Venezuela sin capital intelectual

"En este país no se tiene acceso a fuentes estadísticas
nacionales  que permitan realizar alguna aproximación
a la cuantificación de la emigración internacional "

A. Freitez.

Durante la última década, Venezuela ha sido escenario de intensos procesos en todos los órdenes de la vida nacional y también ha tenido el período de bonanza de ingresos más cuantioso y prolongado que los registrados en otros tiempos; sin embargo, los problemas fundamentales relacionados con la sobrevivencia cotidiana y las oportunidades de desarrollo personal y profesional distan de estar en vías de solución. Este hecho ha generado gran incertidumbre y ha alentado probablemente la decisión de emigrar.

Emigrar es algo más que la búsqueda de oportunidades económicas, de un trabajo, es también la búsqueda de un contexto seguro que permita el desarrollo de la simple vida cotidiana. La emigración de venezolanos ha venido creciendo particularmente entre gente de las clases media y alta (profesionales, técnicos, etc.), según la Encuesta Nacional de Juventud realizada por la UCAB. Además, uno de cada seis pobres tiene expectativas de emigrar, las razones más frecuentes para dejar el país se han identificado: el escenario político actual, el hecho de no visualizar oportunidades de desarrollo individual, el desempleo, y la inseguridad personal.

Los analistas aseguran que una oleada de venezolanos está haciendo sus maletas y marchándose definitivamente hacia EEUU, Europa, Australia, Centro y Sur América, entre otras latitudes, escapando de la criminalidad, la inflación, la escasez, y la incertidumbre.

"La crisis económica, la convulsión social o el activador más importante, el número uno: la inseguridad, generan movimientos migratorios o estímulos para la búsqueda de la emigración", dijo -a la AFP- Luís Vicente León, Presidente  de la encuestadora Datanálisis.

Más allá de la pérdida económica que este fenómeno puede representar, visto que buena parte de este recurso humano emigrante se formó gracias a la inversión del estado venezolano, la Prof. A. Freitez lamenta "la merma de la comunidad científica y profesional, particularmente en ciertas áreas especializadas como la de las ciencias de la salud". Más de 10.000 profesionales de esta área del conocimiento han emigrado.

En los últimos años y por este fenómeno, las universidades autónomas nacionales han perdido más del 30% de su plantilla profesoral con estudios doctorales. En el último quinquenio, las universidades nacionales y privadas han procesado más de 500.000 solicitudes de legalización de notas. Motivo: irse del país.

Sólo en 2013, 825.034 llegaron a algún aeropuerto de EEUU significando un incremento de 19% en comparación con 2012, cuando lo hicieron 692.629 personas. En 2014, 654.949 venezolanos se hicieron ciudadanos estadounidenses.

¡Venezuela se está quedando sin capital intelectual competitivo!

Twitter: @genacción

A %d blogueros les gusta esto: