El nuevo rumbo de Venezuela

Está claro que la acción del gobierno, se orienta no sólo al rescate de las empresas consideradas como estratégicas que se encontraban en manos de los capitales extranjeros, sino que se propone ir más allá, de hecho se observa una serie de anuncios entre los que destacan, los siguientes:

Aquellos que pretenden impedir a como de lugar la acción especulativa en algunos sectores de la actividad económica. Los sectores que están en la mira, son los relativos a los bienes de consumo de primera necesidad, el sector de producción de viviendas, el sector bancario y el sector farmacéutico entre otros.

La ley contra el acaparamiento y la especulación, es una medida argumentada por el gobierno con el fin de proteger los intereses de los venezolanos y evitar que la inflación se le escape de las manos. La emisión de los bonos venezolanos- argentinos, también forma parte de ese objetivo al igual que la disminución del IVA.

Otras formas de propiedad distintas de la propiedad privada han sido anunciadas, tales como la propiedad social, la propiedad colectiva; de las que se espera que hagan una economía mucho más productiva. De estas, la propiedad social y la propiedad colectiva serían apalancadas por el Estado, mientras que la propiedad individual deberá recurrir a vías privadas para su sobrevivencia.

El alza del precio de la gasolina a pesar de que fue anunciado a principio de año, ha sido pospuesto de acuerdo a las declaraciones del presidente Hugo Chávez hasta tanto no se instrumente un plan progresivo de sustitución del combustible por gas natural.

Como se puede observar, el gobierno está muy activo.

Creemos que en aquellos casos que se comprueben acciones perjudiciales a la mayoría, bienvenida sea la intervención del Estado. En honor a la verdad los valores que tienen algunos bienes, tales como las viviendas, son exorbitantes a pesar de que las tasas de interés para el dinero destinado a la construcción están en niveles relativamente bajos. La banca en los últimos años ha tenido ganancias como nunca antes, le cobran a sus usuarios por todo, pero sus servicios dejan mucho que desear. Los precios de las medicinas, más altos no pueden ser, es prohibitivo enfermarse en este país, a pesar que el dólar permanece controlado También es cierto, que se han detectados acaparamientos de grandes cantidades de productos básicos y que aparecen solo cuando las autoridades los amenazan o los descubren. En fin, esas son acciones que le dan la razón al gobierno y dejan muy mal parado al sector empresarial.

No obstante, de los resultados positivos de ese accionar amenazante o intervencionista se duda, ya que cuando se afirma por ejemplo, que las propiedades colectivas y sociales harán incrementar la productividad de nuestra economía, se nos viene a la mente los pocos resultados mostrados por las cooperativas y las empresas de producción social.

Poner a todos los productores agropecuarios en el mismo saco puede ser peligroso porque abrimos la posibilidad de que se genere una escasez que nadie desea. Existen algunos rubros que requieren que se les revisen los precios y se estimule a sus productores.

Ante la alta liquidez monetaria que reina en el país, regular los precios de los productos de primera necesidad, pudiese ser contraproducente con los objetivos que se persiguen, ya que por un lado se mantiene la posibilidad de que los consumidores continúen demandando los referidos bienes, mientras que los productores a esos precios no estarán dispuestos a incrementar la producción y el gobierno se verá en la necesidad de incrementar las importaciones para satisfacer los déficit que se presentarán con la consecuente salida de los dólares para financiar las importaciones.

Si por el contrario, se reconoce una mejoría justa en los precios a los productores que lo requieran por la vía del subsidio a la producción, como una manera de proteger la capacidad de compra de los que menos tienen, será más efectivo ya que no disminuirá la producción y estaremos generando empleo a lo interno del país e incrementando la producción, se controlara la inflación y se evitará la salida de los dólares.

De manera que sería conveniente, hacer analisis exhaustivos, sinceros y por separados según los bienes considerados, e internalizar que toca hacer esfuerzos conjuntos para llevar al país por la vía de una mejor distribución de la riqueza y justicia social. Los empresarios deben ser socialmente más responsables y el gobierno más consciente y cauto con lo que hace, no se favorece a la mayoría alentando la ineficiencia y actuando con medidas impunitivas, es necesario hacer el intento de convencer al empresariado de que debe cambiar porque vamos por un nuevo rumbo que no tiene marcha atras.

A %d blogueros les gusta esto: