Una nueva inteligencia, para un mundo más inteligente

Todos los líderes toman decisiones. Y cada decisión depende de la información. Lo sabe quien ha dirigido alguna vez una empresa, un gobierno, un ejército o un hogar.

Durante los últimos 50 años, los líderes han experimentado una auténtica revolución en la calidad y la cantidad de información disponible. La era industrial ha sido reemplazada por la era de la información, debido en gran parte al cambio en la forma de competir de las empresas, quienes dan mayor valor al conocimiento, la eficiencia y el capital intelectual. De hecho, el valor de la industria de las tecnologías de la información, nunca han sido los chips, los ordenadores o el software. La industria siempre ha intentado ayudar a que los líderes comprendan que es lo que ha ocurrido, está ocurriendo y lo que va a ocurrir en cada ámbito de la empresa. ¿Se pueden conocer los factores claves dentro de una compañía? ¿Se puede extraer información crítica de los datos? ¿Se puede contabilizar el retraso y el coste que supone tomar e implementar una nueva decisión?

Hoy en día, este tipo de preguntas se pueden responder con una precisión como nunca se ha visto antes. Pero todo esto, está en posición de ser superado por el volumen y variedad de información que circula actualmente, y también por la rapidez con la que las decisiones se toman, en un mundo más inteligente.
¿Cuánta? La información digital está creciendo diariamente a una velocidad de 350 veces el volumen que hay almacenado en todas las bibliotecas de Estados Unidos.

¿De qué tipo? La información digital está siendo creada por miles de millones de personas — circulando desde billones de dispositivos, sensores y todo tipo de instrumentos. Al menos el 80% del contenido de la nueva información está sin estructurar: correos electrónicos, documentos, imágenes, historiales médicos, vídeos, audios y mucho más.

¿Con qué rapidez? Para mantener la velocidad de las transacciones actuales, los sistemas tienen que asimilar en tiempo real toda la información que les llega, compararla, analizarla y procesarla a una velocidad de 60.000 veces por segundo, o 300 veces más rápido que un colibrí batiendo sus alas.
Entonces, ¿debemos simplemente resignarnos a estas dificultades que van aumentando? ¿estamos condenados a buscar una aguja en un pajar? ¿más oportunidades perdidas a causa de los retrasos de la red?

Afortunadamente, no. La tecnología sirve para ayudar a recopilar y procesar toda esa información, y no sólo para estructurarla de forma organizada, sino también de forma inteligente. Podemos identificar patrones con un detalle sin predecentes. Podemos recopilar y analizar cambios en los mercados, tendencias y preferencias de los consumidores, con una rapidez como nunca se había visto antes. Tanto sistemas altamente complejos, como grandes organizaciones, pueden ser ahora optimizados en formas completamente nuevas.

Nuevas corrientes como “stream computing”, usan avanzados algoritmos de software para rastrear nuevos estímulos, analizar flujos de información, compararlos con otras informaciones relevantes y conectarlos directamente con sistemas logísticos y operacionales, eliminando el paso entre el pensar y actuar. De hecho, complicados análísis basados en matemáticas avanzadas, están promoviendo que cambiemos de tomas de decisiones en tiempo real, a predicciones más seguras.

Todo esto tiene el potencial, de transformar la manera en la que funciona el mundo. Las empresas de seguros ya están definiendo patrones en millones de reclamaciones, para poder identificar mejor cuales de ellas son fraudulentas. Departamentos de policía, están comprobando la información que les llega desde miles de dispositivos de vigilancia urbana, para identificar patrones en la delincuencia y así conseguir prevenirla en vez de castigarla. En el comercio minorista, se optimizan inventarios y sistemas de transportes, a través de relacionar cuanto stock queda en el almacén con las previsiones del tiempo, (que son mejores que el tiempo en sí como indicadores del comportamiento del consumidor).

La lista es larga y el cambio apenas ha empezado. Imagina como transformará todo el mundo de los negocios y la sociedad en sí, la forma en que buscamos el crecimiento económico, el progreso social, la sostenibilidad del medio ambiente y la cura de enfermedades. La forma de interactuar entre nosotros y con el mundo entero.

http://www.ibm.com/smarterplanet/ve/es/business_analytics/visions/

A %d blogueros les gusta esto: