Hiram Gaviria, la lucha no es por un curul sino por el rescate de la democracia

Maracay.- Hiram Gaviria, médico veterinario y doctor en economía agrícola, asume que con una nueva mayoría en la Asamblea Nacional (AN) que equilibre los poderes públicos comienza el cambio político en el país. Integra la plataforma unitaria de la oposición en Aragua y su candidatura al Parlamento nacional por el Circuito Nº 1, correspondiente a los municipios Girardot (Maracay), Mario Briceño Iragorry (El Limón) y Ocumare de la Costa (Ocumare) va en llave con Richard Mardo, representante del partido Primero Justicia (PJ).

El circuito electoral que representa está formado por 13 parroquias donde están inscritos 411 mil electores distribuidos en 193 centros de votación. Este circuito (que integra a la mayoría de los votantes) es considerado, por experiencias comiciales de los últimos tres años, el más peleado en la entidad, en términos electorales, tanto por opositores como por adeptos al oficialismo.

De acuerdo a datos oficiales que maneja el candidato, en las elecciones del 2007 correspondiente al referéndum constitucional en ese circuito las fuerzas democráticas obtuvieron 131 mil votos lo que representa el 53, 5%, mientras que el oficialismo alcanzó 114 mil votos que reflejan el 46,5 %. Aunque en esa oportunidad resultaron ganadores, en las dos sucesivas elecciones no obtuvieron los mismos resultados.

En el 2008 correspondiente a los comicios de alcaldes y gobernadores, el oficialismo venció con una representación de 55.3%. Para el 2009, en elecciones para la enmienda constitucional, el oficialismo nuevamente se impuso en ese circuito, esta vez, con el 52,4% de los votos. Es decir, de acuerdo al análisis de Gaviria, que es un circuito en que la diferencia está alrededor de 5% de los votos.

El representante del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) quien está apoyado por 32 organizaciones políticas en la entidad, busca su entrada en el parlamento nacional, luego de que en el año 2008 se postulara como precandidato a la Gobernación de Aragua y posteriormente declinara a favor del candidato de la unidad, en aquel entonces, Henry Rosales, del partido Podemos. A su juicio «esta no es la lucha por un curul sino por el rescate de la democracia» para lo cual enfila los motores de su campaña electoral.

—Considerando la poca diferencia de votos en los últimos años y lo reñido del circuito ¿Qué lo diferencia de sus adversarios oficialistas representado por los candidatos Juan Carlos Luna y María Gutt?

—Representamos el cambio, claramente, ellos representan la continuidad. Esta es la diferencia más relevante. El continuismo significa inseguridad, desempleo, alto costo de la vida, la no recolección de basura, la corrupción, mientras que la unidad significa mejor distribución de los recursos. Vemos como lamentablemente nuestros afiches los arrancan, rayan las paredes, quitan las vallas, lo que nos da una señal de miedo y desesperación porque saben que hay una inmensa mayoría en Aragua que se va a expresar a favor nuestro. El llamado es a votar y participar.

—¿Qué seguridad hay de que va haber un cambio en la Asamblea Nacional?

—Las atribuciones de los Parlamentarios están claramente contenidas en 38 artículos, pero hay que tomar en cuenta que este es el Poder público más importante porque nombra y supervisa a otros poderes, empezando por el Poder Ejecutivo. El 26 de septiembre habrá un cambio en Venezuela; porque hay necesidad de que esto ocurra y estamos seguros que habrá una inmensa mayoría que se expresará y se iniciará un proceso de cambio en la Asamblea Nacional de manera gradual dentro del marco constitucional.

—¿De no llegar a obtener la mayoría que esperan y el oficialismo se impone que harán?

—Seguiremos luchando de manera incansable. Esto no es una lucha por llegar al Parlamento por un curul, esta es una lucha por el rescate de la democracia. Confiamos que el resultado será favorable a nosotros y si llegase a ser adverso no se desviaría nuestro camino; un camino de lucha social, de entrega al servicio público para el rescate de la democracia en Venezuela y para tener unos poderes públicos independientes.

—¿En qué se basa su campaña electoral para convencer a los aragüeños y aquellos que están indecisos?

—En el contacto directo con las comunidades lo cual ha sido constante, recogiendo los problemas de la gente, presentándole soluciones, explicándole la importancia del 26 de septiembre e invitándolos a votar. Hay que recordar que la Asamblea Nacional no solo es la casa que hace las leyes que norma al Estado. La Asamblea Nacional aprueba, supervisa ejecución de presupuesto, nombra otros poderes públicos, tiene una función contralora y puede ciertamente reequilibrar lo que hoy existe en Venezuela que es un dominio total del ejecutivo sobre el resto de los poderes.

—¿Cuál es su principal propuesta de alcanzar un curul en la Asamblea Nacional?

—Lo prioritario tanto para Aragua como para Venezuela es la discusión del tema de la inseguridad. Aprobar definitivamente la Ley Desarme y proceder a través de los organismos competentes al desarme de la población. Según estadísticas de expertos, en el país existen 5 millones de armas de fuego en manos de delincuentes. Las cifras son espeluznantes y el país las conoce; por esto la Ley Desarme es prioritaria.

ERIKA GUILLÉN | EL UNIVERSAL

A %d blogueros les gusta esto: