José Guerra: “En Venezuela se tiene la mala costumbre de pensar que la exportación es un hecho malicioso”

El economista y exgerente de Investigaciones Económicas del Banco Central de Venezuela, José Guerra opina que:”La mejor manera de acrecentar la economía Venezolana es diversificar los productos de exportación, y aumentar el nivel de producción para el mercado interno del país”.

Actualmente José Guerra es profesor de la Escuela de Economía de la UCV, donde imparte clases de Teoría y Política Monetaria y Problemas Económicos de Venezuela. En 1995 y 1996, respectivamente, fue coautor de los trabajos que ganaron el Premio Nacional de Economía Ernesto Peltzer, otorgado por el BCV. Ha publicado o editado, entre otros, los siguientes libros: Estudios sobre la inflación en Venezuela, (BCV 2000); Temas de política cambiaria en Venezuela, (BCV 2004), y La política Económica en Venezuela 1999-2003, (UCV 2004). Es columnista en El Universal y del semanario Descifrado.

¿Cuál es la relevancia de la situación actual?

“La realidad es que estamos en presencia de la crisis más importante que vive la economía occidental desde 1929, hace casi 80 años. Todo esto comenzó en los Estados Unidos en el sector inmobiliario y luego se propagó hacia otras áreas de la economía que abarca al sector comercial, industrial, y financiero; con sus respectivas repercusiones en Europa, específicamente en países con recesión económica; tal es el caso de España, Francia y probablemente Italia”.

El Dr. Guerra a su comentario anterior agrega lo siguiente:”Ya se ha otorgado un paquete 700 mil millones de dólares de ayuda financiera; más el mercado ha leído que este paquete es insuficiente, todo esto es realmente una turbulencia y el problema está también en que el gobierno americano no ha podido aplicar un paquete de medidas económicas sin la aprobación del Congreso, no han actuado rápidamente, eso explica que la crisis se haya expandido más allá de limites permisibles”.

Debo explicar que al trancarse el crédito, –agrega el Prof. Guerra– se tranca el financiamiento y se tranca la actividad económica; al suceder eso, se demandan menos viviendas, se reduce la producción de carros; por lo tanto, se demanda menos gasolina y, como consecuencia, los precios petroleros empiezan a disminuir; y es allí donde está la discusión de Venezuela. Ningún país está exento de consecuencias, ya que la economía mundial de hoy es una sola; es decir, lo que sucede en Estados Unidos afectará a China porque, es un mundo integral: China produce para todos los continentes, y si la economía de EE.UU., que es su mayor comprador, se enfría, obviamente China se verá perjudicada.

¿Dónde se ubica Venezuela ante ésta crisis, y que piensa de las medidas del Presidente venezolano en cuanto al ahorro?

“En un país monoproductor como Venezuela, donde más del 70% de su factura petrolera se dirige a Estados Unidos y Europa, es de esperar que la disminución de los precios del petróleo se traduzca en serios inconvenientes de orden externo y fiscal. Con un tipo de cambio fijo a Bs/US$ 2,15 es obvio que las importaciones resulten baratas, lo que explica su aumento sostenido de los últimos años; eso hace insuficiente el ingreso petrolero, si se añade el pago por servicio de la deuda pública, los compromisos de Venezuela con sus aliados políticos y los gastos de viajeros. De esta manera, algo habrá que hacer para corregir esa situación, entre las opciones está, ajustar el tipo de cambio o restringir la entrega de divisas”.

“Lo que pasa es que en Venezuela se tiene la mala costumbre de pensar, que la exportación es un hecho malicioso. Las empresas no petroleras: Sidor y Cemex, industrias del acero y el cemento respectivamente, fueron estatizadas y ahora ni producimos para el mercado interno, ni exportamos; entonces esas divisas que dejamos de exportar las vamos a necesitar”.

Finalmente, José Guerra expone lo siguiente:”Venezuela ciertamente tiene un posición holgada en reservas de 40 mil millones de dólares y eso se las llevan las importaciones, porque este año se gastará en importaciones 60 mil millones de dólares y, si los precios del petróleo siguen disminuyendo y no tenemos una fuente diversificada de exportaciones, la economía se va a resentir, porque ya no se puede bajar el nivel de importaciones; y eso del ahorro es algo relativo, porque ¿qué tanto se puede ahorrar en llamadas a celulares o en resmas de papel? Allí no está el problema del sector público en cuanto a gastos”.

Para finalizar el diálogo, el Prof. Guerra nos manifiesta:”El Estado tiene tres fuentes fundamentales de egresos y se dividen en tres partes: primera, la nómina pública, que ha crecido de 700 mil empleados públicos a dos millones 500 mil, que incluyen las Misiones y todo el conglomerado de empresas estatales y, además, por la estatizaciones. Hay que recordar que CANTV era privada, Cemex y Sidor eran privadas, y ahora el Estado se ha echado al hombro toda la carga de esas empresas que antes producían y ahora son responsabilidad del Gobierno y, por último, los gastos en el exterior que abarcan 4 mil millones de dólares al año. Los ingresos no dan para más, quizá el Gobierno se vea en la necesidad de aumentar el IVA o, lo más probable que ocurra, será una devaluación del dólar oficial”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: