Tips de Inteligencia Emocional

Definición de Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.

El término fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro ‘Emotional Intelligence’, publicado en 1995.

Goleman estima que la inteligencia emocional se puede organizar en cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones.

* Cómo aplacar el enojo – Control emocional

Control emocional: Una de las cinco habilidades prácticas de la Inteligencia Emocional

«En cierta ocasión, cuando sólo tenía trece años, me enzarcé en una agria discusión en casa y salí de ella jurando que jamás regresaría. Era un hermoso día de verano y estuve paseando por el campo hasta que la paz y la belleza circundantes me invadieron y gradualmente fui tranquilizándome. Al cabo de unas horas regresé a casa sereno y completamente arrepentido. A partir de aquel momento, cada vez que me enojo busco una oportunidad para hacer lo mismo, lo que considero el mejor de los remedios.

Este relato forma parte de uno de los primeros estudios científicos sobre el enfado llevado a cabo en 1899, un estudio que aún sigue siendo todo un modelo de la segunda forma de aplacar el enojo, tratar de aplacar la excitación fisiológica ligada a la descarga adrenalínica en un entorno en el que no haya peligro de que se produzcan más situaciones irritantes. Eso supone, por ejemplo, que, en el caso de una discusión, la persona agraviada debería alejarse durante un tiempo de la persona causante del enojo y frenar la escalada de pensamientos hostiles tratando de distraerse.

Las distracciones son un recurso sumamente eficaz para modificar nuestro estado de ánimo, por la sencilla razón de que es difícil seguir enfadado cuando uno se lo está pasando bien. El truco, pues, consiste en darnos permiso para que el enojo vaya enfriándose mientras tratamos de disfrutar de un rato agradable.

Pero el período de enfriamiento no será de ninguna utilidad si lo empleamos en seguir alimentando la cadena de pensamientos irritantes, ya que cada uno de éstos constituye, por sí mismo, un pequeño detonante que hace posibles nuevos brotes de cólera. El poder sedante de la distracción reside precisamente en poner fin a la cadena de pensamientos irritantes.

Fuente: http://todas-las-emociones.blogspot.com/search/label/Aplacar%20el%20enojo

* Ayudar cuando no nos piden ayuda

Aunque con la mejor de las intenciones, el querer ayudar a otros en el aspecto psicológico o emocional o práctico, cuando no nos piden ayuda, empeora las cosas ya que les confirmamos su incapacidad y esto paradójicamente los pone peor.

Puede ser algo sencillo como ayudar a un hijo a hacer los deberes hasta ayudar con consejos a otros a superar miedos, ansiedades, problemas puntuales, etc.

Si les ofrecemos o damos asistencia continuamente, estamos enviando el siguiente mensaje: «no podés resolver el problema vos solo.»

La mejor ayuda a veces consiste en dejar las personas afronten sus problemas por ellas mismas.

Fuente: http://todas-las-emociones.blogspot.com/search/label/Ayudar%20cundo%20nos%20nos%20piden%20ayuda

A %d blogueros les gusta esto: