El trabajador Puercoespín

Muy pocos son los depredadores u otros animales que se atreven a acercarse a este curioso animal, por temor mayormente, a su apariencia y el posible momento de incomodidad que pueden pasar por él.

Regresando al ser humano y buscando una similitud comparativa y agrandada, podemos decir que existen los trabajadores Puercoespín, lógicamente que sin sus púas visibles pero con unas invisibles más grandes pudiendo mencionar entre ellas, las siguientes:

Mal aspecto en su presentación, sucio tanto en su higiene personal como en su vestimenta e, inclusive, como para tener una arma más poderosa, con mal aliento, sin dejar de lado las púas pequeñas como son su comportamiento, tanto al hablar como su lenguaje corporal; todo esto puede parecer realmente gracioso pero, lo triste del caso, es que es real, existe y este tipo de personas con su sola presencia crea un malestar en el ambiente que lo rodea, lo que perjudica al equipo en general. Es muy raro que estos tipos de problemas se traten directamente con el involucrado, pero ahí se encuentra el problema, el no tratarlo directamente con la persona, para lograr conseguir un cambio inmediato en bien de todos.

Normalmente en situaciones como esta, el propio involucrado, si tiene suerte, es él ultimo en enterarse del malestar que causa, lo que normalmente no siempre se da, porque, ya sea por lástima o por vergüenza, hacia el individuo, lo que ocurre mayormente, ninguno de los compañeros se atreve a tocar este punto con el, consiguiendo con esto, que el aludido sea el punto de comentario tradicional en la empresa, restándole, inclusive, oportunidades de progresar si tuviera la capacidad.

Nuevamente tenemos que recurrir a la pregunta ideal:

¿Qué hacemos para corregir esto?

La respuesta es una sola:

Si se diera el caso, conversar con el compañero Puercoespín, en forma directa y de la manera más gentil posible, explicarle que se toca este tema porque realmente nos interesa como persona y estamos preocupados por él. Ser claro en todos los cambios que debe tomar en cuenta sin olvidar uno sólo, ya que seria difícil volver a tocar nuevamente este tema.

Es de esperar que, después de esta breve conversación, todos habremos ganado en la empresa.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: