La efectividad está relacionada a ciertas acciones o actitudes que se asumen ante determinadas circunstancias y que enmarcan el camino hacia el resultado acertado de las gestiones; es decir, es la firmeza con la que se maneja cualquier hecho para lograr la meta con éxito.

KATHERINE RODRÍGUEZ

El éxito personal o profesional demanda de mucho esfuerzo y disciplina. Las personas efectivas, tienen cualidades en común que los caracterizan por ser ordenados, responsables y disciplinados, además, siguen distintas costumbres que permiten realizar a cabalidad cada uno de los pasos que se trazan como meta, con el fin de lograr sus objetivos.

La efectividad está relacionada a ciertas acciones o actitudes que se asumen ante determinadas circunstancias y que enmarcan el camino hacia el resultado acertado de las gestiones; es decir, es la firmeza con la que se maneja cualquier hecho para lograr la meta con éxito.

Las personas exitosas suelen jugar un papel importante en la consecución de objetivos y logros, por eso cuando un individuo asume la efectividad como una herramienta para la vida diaria, logra no solo la seguridad en sí mismo sino que además se gana la confianza de quienes están a su alrededor. Ser efectivo asegura el éxito y ser exitoso incentiva la proactividad y la disposición a trabajar con creatividad y motivación.

Aunque, para ser efectivos se necesita mucha responsabilidad, talento, conocimiento y recursos, también se necesita poner en práctica ciertos hábitos que se deben incluir en la rutina diaria para propiciar una vida llena de éxitos. Algunos de esos hábitos son:

Ampliar los conocimientos: Implica no quedarse con el saber y la información que se ha obtenido, es necesario trazarse la oportunidad de conocer y educarse más. Quienes quieren aplicar la efectividad y ser exitosos, no se deben conformar con lo que ya saben, sino que además deben tratar de identificar los progresos que ha tenido el área donde se desempeñan. Leer diariamente algún tema que ayude a culturizarse también aumenta los conocimientos y puede ayudar a  incrementar la comprensión, imaginación, capacidad, la ortografía, entre otras destrezas.

Aplicar la concentración: En ocasiones, mayormente, en el área de trabajo, se está rodeado de infinitas distracciones. Quienes quieren aplicar la efectividad deben dividir mejor el tiempo, establecer metas y estipular un lapso determinado para lograr las actividades. Por eso se debe fomentar la concentración y dejar atrás cualquier cosa que funcione como impedimento para que se puedan lograr las metas esperadas de forma exitosa.

Cuidar la salud y mantenerse en constante movimiento: Algo importante y que a veces se descuida por las labores diarias, es la salud, como el cuerpo es la “máquina” que permite trabajar y poder lograr las metas, se debe atender. Una de las amenazas más importantes en este sentido es la tendencia al sedentarismo, que implica la poca actividad física y que aumenta los riesgos de sufrir enfermedades. Realizar ejercicios es la mejor recomendación para evitar sus efectos, pues además de ayudar a mantener un buen estado físico fomenta una salud mental apropiada. Aunado a esto se debe también cuidar la alimentación, evitar el consumo excesivo de alcohol y cigarros, consumir vitaminas, mucha agua y dormir las horas que el cuerpo necesite para relajarse.

Establecer objetivos: A corto o a mediano plazo se deben cumplir ciertos objetivos y para que puedan ser alcanzados con éxito es importante trazar parámetros que ayuden a ejecutarlos sin preocupación y con responsabilidad. Establecer por objetivo cada una de las acciones que se deben tomar en cuenta para desarrollar todo paso a paso es importante, convirtiéndose en un trampolín que ayuda evitar la acumulación de actividades. Este hábito se refiere a la administración personal, que brinda la posibilidad de identificar la diferencia entre lo importante y lo urgente para ser más efectivo, poner en práctica esto  ayudaría a comprender la calidad de las decisiones y acciones en el día a día.

Enfrentar los miedos: Para poder cumplir todas las labores y ser una persona exitosa, es relevante dejar atrás todos los miedos y pensamientos negativos. Las personas en algún momento enfrentan temores, que en ocasiones evitan el cumplimiento de ciertas tareas; dentro de las grandes opciones que existen para dejar atrás los miedos está reconocer cuáles son las emociones que genera esa situación o persona en particular y luego tratar de enfrentarlos para así superarlos.

Reconocer sus errores y aprender de ellos: Pero en conclusión, la efectividad va de la mano con los reconocimientos, aprendizajes y acciones, aceptar los errores, aprender de ellos y seguir adelante es algo que se debe poner en práctica, muchas veces se triunfa y otras se fracasa, pero aun en el fracaso se aprende, lo importante de todo es tener presente que la solución no es renunciar, sino, reconocer y poner en práctica el aprendizaje que deja equivocarse.