acercamientos y otras iniciativas, entre ellas, las ambientales.
Finalmente, el séptimo nivel de la conciencia corporativa, el más elevado, viene dado con el concepto de Servicio, y está signado por las perspectivas a largo plazo en cuanto a las generaciones futuras, y por las acciones que evidencien el respeto a los derechos humanos en todos los estratos.

 [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: