En pro del crecimiento espiritual (III/V)

Se dice que el Arcángel Jofiel dijo: la iluminación llegará a las personas en forma diferente, unas veces podrán percibir la sabiduría cómo el susurro de una brisa al pasar entre las ramas de un árbol y otras como el estruendo de la ola cuando ésta se quiebra sobre las piedras, de la forma que fuere, la iluminación forma parte de la vida cotidiana, sea lo que sea, toda la iluminación emana del padre, porque «todo lo que fue, es y será, … todo lo que es, será y fue, … y todo lo que será, fue y es».

Lo cierto, que estamos en un mundo en donde se manifiestan muchos hechos que se tornan muchas veces en pruebas para nuestro crecimiento, hechos, que de estar atentos, nos invitan a tomar muy en cuenta la oportunidad que se nos da de trabajar en pro de ese crecimiento. El cultivo del Tao está en todas las cosas que hacemos o encontramos y en todos los sucesos de nuestra vida diaria.

En este escrito aportamos algunos destellos que pueden ayudarnos avivar nuestra luz e iluminar la senda por donde debemos transitar.

• La mente ignorante en su aflicción infinita, pasiones y maldades esta enraizada en cuatro venenos: avaricia, soberbia, engaño e ignorancia. Estas aflicciones son como ríos que recorren miles de millas por el constante fluir de pequeñas fuentes. Pero si alguien corta su fuente, el río se seca. De esto nos damos cuenta que todo karma, doloroso o de cualquier forma, viene de nuestra propia mente.
• Las personas que conocemos, las situaciones que enfrentamos y las cosas que usamos o procesamos son como espejos para que nos miremos, porque diferentes semillas de karma crecerán en nuestra mente, cuando nos encontramos diferentes personas, condiciones y objetos. Esta es la oportunidad de comprendernos y corregirnos de acuerdo con nuestra verdadera naturaleza o verdadera conciencia. Sin este constante proceso, no seremos capaces de mejorar.
• Desde ahora debemos tratar de cambiar las fuentes de nuestras reacciones, desde el karma a nuestra verdadera naturaleza.
• Cuando se es sincero con los demás uno es sincero con uno mismo. Cuando uno abusa o se burla de otro, uno está abusándose y burlándose de uno mismo.
• A través del constante aprendizaje, esfuerzo y mejorando uno mismo con diligente esfuerzo, uno podrá estar en armonía con otros y por lo tanto, será capaz de ayudar a otros y a uno mismo a triunfar en la realización. Solamente a través de entender a los demás uno se podrá entender uno mismo.
• Realización es iluminar su verdadera naturaleza y el lograr abandonar el egoísmo y permitirse a sí mismo ser verdaderamente libre del engaño del propio karma.
• En el comienzo Dios creó la humanidad y confirió su vida a los humanos, convirtiéndose en la Luz de los hombres. Entonces Dios el Señor formo al hombre de la tierra misma y sopló en su nariz y le dio vida. Así el hombre empezó a vivir. Por lo tanto cada uno de nosotros somos hijos de Dios.
• Un buen hombre siempre dice buenas palabras ve las cosas desde un buen punto de vista, hace buenas obras, y puesto que ha hecho estas tres cosas, Dios le bendecirá en un plazo corto. Un hombre malo siempre ve todo con malos ojos, hace malas obras y dice malas palabras haciendo estas tres cosas de seguro que Dios le pondrá pruebas de desastres.
• Uno debe ser misericordioso para poder dar toda clase de alegría a los seres vivientes.
• Uno debe tener compasión para poder disipar toda clase de amargura de los seres vivientes.
• Uno debe estar dispuesto a renunciar a todas las cosas fenomenales para no estar absortos en los conceptos de ego, otro, seres vivientes, longevidad.
• Si una persona quiere ser misericordiosa alegre y tener compasión y a estar dispuesta a dejar las cosas materiales, debe de dar estas tres clases de donaciones: donar dinero, enseñar y ayudar a otros a fomentar su confianza en la cultivación
• La donación de dinero puede ayudar a otro a alcanzar la felicidad alimentando su vida. La donación de la enseñanza puede ayudar a otros a alcanzar las ventajas de hacerse sabios. La donación de ayudar a otros a ganar confianza en la cultivación puede ayudarles a apartarse de la angustia y de la miseria.
• Hay cuatro clases de ventajas en la donación de riquezas: Puede disolver el odio relacionado con otros, en las vidas pasadas. Puede permitir a la persona el hacer buenas obras. Puede beneficiar al mundo. Puede ser causa de muchas bendiciones.
• Hay tres clases de cosas en el mundo: La primera es lo que se puede robar a una persona, pero que la persona no puede llevarse con ella al morir que son: joyas, dinero y riquezas. La segunda es algo que nadie se lo puede robar pero que no se le puede llevar cuando muere, que son: inteligencia y talentos. La tercera es algo que nadie se lo puede robar y que la persona se lo puede llevar cuando muere, que es: las bendiciones acumuladas.

Dirección-E: redacció[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: