El proceso de persuasión en el marketing político

Una campaña electoral es un proceso de persuasión intenso, planeado y controlado, que se realiza durante el periodo precedente a las elecciones, de acuerdo con las legislaciones, que restringen sus métodos, tiempos y costos; su propósito es influir en su elección a la hora de emitir el voto.
La persuasión es un proceso mediante el cual se transmiten información, ideas, actitudes o emociones, por medio de signos enviados a través de un canal de comunicación, con la intención de persuadir.
La persuasión es un propósito consciente de formar, reforzar o cambiar actitudes, creencias, opiniones, percepciones o conductas de alguna persona efectuado por otro individuo o grupo; consiste en influir sobre los demás para hacerlos pensar de un modo determinado, rechazar algo o adaptarlo, o inducirlos a realizar una acción determinada.

Como toda comunicación, la persuasión tiene los mismos elementos: un emisor, un mensaje, canales, un receptor, una retroalimentación y un contexto.
Los recursos persuasivos que emplean las campañas, abarcan todos los órdenes: el acto colectivo o de masas, visitas vecinales o a grupos, diálogo personal, mensaje escrito o telefónico individualizado, debate en los medios de comunicación, rumor de boca a oreja, uso de magna voces y grafismos en vehículos móviles, filtración en los programas radiofónicos y televisivos de preguntas y respuestas, verbenas, pintas en los más diversos lugares, testimonios de personalidades públicas y, desde luego, propaganda abierta de todo tipo.
El proceso de persuasión tiene más efectividad, cuando el receptor no tiene conciencia de que es objeto de la misma y no se encuentra a la defensiva.

La persuasión requiere de capacidad para crear argumentos efectivos y presentarlos, convincentemente, para dar buena impresión y despertar simpatía. Estos aspectos están vinculados, de modo que los mejores argumentos se pierden, si los otros elementos son negativos; la persuasión debe equilibrar éstas tres áreas.

Las campañas pueden influir en los electores por diversos medios, desde proporcionarles información que puede alterar sus conocimientos y modificándoles sus actitudes hacia el candidato, con valores profundos ya preexistentes en su mente.

A mejor comunicación, más oportunidad de persuasión; y entre mayor persuasión, más votos.
El mensaje del candidato constituye el principal instrumento de persuasión usado para reforzar, neutralizar o alterar las predisposiciones del elector.
Sin embargo, no debemos confundir persuasión con manipulación; la manipulación se maneja en forma oculta al Yo consciente del individuo, dominándolo; en cambio, la persuasión es una transacción limpia y clara, que se da dentro de un proceso de comunicación: el persuasor y el probable persuadido, están conscientes de que se está pretendiendo influir en la conducta, actitudes y opiniones del segundo.

*Gerente de Marketing de EL FREEWORLD CAFE (de la cadena de los freedoms)

A %d blogueros les gusta esto: