No, a la Reforma

No a la reforma porque soy representante del imperio y Bush me ordenó que me negara a la reforma: NO. No a la reforma porque soy de oposición (lo cual es cierto) y lo que quiero es llevarle la contraria a Chávez: NO.

No a la reforma, porque toca aspectos de fondo de nuestra carta fundamental, como son: la alternabilidad en el poder, la división de poderes y el control geopolítico del país, fundamentalmente, para lo cual es necesario una asamblea constituyente, que elabore una nueva constitución, así:

1.- Se crean por una parte, los Distritos Funcionales, Providencias Federales y unidades de agregación y por otra, un sistema nacional de ciudades, un reordenamiento urbano, toda esta distribución geográfica la hará el Presidente; es decir, usted, hoy es Barcelonés y mañana podrá ser Piriteño, si el Presidente así lo decide; se habla de unas consultas, pero es esa una facultad propia del Presidente, se consultará, pero igual habrá que ser Piriteño así no nos guste. Este decreto presidencial deja de lado cualquier fórmula de consulta popular, por lo tanto ya no es democrática, sino autoritaria.

2.- Será de rango constitucional, la revisión que hará el Estado, para que las asociaciones civiles, reciban financiamiento; quiere decir que el estado se reserva decidir a qué asociaciones civiles financian y a cuáles no. Constitucionalizaron la Ley de Cooperación; de igual forma cambia la estructura del estado, de democrático a totalitario.

3.- Cambia totalmente el modelo económico productivo. Pasamos de una forma de economía mixta: Estado y empresa privada, a un modelo de producción social, es decir, la economía privada sólo existe en este articulado para: Estado-Privado y Poder Comunal, pero no se habla de que cada quien puede dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia; ello no es más que para tener el control de las personas, economía estatizada contraria a esta constitución.

4.- La reelección indefinida vulnera el principio de alternancia en el poder.

5.- las diferentes formas de propiedad lo que puede traer es confusión y arbitrariedad por parte de funcionarios del gobierno, porque si bien es cierto que respeta la propiedad privada, no es menos cierto que te categorizan otras, lo cual genera arbitrariedad.

6.- Al distribuir el poder público y crear el poder comunal, esta dándole rango constitucional a los Consejos Comunales; estos cinco poderes deben ser creados en una nueva constitución.

7.- Al igual, le da a las misiones rango constitucional y divide administración burocrática y las misiones, cuyo objetivo es satisfacer las necesidades de las comunidades, ¿es que acaso las necesidades de la gente no se pueden satisfacer a través de la administración pública: los ministerios y sus programas?; crear un aparato paralelo a la administración no se concibe en esta constitución (es desorden)

8.- El Banco Central de Venezuela, ya no tendría autonomía, es el Presidente quien indicará, las reservas y los excedentes; desde ya, dice en que gastará los excedentes. En la Constitución actual, el Banco Central de Venezuela es autónomo e indica la política monetaria del país; ello por una razón de sana administración, quien preside, gasta y decide, no debe administrar, es pagarse y darse el vuelto y, por último, la creación de la Guardia Territorial Bolivariana y la Milicia Popular Bolivariana, dentro de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela, ello para tenerlos bajo su control.

El Presidente lo hará todo, manejará la política monetaria: compra y paga, mete la mano y paga de un bolsillo para otro; se cansa de los territorios y crea otros a su antojo, manda en todas partes en el Consejo Federal en el Consejo de Estado, esta como Dios, todas partes.

Estos excesos son los que los venezolanos no podemos permitir; hay que ponerle límites a los gobernantes y no permitir, bajo ningún concepto, que como una reforma, pase esta nueva constitución: “rumbo al Socialismo del siglo XXI”, “sin pasar por salida, ni pagar los 200 Bolívares”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: