La Prevención, no debe tener “día libre”

Es frecuente observar que trabajadores que tienen en la empresa un récord de “No Accidentes”, impecable, tienen accidentes en sus días libres, mientras están de vacaciones, o simplemente cuando están fuera de la empresa.
Sin lugar a dudas que los accidentes más frecuentes durante los fines de semanas son los Accidentes Viales. Basta echar un vistazo al periódico para darnos cuenta de la cantidad de vidas útiles que se pierden en las carreteras de nuestro país, y a ello hay que sumarle la cantidad de lesionados y discapacitados que ellos también generan.
Pero si bien es cierto que muchos de los accidentes son ocasionados por conductores irresponsables, o que están bajo los efectos de drogas de abuso y alcohol, otra interesante porción de los mismos son ocasionados por conductores normales que no tomaron las debidas medidas de seguridad, las cuales conocen, pero que por tratarse de un fin de semana, y como no están en los confines de la empresa, no toman el proceso de la conducción de un vehículo seriamente.
Gran parte de los accidentes ocurren porque los conductores piensan que llegar al destino lo antes posible es lo más importante; por ello desarrollan velocidades impresionantes bajo condiciones que no son las mejores: vías deterioradas, pavimento húmedo o mojado, poca señalización, etc., etc., e irrespetan las normas de tránsito terrestre. Generalmente quien irrespeta las normas de tránsito termina sufriendo un accidente vial.
Pero, las carreteras no son el único escenario en el cual se producen accidentes durante los días libres. Nuestro trabajador, durante esos días se va a la playa, al campo, o simplemente se quedan haciendo labores de esparcimiento o mantenimiento en su casa (preparar una parrilla, reparar un techo), o le hacen mantenimiento a su vehículo (lavar el carro, revisar una falla en el radiador, etc); por ello, el riesgo de sufrir accidentes se potencia, ya que son muchas las actividades y muchas las posibilidades que tienen los factores de riesgo presentes en estas tareas de tener éxito, y llegar a producir un accidente leve, grave o mortal.
Podríamos llenar páginas y páginas relatando las actividades que realizan los trabajadores en sus días libres, o durante los fines de semana normales o largos, y todos los riesgos que esas actividades implican. Pero, la realidad es que hay muy pocos accidentes, de estos que ocurren los fines de semana, que se deban a que las condiciones en si eran extremadamente riesgosas, la mayoría de ellos se deben a demasiada confianza, desinterés en observar las medidas mínimas de seguridad y pensar que la seguridad en las actividades es sólo cosa de la empresa, y sólo mientras estamos en los límites de la empresa, y bajo la supervisión de alguien de seguridad industrial.
Finalmente quisiera que antes de empezar cualquier actividad durante los fines de semana, dediquen unos instantes a pensar que medidas mínimas de seguridad se deberían tomar para evitar que tanto ustedes trabajadores que están disfrutando de un merecido descanso, como sus familias, vecinos y personas allegadas, no se vean involucrados en un desagradable accidente. Si actuamos de esta forma, será muy fácil evitar accidentes los días festivos; por lo tanto, tomémonos un merecido descanso pero, por favor…
NO LE DEMOS DÍA LIBRE A LA PREVENCIÓN…
*Médico Especialista en Salud Ocupacional

Basado en un artículo del “Supervisor”, publicación del Consejo Interamericano de Seguridad.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: