El mundo está perdiendo humanidad y respeto

Me encontraba trabajando en lo que habitualmente hago, escribir y en uno de esos momentos que los todos necesitamos de descanso y sobretodo distracción, comencé a buscar por internet los tipos de danzas y bailes, cuál no sería mi sorpresa al redescubrir esos bailes, que permitían a las parejas realmente disfrutar en equipo, tan diferentes a los de hoy en día y no me vengan con eso de que uno no está actualizado, definitivamente, nada que ver con lo que se aprecia hoy en día, las letras y el ritmo realmente tenían melodía que obligadamente te hacia girar hacia el amor.

Bueno dejando la parte sentimental, me puse a efectuar un análisis de la situación social en el mundo actual y llegué a la conclusión, que el mundo está perdiendo humanidad y respeto.

Busqué el origen de esta realidad ya que es necesario entender cómo y quiénes pueden ser los responsables de esto mal llamado modernismo o globalización.

La respuesta fue una sola, el afán de ganar más y más dinero de las grandes transnacionales, que tal cual si fuéramos envoltorios de comercialización para sus propios intereses, nos empaquetaban y nos etiquetaban de acuerdo a sexo, edad, raza y zonas de interés para ser explotada, lógicamente que primero nos bombardeaban muy sutilmente, asesorados por los mejores especialistas del mercado mundial (psicólogos, sociólogos y demás), con la publicidad que nos llevaría tal cual borregos a su corral, para ponernos en bandeja de plata, tal cual prostitutas baratas y vendernos al mejor postor para que este cumpla su cometido, lógicamente usando la llave apropiada (Coima, chantaje, influencias, etc.) Para que cada autoridad les permita efectuar estos abusos, si se podría dar este nombre a estos actos delincuenciales y como si todo esto fuera poco, sus comerciales y paneles publicitarios entre otros, mismos que buscan llevarnos a la edad primaria.

En mi diario andar, voy observando a las personas y escuchando sus inquietudes sobre adquirir tal o cual producto, mi subconsciente los ve con mucha pena, como si fueran humanos robotizados, entes que han perdido el concepto de la realidad y decisión propia, tomando las consignas de las comercializadoras, como cosas vitales suyas, perfectos títeres, en manos de desalmados titiriteros a quienes lo único que les interesa es que sus objetivos, puedan tener solamente en la mente, el poder comprar sus productos, sin importar las cosas reales y vitales de la vida y por ende el desinterés completo por el estado y sufrimiento de los marginados por la economía y sus propias y verdaderas necesidades.

Dirección-E: [email protected] yahoo.com

A %d blogueros les gusta esto: