Los bancos, ¡que pesadilla…!

La banca extranjera, llegó para adaptarse a los vicios venezolanos. En un principio creímos que “ahora si va a haber competencia”. ¡No señor¡, sólo los adaptamos al modus vivendi venezolano, que es muy folklórico por cierto, y aquí no ha pasado nada. Ganan más, no tienen agencias suficientes para los usuarios y todo sigue igual. Es posible que pronto abran una zona de esparcimiento con televisión y venta de chucherías para poder esperar.

En Europa y Norteamérica, una persona va al banco y se siente atendida, no hay mucha cola y el ambiente es agradable.

Han visto cómo están las esquinas de los escritorios de algunos bancos, astilladas y feas; cómo somos tratados por el personal, casi como si estuviésemos en un organismo público. A todas estas -todas-, usan el poder que da un “puestecito”, para volcar todo el resentimiento social que llevan por dentro.

En un banco x, hay un lema que dice más o menos así: “Romeo, Romeo, dónde estás que no llegaste. Estaba en el banco”. La gente lee, se ríe y comenta, claro porque está en cola desde aquella época y no ha podido regresar.

Existe el Internet, si; pero, la mayoría de las personas no tienen acceso a él , no tienen computador en sus casas, no saben utilizarlo, o tienen miedo de hacerlo, temen porque sus tarjetas las clonen “aún más”, sin que luego el banco quiera responder por ello o, en su defecto, pasar hasta tres meses para retribuir el dinero.

¿Conocen a alguna persona que le hayan robado, es que no hay otro manera de expresarlo, con sus tarjetas? A una persona muy cercana, le aparecieron unas compras de tiendas exclusivas de Maracay, allí es donde vive, y la hora de las mismas, era las 3 de la mañana. Se pregunta uno, ¿quien puede hacer esto?; supuestamente, la gente de la tienda o la del banco. Conozco el caso de una persona que le sustrajeron el último cheque de la chequera, le firmaron exactamente igual sin fallar un trazo, (cosa que no sucede, nunca se firma idéntico), ¿de dónde sacaron la firma para copiársela?. Pagaron el cheque, que era de una suma importante, sin doble endoso y sin la fecha, no llamaron al cuentahabiente para verificar el pago del cheque, la foto de la persona que lo cobró, existe, claro, pero no había ningún interés en investigar, todo queda en casa. Lo peor de todo es, que en el tiempo de reclamo, (cartas, entrevistas con todo el mundo, abogados del banco con interrogatorios), se quedó, ¡EN NADA!

Hay miles de casos como los nombrados, (no se está descubriendo el agua tibia); lo cierto es que no hay ninguna intención de mejorar o, por lo menos, es lo que se nota, ya que los problemas siguen aumentando, cada vez son más los reclamos.

Alguna vez fui a consultar algo con las promotoras de un banco, me pasaron con la Jefe de Atención al Cliente, y la señora, ni me miró, ni tan siquiera me mandó a sentar, con una cara inexpresiva, menos una sonrisa. ¿Cuáles serán las normas para contratar a este tipo de personas que tratan con el público a diario y, en la mayoría de los casos, para resolver problemas? ¿Cuál es el papel de los departamentos de Recursos Humanos?

Por todo lo expuesto, sentimos que a diario somos, de alguna manera, maltratados por estas multimillonarias empresas, que nos cobran por todo, y no nos retribuyen nada, y que no tienen la menor intención de mejorar el comportamiento de sus empleados. Lo peor de todo es, no nos podemos zafar de ellos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: