En épocas actuales  coincidiremos que la tecnología prácticamente obliga a toda organización profesional  a utilizar todas las herramientas y técnicas disponibles  actuales por lo que  en cuanto a tecnología  podrían estar casi todas iguales  salvo las de mayor poder económico que podrían disponer de las últimas generaciones en equipamiento y equipos en general.

La pregunta sería en este contexto que es lo que comenzó a marcar la diferencia , misma  que adolecen en su gran mayoría  las  organizaciones en general  grandes, medianas , pequeñas , micro y en especial  las del sector público situación que  da paso a una guerra cruenta de competencia para capturar  su objetivo en otras palabras a su clientela.

Y no estamos hablando de otra cosa que de la atención personalizada, el trato adecuado  y la cortesía debida hacia el cliente, difícil de aplicar cuando no se cuenta con una apropiada Cultura Organizacional y definitivamente de la aplicación y puesta en práctica de una adecuada selección de personal de acuerdo al puesto a cubrir, específicamente este último  es uno de los más descuidados  por donde veamos.

Es de entender la necesidad de características físicas y psicológicas de cada puesto laboral y la implementación de una adecuada ergonomía algo no aplicado vuelvo a mencionar en la  mayoría de organizaciones.

Esta situación es la que realmente marca la diferencia  entre  una empresa exitosa y su competencia, sin embargo  pese a su importancia en la preparación adecuada  y una debida selección de personal , gran  parte de las jefaturas  no le dan la debida importancia  algo así como si no entendieran  que estamos en un mundo global y las herramientas para  ser mejor y brindar calidad en atención y servicio son las que realmente marcaran la diferencia.

La cultura organizacional debe venir de arriba hacia abajo, pero en gran parte de empresas en general las  jefaturas no la  aplican   por falta de preparación  y esto es perjudicial para cualquier actividad empresarial  o social.

En definitiva  el éxito está en la debida atención personalizada que se dé al cliente, fuera de la calidad del producto o servicio.
Acá vale la pregunta si Ud. Sabe   realmente si su organización da una buena o mala atención ?

M.B.A. Dante Arboccó Quesada
Asesor Empresarial
darbocco@yahoo.com