La Gerencia y su rol motivacional en los Equipos de Trabajo

«Siembra una idea y cosecharás un deseo;
siembra un deseo y cosecharás una acción;
siembra una acción y cosecharás un hábito;
siembra un hábito y cosecharás un carácter;
siembra un carácter y cosecharás un destino.»

William James

Resumen

Es un hecho cierto, que muchos de los gerentes venezolanos, aun líderes, han descuidado lo relevante qué es, en pro del logro de los objetivos, el contar con equipos de trabajo bien integrados, coherentes, comprometidos, en donde el interés del grupo es lo predominante en función de garantizar que todos sus miembros están plenamente identificado con su desempeño, función.

Aun en la política esto se nota, y ello deja mucho que decir del comportamiento político que presenta un clima de incertidumbre, riesgo, turbulencia, ya no se diga en las empresas, específicamente las Pymes que desde hace tiempo presentan complicaciones muy serias en pro de su operatividad, productividad.

Introducción

Cuando una gerencia logra cohesión de equipo, integridad, demuestra que su liderazgo está bien ubicado en lo que ello representa, en no desperdiciar energía, talento, capital humano, en saber utilizar el potencial de cada miembro de su equipo, más cuando sabe utilizar el alcance, ventajas que la motivación genera. De ahí nuestro interés en este escrito, de adentrarnos en lo relevante del rol de la motivación en los equipos de trabajo, aspirando a que, en alguna forma, nuestras opiniones colaboren en hacer que la gerencia se identifique con las repercusiones que de ello se puede generar.

Palabras claves

Integración, coherencia, rendimiento, resultados, liderazgo.

Fundamentos básicos, notas, alcances, consideraciones

Se han dado muchas definiciones sobre motivación, así por ejemplo Diego Lamas nos proporciona algunas como:

• Es la energía direccionada al logro de un objetivo, que cuando es alcanzado habrá de satisfacer una necesidad insatisfecha.
• Es el proceso que impulsa a una persona a actuar de una determinada manera o, por lo menos, origina una propensión hacia un comportamiento específico. Ese impulso a actuar, puede provenir del ambiente (estímulo externo) o puede ser generado por los procesos mentales internos del individuo.
• Es lo que hace que un individuo actúe y se comporte de una determinada manera. Es una combinación de procesos intelectuales, fisiológicos y psicológicos que decide, en una situación dada, con qué vigor se actúa y en qué dirección se encauza la energía.
• Los factores que ocasionan, canalizan y sustentan la conducta humana en un sentido particular y comprometido.
• Es un término genérico que se aplica a una amplia serie de impulsos, deseos, necesidades, anhelos, y fuerzas similares.
• Causa del comportamiento de un organismo, o razón por la que un organismo lleva a cabo una actividad determinada.

Por otra parte, nos comenta, que un equipo de trabajo está constituido por personas que trabajan unidas en la ejecución de una actividad laboral.

Trabajar en equipo es algo difícil de lograr, y por lo tanto, no todos los grupos de trabajo obtienen el éxito deseado. Esto se debe a que existen variables, como la capacidad de los miembros del grupo, el tamaño de éste, la intensidad de los conflictos a solucionar y las presiones internas para que los miembros sigan las normas establecidas.

Los requerimientos para que se pueda desarrollar el trabajo en equipo son:

PARTICIPACIÓN: El primer condicionante para trabajar en equipo en una organización, es el nivel de participación de sus miembros.
HABILIDADES DIRECTIVAS-LIDERAZGO: Trabajar en equipo requiere de un líder formado suficientemente. En algunos equipos de trabajo, en función de cada fase de desarrollo, puede suceder que el rol de líder cambie de un participante a otro. Ser proactivo, conocer el objetivo y meta, saber jerarquizar, crear situaciones de ganancia mutua, entender para ser entendido, cooperar para lograr sinergias, comprender las dimensiones físicas, emocionales, mentales y sociales de todo individuo, son características comunes de los líderes.
MÉTODOS, TÉCNICAS Y SOPORTES: El trabajo en equipo requiere necesariamente de unas herramientas que todo participante debe saber utilizar, en mayor o menor grado. Las metodologías de análisis y solución de problemas, pensamiento positivo, brainstorming. Las técnicas de presentación en público, formas de reunirse, técnicas oratorias, entrevistas. Y los soportes físicos, como salas acondicionadas, disposición de pizarras, retroproyectores, computadoras, son imprescindibles para encarar un trabajo en equipo con todas las garantías.
ESPÍRITU DE EQUIPO: Cada organización tiene sus valores, cultura, normas, pautas de comportamientos históricos y presentes, que inciden directamente en los equipos de trabajo presentes y futuros. No se puede trabajar en equipo sin conocer el espíritu de la empresa, respecto al trabajo en equipo. Este espíritu no tiene por qué estar escrito o formalizado
COMUNICACIÓN: Los participantes de un equipo de trabajo se comunican adecuadamente, cuando el proceso de comunicación grupal es conocido y usado, existiendo una verdadera interacción personal. La importancia del Saber Escuchar es básica. Así como conocer las distintas culturas (americanos, japoneses, alemanes, latinos) de trabajo en equipo.
NEGOCIACIÓN: El trabajar en equipo requiere solucionar problemas y crisis que siempre aparecen, en mayor o menor medida. Una buena negociación permite superar barreras y reanimar al equipo hacia la producción de sinergias y el cumplimiento de objetivos y metas. Conocer las fases, actitudes y técnicas de obtención de acuerdos se hace necesario.
PRODUCCION DE SINERGIAS: Se puede trabajar en grupo, pero solo se consigue trabajar en equipo, cuando existe una verdadera producción de sinergias, y los participantes y su entorno así lo perciben. Cada individuo observa cómo el equipo logra una eficiencia y eficacia por encima del desempeño de cualquiera de sus miembros, logrando una optimización de los resultados.
OBJETIVO/META: Los objetivos y metas deben ser conocidos por el equipo y sus participantes; éstos deben estar definidos tanto a nivel temporal, cuantitativo y cualitativo. Pueden existir algunos objetivos ocultos para los miembros del equipo, pero conocidos por el líder o asesor.

Por último, Diego Germán Lamas, nos recuerda que para lograr motivar a un equipo es necesario entender que:

• Es imposible motivar un equipo de trabajo, si los integrantes del mismo no tienen sus necesidades básicas satisfechas
• En general, el trabajo suele tomar más tiempo de lo previsto, ya que lograr el acuerdo de todos los miembros del equipo, puede resultar difícil y necesita mucho esmero
• Se debe invertir en la capacitación de los individuos, para que se pueda aprovechar la sinergia del equipo
• El equipo debe tener libertad y autoridad, para poner en práctica sus decisiones
• Debe sentir el compromiso de la organización con su accionar
• No hay un método único para lograr la motivación
• Solo el entender el proceso motivacional en forma global, nos ayudará a establecer el mejor camino para conseguir motivar a un equipo.

Conclusión

Urge rescatar la integración, coherencia de los equipos de trabajo, y la gerencia debe saber utilizar los estímulos motivacionales, adecuados a las características del las exigencias que el escenario del presente demanda para garantizar resultados positivos.

Dirección-E: [email protected]

*Referencias debidamente señaladas.

(*) Docente de Postgrado de FACES, Universidad de Carabobo. EXATEC

A %d blogueros les gusta esto: