La Nueva Sicología del Liderazgo: ¿Por qué Chávez está donde está? (Parte 1 de 3)

El nuevo modelo presentado en La Nueva Sicología del Liderazgo, en cierta forma, choca con las teorías convencionales sobre líderes y la forma còmo estos operan en su entorno. Asimismo es controversial, ya que se fundamentan en lo que Stephen Covey, en su libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, define como: “La Ética de la Personalidad”: Basada en ciertas destrezas y el manejo de habilidades, que no son sino la manipulación de técnicas mediáticas y de publicidad para vender una realidad fingida; en contraposición a “La Ética del Carácter”, que crea las bases de un liderazgo genuino, basado en Principios.

Sin embargo, esta Nueva Sicología del Liderazgo explica, muchas de las maquinaciones que permite el manejo de la gente dentro de la sicología del grupo, (Sicodinamia de Grupos), que dependiendo de quién lo utiliza, puede ser sumamente positiva: Como lo fue la experiencia de Abraham Lincoln, al crear una nueva identidad en el pueblo norteamericano cuando la abolición de la esclavitud en Estados Unidos; o sumamente negativas, como es la experiencia de Hugo Chávez en Venezuela, donde su manejo autocrático y la confiscación de todos los poderes y su concentración en él, sólo está llevando al país a la destrucción, probando la cita de Lord Acton: El Poder Absoluto Corrompe Absolutamente.

Pero también, la Nueva Sicología del Liderazgo muestra, cómo esta técnica puede ser utilizada con éxito en países desarrollados con sistemas e instituciones que funcionan, como lo muestra la experiencia actual de George W. Bush en la Presidencia de Estados Unidos, a lo mejor la razón por la que Chávez lo odia tanto …es su competencia. Pero evidencia que Chávez no es un caso fortuito, es una inteligente maquinación de gente que sabe lo que hace, lo están asesorando bien y él ha sabido explotar los antecedentes del país, su estructura grupal y social, el momento actual y la fortuita bonanza petrolera. Los Líderes de Oposición harían bien en entender lo que la Nueva Sicología del Liderazgo implica y ser proactivos para utilizarla y neutralizarla y no reactivos para oponerse a ella.

Recientemente me tocó sacar pasaporte nuevo. Nos asignaron a la ONIDEX de Maiquetía y entre el vía crucis que un noble cristiano tiene que soportar para batallar con la burocracia de siempre, (que trasciende cuantas repúblicas uno pueda imaginarse), pensábamos: ¿Cómo puede un país deteriorarse tanto y Chávez seguir mandando? La anarquía reinaba por doquier. Un oficial a las puertas de la ONIDEX impedía el acceso a toda señora, muchacha o mujer que llevara los hombros descubiertos, tuviera un escote medianamente revelador, o usara bermudas… y esto en Maiquetía, donde la temperatura “normal” no baja de los 36 grados. ¿Quienes son estos ordinarios, mal hablados, groseros y provocadores para señalarnos a nosotros reglas de urbanidad? El mismo oficial informaba, a voz en cuello, que las estampillas de 1.5 Unidades Tributarias que llevábamos para cancelar el trámite, que tienen validez Nacional, “no eran válidas” en el Estado Vargas… porque el Gobernador había ordenado que la gente que iba a la ONIDEX de Maiquetía, tenía que ir al Banco a depositar los Bs. 57.400,00 a nombre de la Gobernación, porque “esos reales tenían que quedar en el Estado.” Y Ud. veía a gente de todos los niveles sociales y preferencias políticas protestando la imposición de una medida, no sólo arbitraria, sino ilegal.

Pero allí está. ¿Por qué está? Porque podrán decir de Chávez todo lo malo que existe, y seguramente coincidamos con eso, pero bruto no es. Será antipático, grosero, oportunista y abusador de los derechos de los demás, pero ha aprendido a conectar con la gente. De cada 30 personas que veíamos, por lo menos una tenía una franela Roja, los colores de Chávez. Frente a la placita de Maiquetía vimos una Farmacia Social (sin fines de lucro ¿?). Metidos entre el desastre del tráfico, los malos olores y los autobusetes mal parados, veíamos que estos tenían el vidrio trasero pintado con logotipos de: Ahora Venezuela es de todos. ¿Qué importa que sea mentira? La masa lo cree. La palabra Socialismo, una doctrina que se especializa en repartir equitativamente la miseria, se leía por aquí y por allá convenciendo a la gente ingenua que, verdaderamente, eso puede ser bueno.

Chávez será un ignorante que pretende saber de todo, porque no sabe que no sabe; pero es hábil, inteligente y está bien asesorado. Ha sabido balancear autoritarismo con convencimiento. Ha descubierto el secreto de un estilo de liderazgo novedoso que le permite lograr sus fines: La Nueva Sicología del Liderazgo:

1. La nueva Sicología del Liderazgo sugiere, que los líderes efectivos necesitan comprender los valores y las opiniones de sus seguidores… en lugar de asumir autoridad absoluta… para fomentar un diálogo constructivo con los integrantes de su equipo acerca de lo que el grupo representa, para así enmarcar sus actuaciones.
2. Conforme a este enfoque, ningún rasgo específico de personalidad puede asegurar un liderazgo genuino, porque las conductas más deseables dependen de la naturaleza del grupo que se lidera.
3. Los líderes que adoptan esta estrategia deben tratar, no solamente de encajar dentro del grupo, ser uno de ellos, sino de moldear su identidad de forma que sus agendas y políticas luzcan como la expresión de esa identidad.

Curiosamente, hoy comprendemos las razones del odio obsesivo que Chávez siente por George W. Bush: Ambos compiten al usar las mismas tácticas de liderazgo, para manejar a la gente. La diferencia es que, en EE.UU. existen instituciones que funcionan y una identidad nacional muy definida, mientras que en Venezuela tenemos, como bien sabemos: El Infierno Venezolano. Al igual que Bush, Chávez intenta proyectarse como un venezolano común, intenta aglutinar a su gente en cruzadas bolivarianas contra un Capitalismo Salvaje, se muestra al pueblo con lenguajes y ademanes que lo venden como uno de ellos. No usa botas, chaquetas de cuero y sombrero tejano como Bush, pero –igualito– ha escogido una indumentaria que lo identifica: El color rojo y guayaberas (que ocultan el chaleco antibalas). También imita con éxito, la manera pueblerina de hablar que identifica a Bush como ciudadano común, con un estilo propio que lo muestra como pueblo común. La parte sugestiva de La Nueva Sicología del Liderazgo es, que esta, simultáneamente, facilita y atenta contra la permanencia de Dictadores y Autócratas; porque en estricto sentido, los autócratas no son líderes genuinos.

Los Dictadores, al igual que los monarcas de antaño, pueden moldear la conducta de una masa amorfa de personas, usando la represión o las dádivas, para asegurar la obediencia o forzar la aceptación de sus ideas; pero ese “liderazgo” logra resultados, únicamente, cuando los seguidores están bajo vigilancia constante: Cuando el jefe está siempre encima, o cuando los militares respaldan los deseos del autócrata. Esta estrategia genera resultados contarios a los deseos del grupo, que ya no vive bajo el liderazgo, sino bajo la coerción. Liderazgo es la habilidad de motivar a la gente a actuar en forma concertada… y eso requiere que se internalice una identidad social que haga que los seguidores se desenvuelvan como el líder espera, aún cuando no están siendo vigilados.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: