¿Tragedia o advertencia?

Viví en carne propia una realidad difícil de entender, estando en EE.UU., específicamente en Florida, un huracán demostró al mundo entero que ningún país es dueño del mundo, ni de su propio suelo y, lamentablemente tuvo que hacerlo justo acá.

El caos que vi durante los días que precedieron al Monstruo de la Naturaleza, le enseñó a este país que nadie es más grande que la propia naturaleza y, vuelvo a repetir, lamentablemente tuve que estar de por medio, tocándome vivir y aprender de esta lección.

Nunca me imaginé tanta descoordinación y tanto problema dado por individuos gobernantes y directivos propios del sistema, hispanos en su mayoría, con la experiencia de siempre en los estragos que puede causar un huracán, los mismos, que en vez de ayudar, fueron parte del problema en si; realmente nunca podré entender esta situación que se presentó acá en Florida.

Tampoco lograré entender cómo es posible que no se previniera el atenuar los resultados de un desastre advertido, con experiencias antiguas y repetitivas como tan recientes, de tan sólo pocos días atrás; podría entenderlo de un país periférico, sin experiencia en huracanes y, lógicamente, sin logística ni recursos adecuados y necesarios; pero no de este país, que posee todos los recursos.

Descoordinación total es un buen resumen de lo que pasó y, lógicamente, afectó a su población en general.

Lo de Missouri, no sirvió para nada de ejemplo, lo que tampoco entendí; pero como al final de cuentas soy sólo un elemento más de la masa social, supuse que el sistema estaba en lo suyo, craso error el mío, no estaba en nada y menos las personas que tenían la responsabilidad de prever estas situaciones ya que no supieron actuar profesionalmente.

Fuera de la misma furia del huracán, vinieron con el sus compañeros infalibles tal cual jinetes del Apocalipsis, como lo son :
-El corte de la energía eléctrica, cuyas consecuencias se hicieron notar inmediatamente y por varios días; los daños de su área como edificios sin ascensores, cocinas sin funcionar y, consecuentemente, alimentos malogrados, agregando también a esto la falta de comunicación, al no haber teléfonos bien sean fijos o celulares.
-Locales comerciales cerrados, por causa del primer punto y con esto la falta de alimentos y accesorios necesarios para poder subsistir, aunque sea miserablemente.
-Agua contaminada.
-Pistas bloqueadas por árboles y demás cosas traídas por los vientos.
-Falta de combustible, derivado de la falta de energía.
-Toque de queda, por la delincuencia imperante en la zona en general.
-Y lo que es más grave, si se puede mencionar cual es el punto mas grave , edificios llenos de ancianos sin poder contar con cosas básicas para subsistir , lográndolo en forma que avergonzaría a cualquiera sociedad que sea respetable y valorable.

Los científicos europeos y americanos coinciden, por primera vez, en que se está produciendo un cambio a nivel mundial, el mundo se está calentando a un ritmo mucho mayor de lo que en un momento se pensó; los polos se están deshelando y, consecuentemente, esto está aumentando la masa de agua en los mares; en otras palabras, el mundo está cambiando, porque nosotros así lo quisimos y no hicimos nada al respecto sino, por el contrario, contribuimos a acelerarlo, al no darle un alto a los químicos y demás productos, y en el uso en el desarrollo y ampliación de pretensiones empresariales, que fueron en contra del ecosistema. Nuestro afán de siempre: el querer tener más sin medir consecuencias, nos lleva al resultado de comenzar a pagar los resultados.

La intensidad y frecuencia de los huracanes, se incrementará de acuerdo a estudiosos del sistema.

Creo que, de una vez por todas, debemos sacar conclusiones que ayuden a aplacar las necesidades y los inconvenientes que cualquier situación de estas pueda producir, dentro de las que me permito recomendar:

1-Todas las estaciones de gasolina, deben contar con un generador eléctrico por ley.
2-Todos los edificios con personas mayores, deben contar con un generador eléctrico para casos de emergencia.
3- Los presidentes y directivos de conglomerados de viviendas para personas de tercera edad, deben prever y acondicionar lo necesario, para su posterior distribución, en forma inmediata.
4- Cada comunidad debe saber dirigirse a sus integrantes, usando los conductos adecuados y enseñar sobre lo básico con que abastecerse, como formas de comunicación y cuidado de todos entre si.

(Estas recomendaciones se dan específicamente de acuerdo a la realidad social y vivencial de Florida)

Estoy seguro que si se pudieran implementar estas cuatro sugerencias, los beneficiados seriamos todos los residentes de Florida y de otros estados y/o países con problemas similares. 

Dirección-E:[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: