En pro del crecimiento espiritual (I/V)

Al transitar con esta forma que se nos ha dado por esta dimensión, debemos tener presente la relevancia, el compromiso de trabajar en pro de nuestro propio crecimiento. Es una oportunidad que se nos ha dado y que no debemos desaprovechar.

Al respecto, tengamos presente lo que otros seres nos han legado a través de consejos, experiencias que de considerarlos, meditarlos, practicarlos iremos creciendo espiritualmente.

En esta oportunidad, compartimos esta serie de artículos con el lector interesado en ello, algunas sugerencias, recomendaciones, que de tomarse en cuenta y adentrarse en su esencia, darán paso a resultados beneficiosos en nuestra evolución.

El Tao por ejemplo nos indica:

• El alma de una persona debe ser pura, porque cuando es pura la Verdad permanece dentro de ella. Una persona debe ser firme en la corrección y entonces la seducción material, la hipnosis que ello genera, jamás podrá entrar en su mente.
• Si la mente de una persona está llena de ideas, las preocupaciones serán muchas. Si la mente de una persona está llena de dudas, la mente producirá muchas perturbaciones internas. Hay que estar atento ante todos aquellos estímulos interno que afecten el comportamiento espiritual y traten de socavar las virtudes que hay en cada uno de nosotros.
• Cuando la mente de una persona está llena de pensamientos, le vendrán toda clase de deseos y si no se está atento de cómo manejarlos, estos lo pueden hacer y afectar nuestro crecimiento espiritual.
• Cuando la meta de la vida de una persona fluctúa, entonces la voluntad que tiene de alcanzar sus planes, se acaba
• Hay que estar consciente de uno mismo, de nuestro verdadero ser para cerrar la mente a toda idea o mal pensamiento y no dejar que vuelvan entrar a la mente.
• Cuando una persona no logra sus propósitos no debe quejarse. Ni lamentarse o sentirse frustrada. Actuar de esa manera le proporcionará el valor para luchar y seguir adelante otra vez.
• La persona de éxito debe ser humilde, estar dispuesta hacer concesiones y ceder en el momento apropiado. Mediante estas acciones obtendrá el buen resultado de que todos lo aprecien, respeten y sigan.
• Debemos ser conscientes de la inestabilidad y de lo fenomenal del mundo, sin enfatizar la vida material; empeñarnos en la búsqueda de la Verdad, estar dispuestos a sacrificarnos para servir a los demás, ser estrictos en nuestra propia cultivación.
• La felicidad en este corto tránsito por este mundo, es hacer buenas acciones para ayudar a otros, esas perduran, así como tener una mente tranquila.
• El hombre de perfecta virtud tiene tres fuentes de felicidad: que sus padres y parientes estén vivos, ser correcto inclusive ante Dios, estar rodeados de personas y ser capaz de educarlas.
• Aquello que trae mayor consuelo es el ser completamente leal, el cumplir con nuestro deber filial, el cumplir con nuestras responsabilidades completamente, el realizar nuestra propia misión en esta vida, para poder tener un propósito en la vida y hacer sacrificios beneficiosos.
• Las personas hacen cosas por ellas mismas, pero los que han alcanzado un nivel espiritual alto hacen cosas por la humanidad.
• Hay una balanza en la cabeza de cada uno (para juzgar si algo es importante o no, y para determinar si algo debe hacerse o no). Hay personas que pueden juzgar de acuerdo con su conciencia si una cosa es correcta o incorrecta y algunas juzgan de acuerdo con las palabras. De ambas manera puede uno decidir por uno mismo.
• Cuando la luna es brillante, como un espejo en el cielo, las personas felices se sienten maravilladas de tanta belleza, pero los ladrones odian la iluminación de la luna.
• No menosprecies a nadie por muy insignificante que sea su trabajo, respeta su nivel, ayúdale de ser necesario en su labor.
• Algunas personas está ávidas por alcanzar méritos en corto tiempo mientras que otras planean el resultado a largo plazo.
• Algunas personas tienen poder en sus manos, no lo quieren compartir. Ello es causado por sus propios deseos egoístas, todo ello engendra la disputa del poder, los conflictos, las desarmonías, el odio, la envidia.
• Todos los humanos normales están rodeados de bendiciones pero no se dan cuenta de esto y por eso se sienten insatisfecho en su condición temporal.
• Si una persona nunca experimenta el peligro y nunca se encuentra en un ambiente difícil, nunca va a saber que está rodeado de bendiciones
• Si una persona no ha experimentado la enfermedad y el dolor, entonces nunca sabrá la bendición de tener salud.
• Si una persona no ha experimentado amarguras extremas y no sabe lo que es no tener un hogar y andar vagando de lugar en lugar, no sabrá nunca la bendición que es la paz.
( continuará I/V)

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: